" />
0 COMENTARIOS

Antonio Zugaldia, Cofundador y CTO de Silica Labs Inc.

Nadie sabe exactamente qué es el wearable computing

Los dispositivos de tecnología vestible, o wearable computing, llevan camino de ser mucho más que una moda. Más allá de los relojes inteligentes, hay otros dispositivos que atraen la atención de los aficionados a la tecnología. El que más miradas atrae es, sin duda, Google Glass. Las populares gafas de Google interesan al público y al mundo empresarial por igual, y aunque es complicado conseguirlas dado que hay que residir en Estados Unidos o tener una empresa con sede allí para ser candidato a hacerse con unas (y aún así, obtenerlas tiene su miga), cada vez hay más desarrolladores que muestran su interés en comenzar a programar apps para ellas, tanto en Estados Unidos como en otros países. Prueba de ello es, sin duda, el Hackaton Glass que está a punto de celebrarse en el Campus Sur de la Universidad Politécnica de Madrid. Incluso han nacido empresas dedicadas sólo a la programación no sólo para Google Glass, sino también para otros dispositivos de wearable computing. Una de ellas es Silica Labs, con sede en Washington DC, uno de cuyos fundadores es el español Antonio Zugaldia (@zugaldia), que dejó su puesto en la Organización Mundial de la Salud (OMS) para crear su propia empresa de desarrollo de apps para tecnología vestible. Hablamos con él sobre Google Glass y sus posibilidades

TNL: ¿Cómo nació tu empresa, Silica Labs?

Silica Labs funciona como empresa desde el mes de mayo del año pasado. La idea nació después de participar en un Startup Weekend, (evento que dura un fin de semana, en el que se proponen ideas para crear una empresa, sobre las que se trabaja hasta el final del encuentro). No me atraía demasiado ninguna de las ideas que se proponían, así que propuse la mía: desarrollar una app para Google Glass. Hubo bastantes participantes a los que les gustó la idea, la llevamos adelante, y conseguimos ganar el concurso. Ahí conocí a mis socios, Stephanie Nguyen y Marvin Ammori. Este fue el punto de partida para la creación de la compañía.

TNL: ¿Cómo definirías la tecnología vestible o wearable computing?

Buena pregunta. Nadie sabe exactamente qué es el wearable computing, porque es algo que está naciendo ahora mismo, así que no es todavía algo concreto. Para mí, esta tecnología implica la posibilidad de poder disfrutar de la tecnología alejados del ordenador. Con Google Glass, en particular, se puede salir a la calle y sacar fotografías, consultar información, etc. sin necesidad de estar dentro de casa y sentado delante de la pantalla.

TNL: Además de utilizarlas para el ocio, las Google Glass pueden servir de apoyo para los profesionales de muchos campos ¿A qué áreas pueden aportar más?

Aparte de entre el público en general, hay muchas compañías que las están utilizando ya en el entorno empresarial y profesional. Y hay determinados verticales en los que sin duda puede aportar mucho. Por ejemplo, para entrenamiento, en educación y en salud. Son muy cómodas mientras se hace deporte, dado que el que las lleva puede ver toda la información sobre el ejercicio que está realizando justo enfrente de sus ojos. En educación, por ejemplo, es perfecta para poder ver imágenes en el campo de visión y recibir instrucciones y realizar actividades, como montar una estantería, con las dos manos libres y sin tener que interrumpir la tarea. En cuanto al campo de la salud, que es mi debilidad, gozan de gran aceptación en el mundo de la telemedicina.

TNL: Si tuvieses que mejorar una característica de Google Glass ¿cuál sería?

Sin duda, sería la batería, que es su aspecto más flojo en la actualidad. Con la batería de Google Glass tal como está ahora, se cuenta con poca autonomía si se va a utilizar, por ejemplo, para grabar un vídeo durante mucho tiempo. Pero para hacer fotos, mandar unos cuantos tweets y realizar operaciones que no consuman mucha batería, es bastante. Es más, yo diría que debería haber dos variantes de Google Glass: una para el público en general, para la que sería suficiente integrar la batería actual, que con un uso normal puede llegar a alcanzar un día de autonomía; y otra para el público profesional, que tiene que llevar a cabo tareas que requieren mucha más energía, con una batería mayor. Por ejemplo, sería perfecto que contasen con una batería interna con la que los cirujanos pudiesen utilizar las Google Glass durante una operación quirúrgica de larga duración sin tener que recurrir a baterías externas, o sin tener que recargarlas.

