Peter Beyer
13 COMENTARIOS

Peter Beyer, tecnobiólogo creador del "arroz dorado"

Bajo cualquier estructura ética hay que favorecer a la humanidad

Poca gente lo sabe, pero las zanahorias no siempre fueron naranjas. Hasta el siglo XVI las zanahorias eran de color blanco, morado, amarillas y hasta verdes o de un color tan oscuro que eran casi negras. Las más antiguas eran de color morado por fuera y amarillo por dentro. En el siglo XVI los holandeses, a fin de homenajear los colores nacionales, crearon la primera zanahoria naranja por medio de cruces entre especies hasta lograr que fuese de ese color lo que, por otra parte, supuso un gran beneficio para la población, ya que la zanahoria naranja es rica en betacarotenos, un precursor de la vitamina A cuya carencia provoca ceguera nocturna, fatiga y queratomalacia, entre otras poco agradables cosas. Desde entonces, las zanahorias que se consumen en prácticamente toda Europa son fruto de una manipulación genética con fines patrióticos, sin que ningún activista medioambiental ponga el grito en el cielo por ello.

Es a través de la leche materna que el niño recibe su principal aporte de la vitamina A. Si la madre carece de ella, el bebé también sufrirá las consecuencias en una suerte de círculo vicioso perverso, que toca más duramente a las mujeres y los niños de los países subdesarrollados. Esta es una de las razones por las que el biotecnólogo alemán Peter Beyer se lanzó a desarrollar el “arroz dorado“, un arroz modificado genéticamente para que contenga betacaroteno, de manera que la dieta de los países desfavorecidos disponga del aporte de vitamina A que no pueden obtener por otras vías. Además de crear este arroz biofortificado, Beyer ha trabajado para lograr que 32 empresas cedan gratuitamente unas 70 patentes de las que eran propietarias para favorecer la distribución gratuita de estas semillas en países subdesarrollados.

Aprovechando la estancia del profesor Beyer en España para ingresar como académico en la Real Academia de Ingeniería de España, hemos charlado con él.

TNL: ¿Qué ha sido más difícil, modificar genéticamente el arroz para que sea más nutritivo o convencer a 32 empresas de ceder sus patentes gratuitamente para los países que lo necesitan?

Cuando haces las cosas por primera vez cualquier cosa es difícil. Cuando ya lo has hecho, es fácil. Eso es tecnología. En cuanto a las patentes, no hay nada como una patente internacional. Las normativas de patentes en países subdesarrollados son por periodos limitados de tiempo. Para el arroz dorado es verdad que hay 70 patentes que pueden aplicarse, pero sólo en los países en los que ha sido aprobado. Por ejemplo, para los países en desarrollo, estas 70 patentes pueden reducirse sólo a unas 8 o 10, para poder disponer gratuitamente de él. Tenemos un acuerdo con la multinacional Syngenta por el que a esta empresa se le entrega en exclusiva el desarrollo de la patente para su uso comercial. Al mismo tiempo me devuelven una licencia para su uso gratuito en los países en desarrollo, y en ese paquete de licencia van todas las patentes necesarias gratis.

Esta es una de las razones por las que el arroz dorado está en el sector público, y no tiene ni patentes ni costes asociados. Syngenta desarrolló el arroz dorado hasta 2004, luego desistió, así que aunque tienen los derechos, no tienen interés en usarlo. Existe de hecho un comunicado de prensa que lanzó Syngenta en 2004, coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación, anunciando que liberaban todos los estudios al sector público. Así es que, respondiendo a tu pregunta, lo de las patentes también fue fácil.

Hay que aclarar que estas cosas siempre dependen de individuos, y en Syngenta hubo una persona, Adrian Dubock, que apoyó la idea. Él tenía un cargo en la empresa y era necesario alguien que liderara el proceso. Él se encargó de impulsarlo. Esa fue la primera vez que se pudo hacer algo así, y ahora las compañías que se dedican a esto tienen este caso como ejemplo, porque se han dado cuenta de que comercializar esta tecnología en esos países no les va a reportar ningún beneficio. Ellos están dispuestos a liberarla, pero lo que más les preocupa es la responsabilidad, las posibles consecuencias. ¿Qué pasa si alguien muere usando mi tecnología? En el improbable caso de que eso sucediera… Es por miedo más bien, porque hay sitios como EE.UU. donde esas consecuencias pueden ser muy graves y, a veces, incluso bizarras.

