" />
1 COMENTARIO

Marcos Eguillor, cofundador de Ideafoster

Lo que hace grande una idea es su ejecución

Hace unas semanas, en la presentación de Ideafoster, conocimos a Marcos Eguillor, uno de los cofundadores de la, como ellos mismos la denominan, primera materializadora de ideas de Europa. Junto con el mediático Pau Garcia-Milà y otros compañeros de «emprendeduría», ha puesto en marcha una empresa que pretende ayudar a que muchos proyectos se conviertan en realidades.  Además, es profesor asociado en el Instituto de Empresa, fundador de otras startups, vicepresidente de Cruz Roja Española Madrid, consejero en Wonnova, vicepresidente de desarrollo de negocio en Mobilewave… y la lista sigue. Pese a tener una agenda realmente complicada, se comprometió a dedicarnos cerca de una hora que, al final, se convirtió en más de una hora y media, en la que hablamos de Ideafoster, emprender en España, legislación, pequeñas y grandes empresas, mercados estratégicos, todo con la innovación como elemento transversal, casi vertebrador de la conversación. Esto es lo que nos contó:

TNL: ¿Qué es Ideafoster? 

Marcos: Ideafoster es la primera materializadora de ideas de Europa. Ahora hay muchísimas organizaciones, tanto del sector público como privado, con o sin fines de lucro, que ayudan a los emprendedores a llevar al mercado sus ideas a través de una mentorización, con procesos de incubación o de aceleración. Ahí hay un maremagnum de organizaciones que desarrollan un montón de actividades distintas. En ocasiones, los emprendedores se encuentran con que esas organizaciones, o los mentores que tienen, les pueden llegar incluso a facilitar capacidad de financiación o un lugar para desarrollar sus actividades (una oficina, un espacio de coworking, etcétera). Pero, en la mayoría de los casos llega el punto de –Bueno, yo te digo qué creo que deberías hacer y cómo creo que deberías hacerlo–, pero a partir de ahí depende de su red de contactos. Lo que hace Ideafoster es ejecutar, tanto para un emprendedor como para una pequeña empresa, –o una empresa enorme, como nos está ocurriendo ya con algunas que nos han contactado, pero de las que todavía no puedo dar nombres–. En el caso de los emprendedores, puede ser que no tengan el conocimiento o la experiencia previa, no tengan los contactos, no tengan el tiempo, o crean que la idea les puede ser robada o que puede ser muy caro desarrollarla. Nosotros demostramos que no es así, que podemos hacerlo: podemos hacerlo bien, podemos hacerlo rápido y podemos hacerlo barato. No lo hacemos nosotros mismos, lo hacen nuestros partners.

Nuestros partners son micropymes y startups porque es donde está el talento más fresco

¿Quienes son nuestros partners? Normalmente son micropymes y startups de ámbito local. ¿Y por qué son startups? Porque es donde está el mayor, el mejor, y el talento más fresco. Es donde hay gente más capaz, donde hay gente más innovadora, donde hay gente que tiene ganas de comerse el mundo y de hacer proyectos buenos, rápidos y baratos. Para esas empresas cualquier proyecto es estratégico, cualquier proyecto es importante, con lo cual hacen lo que sea necesario para que el trabajo salga como tiene que salir, con una calidad altísima. Las grandes empresas suelen tener una aproximación diferente porque tienen unos costes operativos diferentes, porque tienen otro tipo de recursos y capacidades, aunque también puede obtener, con nosotros, algunas ventajas que os comentaré más tarde. En nuestra toma de contacto, un emprendedor, bien una empresa pequeña, mediana, grande, como sea, comparte con nosotros una idea, se asegura la confidencialidad de la idea por supuesto, y esa idea se desgrana en elementos que sean aceptados y aceptables por el mercado. Con dichos elementos vamos a nuestros proveedores y les decimos, –Oye, tenemos un cliente que tiene esta necesidad. No les indicamos quién es nuestro cliente, eso sí. Imagina que el proyecto es, por ejemplo, una aplicación y un servicio que te permiten conocer y evaluar vinos. Vale, pues para ponerlo en marcha necesitas una definición funcional, el desarrollo de la aplicación y del servicio, necesitas también una web, quizá necesites algunas funciones de comercio electrónico, necesitas una campaña de marketing, SEM o SMO… en resumen, necesitas un montón de cosas.

Con esos elementos vamos a nuestros partners certificados, que son grandes especialistas en cada uno de esos campos, y les preguntamos, –¿Tú cómo abordarías este proyecto en lo que te corresponde a ti? ¿Cuánto tiempo tardarías? Y, claro, ¿qué coste tendría?–. Recogemos toda esa información, se la pasamos a nuestros clientes, categorizada en función de si es muy importante, es decir, crítico para su proyecto, si es muy recomendable o si se trata de un aspecto es accesorio, pero que sería interesante. Una vez que el cliente final toma las decisiones, vamos a nuestros partners y empezamos a trabajar con ellos. Y entregamos el resultado final al cliente. Ideafoster es el responsable del proyecto. Es decir, el cliente final firma un solo acuerdo que es con Ideafoster

TNL: Y vosotros lo gestionáis todo
Marcos: Nosotros gestionamos todo de manera individual con todos y cada uno de esos partners, es decir hay una gestión de proyecto con cada partner. Y ademas está la gestión de integración de todas las partes del proyecto. Nosotros no cobramos por poner en contacto a alguien. Si alguien me pregunta –Oye, ¿conocéis a alguien que trabaje bien en esto?–, sí, toma. Ese no es nuestro negocio. ¿Qué aportamos nosotros? La seguridad de analizar el proyecto, de gestionarlo de manera integral, rápida y correcta, intentando encontrar la mejor solución para el cliente final.