Zugaldia, CEO de Silica Labs, utiliza diariamente las Google GlassAntonio Zugaldia, CTO de Silica Labs, utiliza diariamente las Google Glass

TNL: Hay mucha gente que se siente atraida por las Google Glass, pero hay otras personas en las que generan justo el efecto contrario ¿Por qué crees que hay tanta gente que las rechaza?

Generalmente, por el ruido que han provocado unas cuantas malas experiencias. Yo personalmente nunca he tenido una mala, y llevo usándolas a diario desde abril del año pasado. Tampoco la han tenido ninguno de los Glassers (nombre que se da a los usuarios habituales de Google Glass) con los que he hablado hasta ahora y que las utilizan habitualmente. Pero claro, hace mucho más ruido en medios una persona que ha tenido una mala experiencia con Glass que todas las positivas de los que las usan con normalidad.

TNL: ¿Qué apps habéis desarrollado para Glass hasta ahora?

Hasta la fecha hemos creado bastantes, como Wanderbee y Wearab.ly. La primera es una aplicación gratuita, con la que se pueden tomar fotografías con Glass y publicarlas directamente en blogs de WordPress. Wearab.ly es una evolución de SImpleWing y no es una app, sino una plataforma pensada para que editoriales y medios puedan crear, de forma muy sencilla, sus propias apps para poder suministrar los contenidos de sus medios a los usuarios de Google Glass, sólo con tomar un feed RSS como punto de partida. Además de desarrollar la plataforma para Glass, también estamos adaptándola para que se pueda integrar con relojes inteligentes. Hasta ahora la hemos adaptado para el SmartWatch 2 de Sony, y estamos trabajando para que pueda utilizarse también con otros modelos, como el Pebble.

También estamos colaborando con el servicio SocialRadar en la adaptación de su servicio para Google Glass. Con la aplicación de SocialRadar instalada, por ahora en iPhone y pronto en móviles con Android, el usuario recibe, cuando accede a un lugar, información de quién está dentro, cómo estás relacionado con ellos y a qué se dedican. Funciona combinando la ubicación del teléfono con las conversaciones que haya en ese momento en los timelines de los perfiles de redes sociales conectados a ella. En la actualidad nos encontramos trabajando para desarrollar otras aplicaciones, pero aún no podemos decir nada sobre ellas.

TNL: Muchas empresas se sienten atraídas por las Glass, pero algunas no saben qué hacer con ellas ni para qué sirven en realidad. ¿Os habéis encontrado con alguna petición extraña o curiosa relacionada con Google Glass?

Con lo que más nos hemos topado es con gente que quiere tener algo en Google Glass por estar, por poder sacar una nota de prensa en la que se diga que están trabajando con Google Glass. También hay empresas que tienen sus apps para Android o para iOS y quieren que se las portemos directamente. En estos casos, siempre les digo que la estrategia que plantean no es la correcta. Que lo mejor que pueden hacer es repensarla. Y sobre todo, que se hagan con unas Glass y las utilicen durante una semana, para que puedan comprender bien su funcionamiento y replantearse lo que quieren hacer con ellas en su empresa.

TNL: ¿Recibís muchas peticiones para el desarrollo de apps para Google Glass y otros dispositivos de tecnología vestible?

La verdad es que no me puedo quejar. Yo pensaba que lo íbamos a tener más complicado y que nos iba a costar mucho más empezar a funcionar. Creía que para empezar tendría que contar con bastante apoyo por parte de los inversores, pero la verdad es que hemos tenido clientes desde el primer día. Hemos recibido mucho apoyo de compañías de Washington DC, de toda la Costa Este y de todo Estados Unidos en general, y la acogida de Silica Labs ha sido mucho mejor de la que esperábamos.

TNL: ¿Que futuro crees que tendrán las Google Glass? ¿Se utilizarán sólo en determinadas áreas o será un dispositivo que llegará a usar el público en general?

Pues irá un poco en el sentido que he comentado. Sin duda, la gran apuesta de Google con las Glass es por su llegada al público en general, que las utilizará para sacar fotos, para grabar vídeo, para enviar un tuit, etc. La presencia que vayan a tener en el futuro en entornos profesionales depende en gran medida de la competencia, es decir, de los dispositivos rivales para las Glass que puedan desarrollar otras empresas. En este momento hay dos o tres compañías trabajando en modelos que puedan hacer la competencia a Google Glass, y de la acogida y prestaciones que tengan todas dependerá su presencia en el mundo profesional.

Fotos: Antonio Zugaldia

No comments yet.

Deja un comentario