" />
ZOOM
GALERÍA
1 COMENTARIO

Playmobil y Planeta-DeAgostini reciclan su coleccionable gracias a las redes sociales

Las redes sociales, a veces, sirven para conseguir pequeños grandes cambios. La sociedad va, muchas veces, por delante de los individuos que la componen y los cambios que se producen en la mentalidad colectiva no se reflejan inmediatamente en todos los ámbitos.

El final del verano trae muchas novedades y, una de ellas, son los incombustibles coleccionables por fascículos. Las tradicionales casas de muñecas, dedales de costura o sellos han dado paso a otros formatos y Planeta-DeAgostini ha estrenado esta temporada un coleccionable de figuras y fascículos junto con Playmobil. El tema, “La aventura de la historia”, no puede ser más sugerente y el planteamiento de la colección es interesante: fascículos educativos sobre diferentes etapas históricas acompañados de figuras que permiten a niños y niñas aprender de forma divertida.

Hasta ahí, todo parece un acierto por parte de los editores. Sin embargo, la colección ha resultado polémica porque las 60 figuras que la componen se corresponden todas a personajes masculinos. Personajes clave en determinados momentos históricos como Cleopatra, Hipatia de Alejandría o Rosa Parks brillan por su ausencia, mientras que aparecen personajes mitológicos (sólo masculinos) como Poseidón o tan poco históricos como un aventurero espacial futurista, suponemos que para que haga compañía a la figura del astronauta.

Además, la mayoría de estas figuras muestran personajes genéricos: un caballero medieval, un cowboy o un cantante de rock que podrían incluir también las profesiones desempeñadas por las mujeres en esas épocas: reinas medievales, sacrificadas maestras civilizando el far-west norteamericano o la mismísima Patty Smith son ejemplos perfectamente válidos de esa sociedad.

Por supuesto, una visión de la historia en la que, no es que haya sesgo de género, sino que se invisibiliza por completo a la mujer, no podía dejar de causar polémica. La campaña pagada en redes sociales ha obtenido una gran visibilidad y numerosos comentarios como se pretendía, pero el debate se ha centrado entre la mayoría indignada y unos pocos defensores de ideas un tanto atrasadas como que “son juguetes para niños” o “la historia la han escrito los hombres”.

Planeta-DeAgostini ha reaccionado de forma más que razonable: aseguran que no era su intención eliminar a la mujer de la historia de la humanidad (en su web hablan de la “historia del hombre”, que era una definición mucho más acertada del planteamiento machista original), que esta estaba muy presente en los diferentes fascículos y han anunciado que modificarán la colección para incluir representación femenina. Bienvenida sea una rectificación a tiempo y las críticas en las redes sociales cuando consiguen que una empresa se dé cuenta de su error.

Porque lo grave del caso es que, posiblemente, nadie en la editorial o en la juguetera se diese cuenta de que estaban haciendo una colección que ninguneaba a la mitad de la población mundial. Los clicks de Playmobil empezaron siendo lo que se conocía como juguetes de chicos, aunque a las niñas les encantaban también porque son figuras que dan muchísimo juego: tienen accesorios y se pueden intercambiar como los muñecos de mayor tamaño, pero puedes tener un aeropuerto completo o un castillo con todos sus personajes porque son figuras más asequibles y que ocupan muy poco, al estilo de aquellas figuritas de plástico que sustituyeron a las de plomo de las generaciones anteriores.

Lo mejor de dos mundos y, además, con muñecos muy simpáticos. Sin embargo, para Playmobil hay una línea de chicos y otra de chicas. Por ejemplo, la línea “City Action” incluye a heroicos bomberos, aguerridos policías y , mientras que “City Life” ofrece un centro comercial completo que vende “trajes de novias, moda femenina, bolsos y complementos deportivo”. Así que el heroico bombero se tendrá que casar de uniforme porque ahí no le venden ni una triste corbata.

Ni que decir tiene que el paquete del centro comercial, a diferencia de otras, viene con muchos elementos en color rosa para que quede claro que los chicos no van de compras. Salvo por el hecho de que, a estas alturas, los hermanos pequeños que juegan con Playmobil ven a sus hermanos mayores comprarse su ropa desde hace años. En este caso también el planteamiento de las empresas va por detrás de lo que vive la sociedad.

La buena noticia de que la presión de las redes haya logrado que se replantee esta colección no es tanto que los niños que disfruten de estos fascículos y de sus figuras no pensarán que la historia es sólo cosa de hombres. También porque es probable que alguna luz roja se haya encendido en algún sitio y se replanteen que sus juguetes son para todos los públicos. Y que las niñas pueden reconstruir las batallas de la Guerra de los Cien años con sus figuras (y Juana de Arco a la cabeza del ejército francés), mientras los niños montan un partido de fútbol con las figuras de la serie Sports&Action en la que, al parecer, todavía no hay futbolistas femeninas, pero todo llegará.

Imagen: https://pixabay.com/es/users/jackmac34-483877/

One Response to Playmobil y Planeta-DeAgostini reciclan su coleccionable gracias a las redes sociales

  1. Ana Dolores Gómez Mariscal 17 Marzo, 2018 at 19:50 #

    Estoy interesado en la muñeca de la colección damas de época de planeta agostini número 1es mandame bovari contactar con adgm61@gmail.com

Deja un comentario