TNL: Quizá en la parte de análisis es donde muchas veces más perdida puede venir la gente…

Marcos: Exactamente.

TNL: Es decir, yo tengo un proyecto…

Marcos: Y no sé por dónde empezar. Eso es lo que les ocurre a la mayoría de las personas que se acercan a nosotros. Incluso algunas pequeñas empresas no saben por dónde empezar. Nosotros facilitamos esa asesoría o consultoría de ideas. Tenemos una dilatada experiencia previa en el sector tecnológico, porque nuestros proyectos son todos de base tecnológica y, trabajamos de una manera rápida y sencilla con esto. El valor que aportamos al cliente final es trabajas con un único proveedor, vas a encontrar siempre la mejor solución en el mercado, nosotros nos responsabilizamos, y no vas a pagar más que lo que pagas por la suma de lo que han dicho los proveedores. Ideafoster no le cobra dinero adicional al cliente final. Ideafoster tiene un acuerdo con sus partners y punto. No hay un coste adicional. ¿Qué le aportamos a esta red neutra de parterres que tenemos? Un canal de venta cualificado y rápido.

Marcos_Eguillor_16

TNL: ¿Os ha pasado alguna vez, o contempláis la posibilidad de que yo llegue con un proyecto, os lo cuente y no veáis que sea un proyecto viable? ¿Qué hacéis en ese caso?

Marcos: Nosotros, de manera personal e individual, evidentemente podemos tener opiniones al respecto de un proyecto. En el proceso de evaluación de ese proyecto nosotros tenemos una conversación con el emprendedor o con la empresa, y le podemos orientar o guiar a la hora de decir, –Oye, creemos que tu proyecto necesitaría de un estudio, de un análisis de viabilidad del proyecto, creemos que deberías trabajar en la definición de un modelo de negocio, creemos que una serie de cosas– y, para tal fin, nosotros le facilitamos una propuesta que viene de uno o varios de nuestros partners que se dedican, precisamente, a eso, a evaluar la viabilidad de un proyecto, de cómo se debería desarrollar desde un punto de vista de estrategia, de negocio o de oficina de proyecto. Pero es el propio cliente final el que decide si acepta esa recomendación o no. Nosotros le presentamos un mapa de posibilidades diciendo –Creemos que esto es crítico, que esto es importante, o que es recomendable–, y luego el cliente final toma la decisión. Nosotros lo que no hacemos es decir, –Tu idea no es válida, tu idea no tiene sentido o tu idea no es viable desde un punto de vista tecnológico, operacional, económico-financiero o del ámbito que sea–, porque estaríamos evaluando y juzgando ideas y eso no lo podemos hacer. Si hace quince años nos hubieran dicho que íbamos a utilizar una aplicación en un móvil, que sirve para comunicar en abierto, no en la red cerrada (que sería el equivalente a Facebook), con 140 caracteres en lugar de utilizar un modelo multimedia con imágenes, con vídeos y demás, pues habríamos dicho que no tendría ningún sentido y que esa idea sería una estupidez desde un punto de vista de negocio y desde punto de vista de usuario. Bueno, pues habríamos matado Twitter. Nosotros no podemos evaluar una idea. La idea es importante, es el punto de partida, pero lo que hace grande una idea es su ejecución. Y eso es en lo que nosotros somos expertos, con la ayuda de nuestros partners. Nosotros aseguramos que lo que tú quieres hacer, lo consigues. Y te vamos a dar consejos acerca de cómo creemos que deberías llevarlo al mercado. Pero ni siquiera va a ser nuestra opinión o nuestro consejo directo. Te vamos a decir que le des una vuelta a todo el modelo desde un punto de vista de negocio y estrategia, y para hacerlo tenemos una serie de partners que te lo pueden facilitar, ¿lo quieres o no lo quieres? Pero no evaluamos si una idea es buena o mala.

No evaluamos si una idea es buena o mala, lo que hace grande una idea es la ejecución

Y eso nos lleva a algo que mucha gente nos suele consultar: en determinados modelos de trabajo, algunas organizaciones ayudan a cambio de equity (participación en la empresa que se constituya para llevar a cabo el proyecto, es decir, pasar a ser copropietario del mismo). Nosotros no lo hacemos, porque si aceptamos trabajar en un proyecto a cambio de equity, estamos evaluando pero de manera indirecta, la idea. Estaríamos diciendo –Venga, a ti sí te acepto que te que me des un pago a cambio de equity, porque hago una valoración y creo que el proyecto es interesante, pero a ti (un tercero) no, solamente en cash porque veo que te la vas a pegar–. No tiene sentido. Entonces, para no comprometer en ningún caso el modelo y la relación que podamos establecer con cualquiera de los clientes, no aceptamos pago en función de equity del proyecto.