TNL: ¿Qué ha cambiado en los lugares donde se ha cultivado el arroz dorado? 

Hasta ahora nada. Todavía no ha sido autorizado para venta pública en ningún país. El primer gobierno al que se ha cedido es Filipinas, después está Bangladesh, luego vienen Indonesia y Vietnam. Cada uno de estos países están en diferentes etapas del proceso. El primero va a ser Filipinas y después llegarán los otros. El descubrimiento fue en 2000, y hasta 2005 hemos estado mejorando básicamente la tecnología para cumplir con las regulaciones y para meter un poco más de vitamina A al arroz.

Desde 2005 hasta 2010 nos hemos dedicado al cruzamiento con otras variedades para transferir las características locales concretas. No todos los arroces pueden cultivarse en todo tipo de climas y tierras. El arroz que crece en Filipinas no es el mismo que crece en Bangladesh, por eso hay que crear la variedad específica para cada lugar. Desde 2010 hasta ahora estamos trabajando para obtener el certificado de seguridad. Esto último es una labor muy larga, porque estamos hablando de una planta transgénica, y las regulaciones son muy explícitas. Hay que recoger muchos datos y hacer experimentos de campo hasta tenerlo todo y presentarlo a las autoridades de reglamentación. Esperábamos poder empezar este año con los cultivos, pero las pruebas de multilocalización han mostrado que tenemos un 10% de pérdida de la productividad para el agricultor. Este problema, sin embargo, no pasa en invernadero, sólo al aire libre, pero como las regulaciones y certificaciones sólo permiten hacer pruebas en el campo, in situ, en la última etapa del proceso, y sin probar en el campo concreto en el que se va a cultivar no podemos conocer la productividad real… en cualquier caso, esto implica que tenemos que realizar más cruzamientos para mejorar la productividad.

arroz dorado

TNL: Entonces, ¿cómo hacen empresas como Monsanto para obtener sus certificaciones?

Monsanto hace igual, pero como es un proceso muy largo también es muy caro. Por eso para el sector público es tan difícil recorrer todo el camino. Ahora mismo lo podemos hacer por el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, que tienen la capacidad económica de apoyar todo este esfuerzo. En España se dijo que sí a los ensayos, a todo, pero la Junta de Andalucía finalmente no lo autorizó porque no querían que Alemania les acusara de mandar transgénicos. Desde Andalucía se exportan hortalizas a Alemania y no querían arriesgarse que estos dejasen de comprarles.

TNL: ¿En qué consiste lo de las semillas estériles de las que tanto se habla en relación a Monsanto?

Si usted publica la respuesta que le voy a dar demostrará que no está actualizada en cuanto a las informaciones que hay sobre las semillas estériles.

TNL: Le pregunto porque realmente no lo sé

Lo de las semillas estériles no está ya en uso. No las usa nadie. Pero es una tecnología que realmente puede resultar útil, por ejemplo si quieres cultivar un producto sólo durante una temporada y después ya no más. También puede ser muy importante por razones de seguridad. Es una forma de garantizar que la semilla transgénica está controlada y los genes de esa semilla no se extienden a otros campos. Si la simiente es estéril, sabes que no se va a mezclar con los cultivos cercanos, y estos pueden tener la certeza de que su producción no tiene transgénicos. Sin embargo, a causa de la mala reputación de esta tecnología  hace mucho tiempo que ya no se usa.

TNL: Las modificaciones genéticas se dan por sí mismas en la Naturaleza…

Exacto, la Naturaleza también modifica, pero le toma muchos años, y lo cierto es que no tenemos tanto tiempo, porque nuestra población está creciendo a razón de 75 millones de personas cada año, casi como una Alemania. Ha un consenso en que de aquí a 10 años habrá que alimentar a otros mil millones de personas, lo que significa que la producción de comida de buena calidad debe acoplarse a la misma tierra, más o menos la misma agua, al cambio climático, los mismos o menos fertilizantes y otras cosas. Por eso hay que pensar en plantas que puedan enfrentarse con éxito a todo eso. El cruce tradicional toma mucho tiempo, y no podrá cubrir todo esto por completo. Por mucho cruzamiento génico que la gente haga no se podría lograr en muchos años, porque no hay ningún “padre” o “madre” de ninguna de las variedades que sea amarillo como este, que tiene vitamina A.