Nosotros trabajamos en función de cash y de entregables, para nosotros un proyecto tiene éxito si hemos presentado el entregable al cliente final; el entregable o la suma de entregables. A partir de ahí llevar el proyecto al mercado es la responsabilidad del cliente. Otra cosa es que nos diga –Bueno, pues me habéis entregado algo, me habéis entregado una aplicación, una campaña, lo que sea, y necesito alguien que me ayude a operarlo, necesito alguien que me ayude a gestionarlo, necesito evolucionarlo, necesito cambiar lo que sea–. De acuerdo, pues, si quieres, puedes volver a trabajar con alguno de nuestros proveedores, con los que ya has trabajado anteriormente o con otros nuevos, para que te den ese soporte. Y lo puedes hacer con nosotros o lo puedes hacer directamente con ellos. Has entrado en contacto con ellos y nosotros no hacemos un lock-in, no les obligamos a que sigan haciendo el trabajo a través de nosotros. Creemos que por la experiencia que les hemos facilitado a ambas partes, nuestra mediación, nuestra contribución, es positiva y van a seguir trabajando con nosotros, porque somos una oficina de proyecto inteligente que aporta valor por encima de lo que es la propia gestión del proyecto.

TNL: ¿Cómo seleccionáis esos partners? Es decir, ¿qué criterios aplicáis? ¿Es gente que ya conocéis? Si yo tengo una empresa que proporciona cualquier tipo de servicio, ¿cómo puedo hacer para formar parte de esa red de partners?

Marcos: Nosotros evaluamos de manera continua el mercado. ¿De qué manera se entra en esa red? De una manera muy informal, al menos de momento. Conocemos a empresas que han trabajado bien y que trabajan bien, nos gusta cómo trabajan porque tenemos esa experiencia y ese conocimiento previo y, por tanto, les decimos –Oye, queremos que formes parte de nuestra red–. Pero ha habido empresas que se han aproximado a nosotros, lo hemos evaluado y las hemos incorporado. ¿En base a qué criterios? En base al trabajo que han realizado, a su modelo de trabajo y al modelo de colaboración que plantean. Un elemento importante del modelo es que una vez que nosotros entregamos al cliente lo que ha pedido, imagina por ejemplo tres entregables diferentes, el cliente final hace una evaluación de ese trabajo y nos dice –Esto me gusta, esto no me gusta, hemos funcionado bien, hemos funcionado menos bien, hay áreas de mejora, etcétera–. En función de esa opinión, se evalúa cómo de bueno ha sido el trabajo que ha realizado el partner que ha trabajado para el cliente final a través de nosotros. En función de eso, se establece un ranking y los proyectos se asignan en función del ranking de éste. Siempre procuramos tener varias alternativas de cada una de las áreas de trabajo, para intentar ofrecer la mejor solución posible al cliente final.

Marcos_Eguillor_11

TNL: ¿Cómo surge la idea? Porque nos contabas que es la primera materializadora de Europa…

Marcos:

TNL: ¿Cómo surge de repente –Oye, aquí hay esta necesidad, vamos a cubrirla–? ¿Cómo empezáis con Ideafoster?

Marcos: Bueno, nos damos cuenta de que hay un agujero en el mercado. Hace unos años todo el mundo quería un puesto fijo en la administración, y ahora todo el mundo quiere ser emprendedor. Eso si hablamos de emprendedores, ahora hablaremos de empresas. El problema es que para ser emprendedor, fundamentalmente en el área tecnológica, si quieres montar un proyecto hay un montón de áreas que necesitas desarrollar. Si tú eres programador, fenomenal, pero sabes programar en determinado tipo de lenguajes, y a lo mejor estás especializado en web, pero no sabes desarrollar una aplicación para móviles. Para que un proyecto sea exitoso necesitamos algo que vaya más allá de la propia tecnología. Probablemente dependerá del proyecto, del sector, de la madurez, del modelo de negocio… depende de mil cosas. Vas a necesitar una campaña de SEM, vas a necesitar crear la empresa, vas a necesitar una creatividad o la participación experto en usabilidad y experiencia de usuario, vas a necesitar muchas cosas que complementan a tu proyecto. Entonces nos dimos cuenta de que hay muchas personas que tienen ideas y que quieren desarrollarlas, pero no tienen la capacidad, no tienen toda la experiencia, todo el bagaje en cada uno de esos ámbitos. Eso es una razón, la otra es que hay gente que creen que les van a robar la idea si se la cuentan a un proveedor o a empresas que se dedican a hacer proyectos en general. Luego hay personas que no tienen tiempo, les gustaría desarrollar algo pero están trabajando en otra empresa, están haciendo otra actividad y en su día a día no son capaces de desarrollar o de gestionar un proyecto. Hay personas que creen que es muy caro, hay personas que creen que no tienen la red necesaria… ¿tú quieres desarrollar una página web? Te metes en Google y buscas «Desarrollo de página web», ¿cuántas empresas te salen?

TNL: ¡Todas!

Marcos: ¡Todas! (risas). ¿En función de qué eliges? ¿Con qué criterio eliges? Eso genera muchísima incertidumbre. Genera incertidumbre, genera duda y genera miedo. ¿Me van a engañar o no me van a engañar? ¿Trabajan bien o trabajan mal? ¿Trabajan bien pero podrían trabajar mejor? ¿Son caros o son baratos? Entonces, de todas esas preguntas, y de todas esas incertidumbres, nosotros recapacitamos y decimos –Oye, ¿y si proponemos al cliente final, a ese ideador, una manera fácil, rápida y fiable, neutral de conseguir lo que necesita?– Porque yo no te vendo una página web, yo te ayudo a que consigas tu objetivo. Tu objetivo no es tener una página web, o tener una aplicación. Tu objetivo es ganar dinero a través de una página web, de una aplicación o de una campaña de marketing. Yo no voy a intentar venderte una página web, o el diseño de tu logotipo. Yo lo que quiero es que seas capaz de llevar tu idea al mercado. Mi variable, mi métrica, es que seas capaz de ponerla en el mercado. Necesito que seas eficaz y que seas eficiente para que lo consigas. Y lo que conseguimos, o el motivo que nos lleva esto es que mucha gente que quiere hacerlo y tiene muchas dificultades y solamente, como decimos en el vídeo de presentación de Ideafoster, solamente el 8% de las ideas se desarrollan, se llevan a cabo. ¿Por qué? Por todas estas razones que te he dicho: es caro, no conozco gente, me van a engañar, me pueden robar la idea, no sé que necesito, no sé por donde a empezar. Queremos que ese ocho no sea un ocho, sino que sea un porcentaje muchísimo mayor.

TNL: Me está dando la sensación de que muchas de estas dificultades: falta de confianza, dificultad para encontrar un proveedor fiable, que no te roben la idea… son muy locales, es muy cultural, es decir, probablemente en Silicon Valley tienes miles de eventos de networking para encontrar proveedores, hay quizá más confianza a la hora de contar lo que estás haciendo…

Marcos: Es global. Para el emprendedor español el problema es global porque muchas de las personas y de las organizaciones que se están acercando a nosotros necesitarían hacer un esfuerzo muy importante para ir a esos eventos, ¿A qué evento voy? ¿Para ver qué? ¿Y cómo evalúo si lo que tú me estás contando es así o no? ¿O si hay gente que lo hace mejor que tú, o más rápido que tú, o más barato que tú, o más adecuado que tú? Entonces, al final, nosotros lo que estamos intentando es dar el empujón inicial a ese emprendedor o a esa empresa para que esté en el mercado, para que haga lo que quiere y que luego evalúe, es una aproximación muy lean. Hace unos años, una organización antes de poner su producto en el mercado realizaba un esfuerzo enorme de análisis de mercado, de desarrollo del modelo de negocio, de un plan de negocio, y se pasaba cuatro meses escribiendo un documento de 120 páginas en las que decía que había que hacer y cómo debía hacerse. Y que podría estar perfectamente desconectado de la realidad, porque hasta que lo llevas al mercado y éste valida, o no, tu planteamiento, el gap, la diferencia, puede ser muy grande. Nuestra aproximación es muy diferente, nuestra aproximación es «Llévalo al mercado y a ver cómo ese mercado te valida». Corres un riesgo, pero un riesgo con una exposición reducida: menor tiempo, menor coste… y este mismo planteamiento es el que estamos proponiendo a las grandes empresas. Y con ellas, como os decía, estamos teniendo ya conversaciones.

A las grandes empresas les decimos: «Utiliza ideafoster como laboratorio de innovación»

Lo que les estamos diciendo es «Utiliza Ideafoster como tu laboratorio de innovación». Muchas de las grandes empresas tienen ya sus actividades de innovación, o ven en el mercado una tendencia que son las startups, que generan un montón de valor en el mercado de una manera ágil, rápida, con grupos de personas muy reducidos, y les gustaría llegar a eso, pero no son capaces de hacerlo. Cuando plantean modelos de innovación abierta, disruptiva, basada en modelos lean, eso les genera muchísimo ruido dentro de la organización, les genera dificultades, les genera problemas porque las propias dinámicas y procesos de las organizaciones no están preparadas para ello. Nosotros decimos que nos utilicen. Además, les digo además una frase que uno de los socios de Ideafoster… Pau (Pau García-Milá, emprendedor español, cofundador de Ideafoster y creador de EyeOS), en concreto dice –Marcos, ¿pero cómo dices eso?– Pues es que, al final, creo firmemente en ello, y está más o menos encontrando una buena respuesta. Esa frase, muy clásica, es «Haz experimentos con gaseosa«. Desarrolla un nuevo modelo de innovación, una nueva manera de crear valor, de hacer nuevos proyectos, de llevar a cabo tus ideas de una manera muy distinta, muchísimo más rápida, muchísimo más barata, menos arriesgada que si lo haces internamente. Internamente tienes dificultades con tu cultura, con tus recursos, la disponibilidad de los recursos, con el riesgo, con el ruido, con la dinámica de la propia organización… hazlo a través de Ideafoster. Trabajamos en conjunto tus ideas, te damos una consultoría de ideas, buscamos aquellos en el mercado que te van a dar la mejor respuesta, la más rápida, la más barata, la más innovadora, la más experta y lo integras. ¿Que te gusta? Ya lo valorarás, ya verás si quieres seguir trabajando a través de Ideafoster o lo quieres incorporar a tu dinámica, o te ayudamos a diseñar tu modelo de innovación. Bueno, a lo mejor no nosotros, sino alguno de nuestros partners, y si no te gusta el resultado, corta, tíralo a la basura. El coste es mínimo, no has generado ruido dentro de la organización, has tardado muy poco tiempo en ejecutarlo, en analizarlo, en sacar conclusiones y poder tomar decisiones, y no has expuesto a la organización, no has cambiado procesos, no has cambiado dinámicas, no has generado cambios organizaciones.

Marcos_Eguillor_12

TNL: Lo que nos comentabas sobre la cultura de empresa de las grandes empresas, yo creo que es un poco la dominante en España, pero que ahora hay tendencia hacia el modelo de las startups, de las micropymes, que son más dinámicas y más ágiles. ¿Crees que estamos ya preparados, que estamos en un cambio de cultura?

Marcos: Estamos en un cambio de cultura total. Lo vemos cuando grandes organizaciones del Estado, de las Comunidades Autónomas o grandes empresas tienen establecidas relaciones comerciales con grandes consultoras o grandes organizaciones que les dan servicios de integración de sistemas, de mantenimiento de sistemas, de desarrollo de sus servicios o aplicaciones y demás. Cuando piden presupuestos, estos son muy abultados. Son proyectos muy complejos, son proyectos que tienen un grado de integración operacional, técnica y funcional, difícil de digerir para las propias organizaciones, y es un modelo agotado. Las conversaciones que tenemos con grandes empresas, lo llevo al extremo, dicen –Es que, si yo esta idea se la llevo a mi proveedor habitual, tengo que pasar por una mesa en la que se analiza porque forma parte de un acuerdo marco que tenemos establecido, y me ofrecen unos recursos o un talento que dicen que tienen cierto nivel de expertise, pero al final acaba siendo el becario el que desarrolla el proyecto y no tiene ese nivel de expertise.

Son proyectos monstruosos, que generan muchísimo ruido dentro de mi organización, forma parte de esa discusiones una mesa llena de gente, con un montón de decisiones. Así, entonces son proyectos largos, con tasas de error, de fallo o de muerte súbita muy alta, con unos costes difícilmente asumibles, y todo para generar una innovación que, en el mejor de los casos es incremental, en muy pocos casos es disruptiva. ¿Y por qué en muy pocos casos es disruptiva? Porque la innovación disruptiva exige que rompas con lo anterior. Esa es la definición de innovación disruptiva, y romper con lo anterior significa poner en riesgo el modelo de negocio anterior. El modelo organizacional anterior, la dinámica anterior, la tradición anterior, y eso en las organizaciones no gusta, porque están compuesta de personas, y las personas somos reactivas al cambio. Entonces, eso al final lo que provoca es que las grandes organizaciones se piensan mucho meterse en grandes proyectos de innovación disruptiva, y cuando lo hacen tienen dificultades muy serias. En lo relacionado con coste, tiempo y organización. En cuanto al alcance, llegan a lo que llegan porque, bueno, al final tienen que renunciar para tener equilibrio, para no generar esos ruidos y al final acaban renunciando.

Eso las grandes organizaciones lo tienen asumido ya desde hace tiempo, y quieren buscar soluciones. Pero les cuesta, porque son máquinas muy grandes, una máquina tiene unos engranajes y tiene una inercia, y cuando tienes que cambiar de tercio, esa inercia no acompaña, no facilita. El modelo de Ideafoster es fresco, es nuevo, les facilita innovación disruptiva, les facilita una exposición al riesgo mínima, a costes muy pequeños y con resultados que pueden tener un impacto enorme. Una innovación disruptiva real, desde el punto de vista de los tres grandes pilares de la innovación, que son la tecnología, los procesos que siguen para desarrollarlo y el modelo de negocio. Si trabajas con nosotros, Ideafoster puede trabajar de una manera muy autónoma, o de una manera muy colaborativa con la organización, depende de sus necesidades.

Llevamos a cabo el proyecto en tiempo récord para ellos, a costes récord para ello, porque cuando nosotros recibimos una idea y se la planteamos a nuestros partners, no le decimos quién es el cliente final. Es decir, el partner no sabe si le va a presentar una propuesta al New York Times o a Felipe Jiménez. Entonces, ¿qué es lo que va a hacer? Plantear siempre como si fuera a trabajar para Felipe Jiménez porque puede entrar en competencia con otros partners, ¿y quién se lleva el proyecto? Pues aquel que presente la mejor oferta en todos los ámbitos. Entonces, presenta algo para Felipe Jiménez, pero luego resulta que es para el New York Times. Bueno, pues el New York Times ha conseguido ir al mercado y conseguir algo muy nuevo, sin poner en riesgo su nombre, nadie sabe que está trabajando en eso. Lo consigue a precio de Felipe Jiménez, no de New York Times. Y lo consigue hacer con una empresa chiquitita, super pequeñita que puede ser incluso de 2, 3, 4… 8 personas, y no con una gran empresa que le ofrece una solución que empieza por el becario, el que ejecuta, el responsable del proyecto, el responsable del responsable del proyecto, el mánager, el socio… que tiene un coste brutal.

TNL: Y probablemente las aportaciones que te pueden hacer esas empresas pequeñas, que se mueven más, que son más dinámicas, les puedan hacer conseguir un mejor producto.

Marcos: Posiblemente, muy posiblemente. Nosotros estamos convencidos de que sí, porque es donde se produce la innovación. En las grandes empresas, para conseguir tenerlas en funcionamiento necesitas ser muy eficiente en la utilización de tus recursos, y eso normalmente requiere de reutilización de lo que ya has hecho. Pones en valor aquellas personas que ya conoces, aquellas metodologías que ya conoces, aquellos resultados que has obtenido previamente. El pequeño se tiene que partir la cara para poner lo mejor de sí mismo, lo más novedoso, y al mejor precio.

Marcos_Eguillor_06

TNL: ¿Y crees que eso puede ser el germen, es decir, trabajar con Ideafoster en algunos proyectos, para que una gran empresa termine cambiando el modelo?

Marcos: Sí, totalmente de acuerdo. Esas conversaciones ya las estamos teniendo con grandes empresas y estamos dando los primeros pasos. De hecho, alguna de esas empresas nos ha dicho –Oye, vamos a establecer un modelo–. Fenomenal, evidentemente nosotros encantados, pero vamos a empezar por un proyecto. Pruébanos. Pruébanos porque es un cambio muy grande para ti. Te tienes que adaptar a una nueva metodología. No porque te la impongamos nosotros, sino porque tú quieres ir hacia un modelo de innovación abierta, innovación disruptiva, trabajar con pequeños, con startups. Tus procesos, tu cultura, tu organización no está preparada. Vamos poco a poco y te vamos a ayudar a cambiar, a evolucionar. Es decir, le estamos dando a las enormes empresas la oportunidad de comportarse como pequeñas. Si tú te vas al entorno de las startups, te encuentras con una agilidad, una dinámica, una soluciones con unos costes y unos tiempos radicalmente diferentes de lo que pueden llegar las grandes. Una grande con el modelo que les plantea Ideafoster puede hacer lo mismo.

TNL: También pasa una cosa. Tenemos una idea, yo creo, en particular en España, que es que aunque hay talento, no sabemos aprovecharlo. Al final, parece que como nuestra gran base es el turismo,  eso es todo lo que se ve. Pero es que hay mucho talento en España…

Marcos: Hay muchísimo talento que está emigrando.

TNL: Exacto. Hace falta sacarlo a la luz, que se vea. Es que a mi me hace gracia cuando nos comentan «es que en Alemania», «es que en California…»

Marcos: Aquí hay un talento de primer nivel. Tenemos ingenieros de primerísimo nivel, tenemos gente excepcionalmente preparada, con modelos de trabajo absolutamente equiparables a los que podemos encontrar en cualquier otra región del mundo, pero es gente que a lo mejor no ha tenido la oportunidad, o que no quiere irse a vivir a Alemania o a Estados Unidos porque no le da la gana, porque prefiere vivir en España y desarrollar su actividad aquí. Nosotros podemos exportar el resultado de ese talento sin exportar el talento. La creciente comunidad de profesionales que toman la decisión de crear su startup en España está cambiando muchísimo el mercado. Y la grandes empresas, están poniendo muchísimo el ojo en eso. ¿Por que ahora cualquier pueblo de España tiene su aceleradora y su incubadora de proyectos? Porque quieren generar empleo, porque mola, porque ahora está de moda y porque es una manera de generar innovación. ¿Y por qué las grandes empresas generan estos programas de innovación relacionado con las startups? Porque han encontrado que es una manera de cambiar sus modelos de negocio, cambiar sus trabajos, o sea, los resultados de lo que consiguen. Eso no deja de ser una iniciativa con un alcance limitado. No son una startup y no lo van a ser nunca. Sin embargo, al trabajar con startups consiguen incorporar esos resultados. Y en muchas ocasiones lo que hacen es adquirir esas startups, y lo que compran son ideas y talento. Eso es lo que buscan las grandes empresas cuando compran una startup. Puede que busquen un producto, pero buscan ideas y talento. Con un modelo como el de Ideafoster no necesitas comprar una organización, que normalmente cuando la integras en tu estructura la matas, porque cambia la dinámica, cambia la cultura. Al final, la ventaja que tienen esas empresas pequeñas no es la misma que tienes cuando incorporas ese talento a tu organización. Como te decía, no necesitas comprar una startup, con este modelo que ofrece Ideafoster trabajas de manera continua con startups, obteniendo sus resultados sin generar tensiones dentro de tu organización, ni matando la iniciativa, la capacidad ni el talento que tienes en una startup.

TNL: Si al final todo eso deriva en un cambio de modelo, como decías, dentro de las organizaciones hay personas, y hay personas que no aceptan el cambio, ¿se puede producir ese cambio con las personas, con la gran parte de las personas que están ahora en esas organizaciones?

Marcos: Sí, se genera la adaptación. Al final, las personas que están dentro de una organización ven cuales son los resultados que se obtienen con otro modelo diferente, lo que pueden llegar a ver o entender o identificar es un riesgo. Yo tengo una responsabilidad, yo tengo una actividad, tengo unos resultados y lo que se obtiene desde fuera, más rápido, más barato, mejor entre comillas, es decir, mejor entendido como innovación, como lo que sea, eso está poniendo en riesgo mi posición, y eso significa que tengo que cambiar. A lo mejor lo que tengo que hacer es adaptarme para ser capaz de trabajar con gente de fuera, con un modelo más similar al suyo.

TNL: O sea, que cuando lo prueban, cuando descubren que es un modelo que les funciona, la resistencia al cambio se reduce.

Marcos: Sí, es un mecanismo de adaptación pura, darwiniana, vamos, no hay más.

Marcos_Eguillor_40

TNL: Nos comentabas que hay talento, que hay capacidad y que se están dando pasos en las empresas y en las instituciones para sacarlas adelante. ¿Qué es lo que no falta? O sea, ¿qué falta para que el día de mañana España sea vista desde fuera como una potencia en la industria tecnológica? ¿Qué elementos crees que no están todavía al día y que tienen que ponerse al día? ¿Temas de financiación, por ejemplo?

Marcos: Evidentemente, el mercado de la financiación es muy diferente en otras zonas del mundo. Un mismo proyecto con un equipo español basado en España va a obtener menos financiación que ese mismo proyecto, exactamente idéntico, con un equipo norteamericano en Estados Unidos. Va a recibir del orden de entre 10 y 30 veces menos financiación, por defecto. Porque el mercado es completamente diferente. ¿Qué es lo que hace falta? Pues me atrevo a decir que lo que dice la gente que sabe de esto en España y en Europa. Y esta gente lo manifiesta, o lo expone en el startup manifesto y en un montón de documentos y de ideas que lo que dicen basicamente es, los gobiernos no deben interferir, los gobiernos deben dar apoyo a estas pequeñas empresas, y no se trata a lo mejor de financiación directa, sino de incentivo fiscal.

No puede ser que el coste de generar una empresa, de crear una empresa, por ejemplo en España sea de 3.000 euros, y en el Reino Unido no tenga coste. Que en España resulte que puedas tardar entre una cosa y otra, dependiendo del modelo que sigas, 15 días o un mes en crear una empresa y en Reino Unido sea inmediato. No puede ser que un autónomo en España, por el hecho de ser autónomo, sin llegar a facturar nada, en España tenga que pagar del orden de 200 y pico, 300 y pico euros al mes, aunque no facture nada, y a lo mejor ese sea el coste ser un autónomo para todo el año en Reino Unido, o menos. El marco regulatorio, el marco fiscal y el tratamiento de la propiedad intelectual en Europa es desfavorable con respecto a otros, y hay personas como Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea (comisaria de Agenda Digital), que están llevando a cabo actividades y campañas para cambiarlo, pero es que en España es todavía peor. Iniciativas que se están tumbando ahora, como la regulación del crowdfunding en España no tienen sentido y van en contra de la única oportunidad que tiene nuestro país como modelo de negocio.

Y yo hablo de modelo de negocio que tiene un país, por ejemplo, un ejemplo muy absurdo, ¿cual es el modelo de negocio de un país como Suiza? La banca, la relojería y el chocolate, por poner un ejemplo reconocible, ¿no?¿ Cuál es el modelo de negocio que tiene un país como España? El turismo, los servicios básicamente. Pero en un modelo globalizado , que sabemos que tenemos que competir en cuanto a conocimiento y en cuanto a talento, o facilitamos el desarrollo de ese talento y lo hacemos internacional y competitivo o no vamos a ningún sitio. No podemos seguir teniendo un marco regulatorio en el que un autónomo pague 300 y pico euros al mes independientemente de que facture o no facture. No podemos tener una ley de propiedad intelectual absolutamente retrógrada y negativa para el desarrollo de la actividad. Se produce una hiper regulación en el sector. Si lo único que, si es que no tenemos que reinventar la rueda, es que lo único que tenemos que hacer es fijarnos en qué hacen otros. Punto. Que lo que se haga en España sea igual que lo que se haga en Reino Unido, que lo que se haga en Italia. Que el marco sea común para todos, y entonces podremos competir, y entonces nuestro talento va a sobresalir, porque lo tenemos.

TNL: Sin embargo, corremos mucho para regular, como en el caso del crowdfunding, pero regulamos con miedo, quizá. ¿Crees que haría falta ese cambio de cultura en la administración? O sea, ¿que trabajen con Ideafoster?

Marcos: Ahhh, pues sí, pues esa sería una buena idea (risas). No conocen, y no se puede regular desde el desconocimiento. No se puede regular para el sector privado, intentando fomentar la creación de empleo a través de la pequeña empresa (Las PYME españolas generaron el 63% del empleo empresarial en 2013) a través de la participación en foros, porque un ministro o un secretario de estado vayan a un foro y den una conferencia. No se trata de hablar, se trata de escuchar, punto. Y tampoco se puede hacer a través de reuniones con las diez o quince grandes empresas del mercado, porque esa no es la realidad económica del país, y porque los problemas, las dinámicas, los intereses, los objetivos de esas grandes corporaciones empresariales, no tienen nada que ver, absolutamente nada que ver, con los intereses, objetivos, necesidades y dinámicas de las pequeñas empresas.

TNL: Quizá se termina regulando, en el caso del crowdfunding, con un interlocutor que en este caso es la gran banca…

Marcos: Y que por supuesto no está en línea con el crowdfunding, porque va en contra de su modelo negocio.

TNL: Lo que pasa con los medios de pago, que en otras economías se ha inventado Square, y aquí están intentando que eso pase por ellos.
Marcos: O sea, yo diría, ¿qué se necesita? Punto uno, que sean conocedores, de verdad, de la realidad. Punto dos, que a la hora de legislar, copien lo que se hace en otros sitios, que no pasa nada por copiar, que es una práctica razonable y es una buena práctica. En tercer lugar, que no regulen, y en cuarto lugar, si quieren referencias de verdad, si están preocupados de verdad, que hablen con los que saben de esto. Te hablo de los grandes business angels que hay en España, o sea, no te hablo de Ideafoster. Si se quieren reunir con Ideafoster, les ofreceremos un servicio en el que les facilitaremos asesoramiento de las personas, de las organizaciones que saben de esto. Nosotros encantados, pero tienen que salir de un modelo basado en la defensa de los intereses parciales de diferentes industrias representados por grandes empresas, que no tiene sentido.

Marcos_Eguillor_19

TNL: También, otra de las dificultades que, comparándonos con Estados Unidos, que puede ser uno de los modelos a seguir, es que allí desarrollas un proyecto para un público de cientos de millones, y aquí, en España tenemos 45 millones, y al final tienes veintitantos idiomas…

Marcos: Por eso decía que necesitamos copiar lo que hacen otros, porque si no tienes un mercado hiperfragmentado. ¿Cuántos operadores de telecomunicaciones hay en Estados Unidos? Aproximadamente ocho, depende de donde pongas el corte, de la cantidad de clientes que consideres que forman parte de eso… vale, ocho. Para un mercado de 310 millones de habitantes. En la Unión Europea, para un mercado de 500 millones de habitantes, pues tenemos algo más de cuarenta operadores, grandes solamente, más o menos grandes. No tiene sentido. La fragmentación del mercado hace imposible las dinámicas de volumen, la continuidad del mercado, la continuidad de las reglas, lo hace imposible. Por ser necesario, entonces, como emprendedor, como empresario, si por mi fuera, retiraba… lo que voy a decir es un poco fuerte… retiraba absolutamente todas las competencias en este sentido a los países, y las llevaba a nivel europeo. Porque lo que voy a asegurar es una continuidad en el mercado. La misma regla para todos.

TNL: ¿Mismos impuestos, por ejemplo? Que es algo que muchas veces perjudica a un país, porque otro ha sido demasiado laxo o más competitivo, y se ha llevado a las empresas, como ha ocurrido con Irlanda, por ejemplo.

Marcos: Se reinventa la rueda. Y para reinventar la rueda, necesitas poner un esfuerzo, un esfuerzo que sale del impuesto que se cobra a las empresas y a los particulares.

TNL: Y luego en España también tenemos el mercado latinoamericano que, aunque es otra realidad completamente diferente, tenemos un punto en común muy grande que es el idioma. Las startups españolas, cuando se plantean –Bueno, en algún momento esto tendrá que escalar, querremos internacionalizar–…

Marcos: Hay tenemos una oportunidad grande con el mercado latinoamericano.

TNL:  ¿Y hacia donde se plantean en primer lugar, o hacia donde veis vosotros más oportunidades? ¿Hacia Europa, hacia Latam o hacia algún otro mercado más global?

Marcos: Vemos oportunidades en general. Nosotros en Ideafoster vemos una oportunidad clara en el mercado latinoamericano, y por eso tenemos una oficina en México, en la ciudad de Guadalajara, y estamos pensando en un futuro en mayor cantidad de expansión o de oficinas en la zona, pero también en otras zonas del mundo. Los españoles hoy en día hemos salido del pueblo. Ya nos llevamos las gallinas, ni vamos en el autobús con Paco Martínez Soria.

Antes estábamos muy constreñidos a latinoamérica porque no sabíamos hablar idiomas. Hoy en día, afortunadamente, sabemos hablar inglés, sabemos hablar alemán, sabemos hablar otros idiomas y nos expandimos. Entonces tenemos evidentemente una ventaja cultural con respecto a otras regiones porque tenemos un nexo de unión con latinoamérica, pero tenemos que explotar otros mercados, donde a lo mejor el nivel adquisitivo es mayor, donde nuestras soluciones de valor añadido y nuestro talento, tienen mayor encaje con lo que existe y con las necesidades actuales, en esas regiones.

No tenemos que tener complejo de inferioridad, no tenemos que pensar –es que, bufff, yo solamente hablo español, o se me percibe como que soy el españolito que viene a trabajar en un restaurante–, que está fenomenal, que es un trabajo superdigno y que debemos hacer, pero también es cierto que tenemos talentos, con otras habilidades de primer nivel, y que somos capaces de competir y aportar en cualquier economía.

TNL: Ya para terminar, a alguien que todavía no es emprendedor y que tiene una idea pero ni se plantea –Voy a hablar con alguien, voy a hacer algo–, ¿qué consejo le darías para que se lance?

Marcos: Bueno, pues, a ver, es que tener una idea y no sacarla del cajón es como estar en una reunión con más gente, y ver a la persona que te gusta y no lanzarte a hablar con ella o a darle un beso. ¿Lo hago o no lo hago? ¿No? El no lo tienes, el fracaso lo tienes, a partir de ahí solamente tienes el camino al éxito. El problema es que la cultura de los latinos de la cuenta del Mediterráneo penaliza mucho el fracaso, y emprender significa fallar en el 90% de los casos, estadísticamente. En otras culturas, la cultura sajona, el fracaso se entiende como un paso previo al éxito, y se considera que aquella persona que ha fracasado ya tiene un camino recorrido. Aceptamos muy mal el fracaso, eso de que nos digan –No te quiero– no nos gusta a nadie, claro. Pero a lo mejor hay que aprender a decir, –Bueno, ¿no me quieres? Vale, pues ya me querrás, y ya me querrá otro o otra–. Hay que sacar las ideas del cajón, porque si no en el futuro, y esto nos ha pasado a todos, hemos dicho –Que idea más buena que he tenido–, se queda ahí, en el cajón, y dentro de unos meses o unos años, la vemos en el mercado, o vemos que alguien lo ha hecho y decimos –¡Pero si esa idea es mía!–. No, esa idea no es tuya, tú no puedes demostrar que esa idea es tuya. Alguien lo ha hecho y alguien ha tenido un éxito, y no has sido tú. Podrías haber sido tú, pero no has corrido el riesgo, porque no has salido de tu zona de confort, porque no has tenido la oportunidad, porque no te quieres exponer, estas tres, las puedes limitar o las puedes reducir con Ideafoster. Puedes hacer experimentos con gaseosa. Puedes llevar tu idea a cabo sin dejar tu trabajo, sin gastar mucho dinero y sin exponerte demasiado.

One Response to Lo que hace grande una idea es su ejecución

  1. alan sosa partida 28 junio, 2014 at 5:51 #

    mis pensamientos se recuerdan en poesías encantado joven discuto problemas y hay veces que no soy tan cierto o correcto pero después lo compruebo en o al momento soluciones no son tan amables con las condiciones para mi con gusto;, no tengo solución mi bandeja si algún recado me deja mas que nada de vida no soy bueno pero respeto al bueno si lo lee gracias pienso que tekn Like es empresarial y a futuro muy bueno mas que nada hay que ponerle tuercas ,tornillos medidas buena publicación mi estado de animo del día (27/06/2014) es feliz y insoportable

Deja un comentario