TNL: ¿Qué opina entonces de la Revolución Verde de Norman Borlaug?

Que necesitamos una segunda revolución verde ahora.

TNL: Todo el mundo parece pensar actualmente sólo en los beneficios económicos, pero ustedes están trabajando por la distribución gratuita del arroz dorado.

Y no se obtiene ningún beneficio económico. Cada país es el receptor de una licencia que garantiza que hay libertad para operar, como he dicho antes, con las patentes y las licencias gratis. Si este no fuera el caso, ni la fundación Bill y Melinda Gates ni los gobiernos pondrían dinero en el desarrollo de la semilla porque estamos hablando de dinero público. Además, se hacen revisiones y controles por cualquiera que invierta dinero en el arroz dorado para garantizar que sigue siendo por el bien público, al contrario de lo que pasa con las enfermedades huérfanas.

TNL: ¿A qué se refiere con “enfermedades huérfanas”?

Pues por ejemplo, al Ébola. Es una enfermedad conocida desde hace 40 años, y nadie se ha molestado mientras los afectados han sido sólo gente negra en un bosque porque, ¿quién iba a gastar su dinero por eso? Eso es una enfermedad huérfana. Igual que las enfermedades raras, ¿quién gasta dinero si no hay bastantes clientes? Ahora el Ébola ya no es una enfermedad huérfana. Sin embargo, la deficiencia de vitamina A, desde el punto de vista económico, siempre será una enfermedad huérfana, porque no es rentable, sin embargo, cientos de miles de niños mueren cada año por sarampión, o se quedan ciegos, o sufren efectos a largo plazo de las infecciones. Y también las mujeres embarazadas con deficiencia de vitamina A sufren problemas en el feto y para ellas mismas. Al final, son los niños y las mujeres los más perjudicados.

TNL: ¿Cree que la ciencia debe estar al servicio de la humanidad y no de los humanos? Me refiero a personas particulares.

Eso es fácil de responder. Bajo cualquier estructura ética hay que favorecer a la humanidad, sin embargo, muchas veces es un negocio, hasta cuando ese negocio puede reportar beneficios para ambas partes. Cuando las compañías hacen grandes inversiones hay una inclinación hacia el beneficio para poder ser compañías exitosas. Ellas no se oponen a hacer inversiones para el beneficio de todos, pero siempre que en los usos luego haya un beneficio financiero. Y aquí volvemos de nuevo a las enfermedades huérfanas. Por eso es siempre el sector público el que invierte. Casi todos los desarrollos en agricultura han sido en el sector público. Norman Borlaug fue un ejemplo.

Imagen de portada: Roberto Díaz

Imagen en el interior: Diferencias entre el arroz tradicional y el dorado: International Rice Research Institute (IRRI)

13 Responses to Bajo cualquier estructura ética hay que favorecer a la humanidad

  1. Labuiga 5 Julio, 2016 at 17:27 #

    España no produce transgénico porque no es rentable aquí. El transgénico es un cultivo extensivo y en España no predomina el cultivo extensivo.\r\nPor otra parte los transgénicos siguen dependiendo de fitoterápia muy cara actualmente así como de una fuerte fertilización para compensar unas plantas potenciadas que chupan los nutrientes del suelo en muy poco tiempo. Estos costes sólo son asumibles para los cultivos extensivos, pero no para el pequeño labrador.\r\n\r\nPor no hablar de que hay una diferencia obvia entre un transgénico al que le insertan un gen que nunca hubiese aparecido naturalmente y la selección de especímenes.\r\n\r\nOtro problema de los transgénicos está precisamente en la propiedad de las semillas. Si tu vecino planta transgénico y poliniza tu cultivo estás jodido porque te ha contagiado la genética y 1- tu genética contiene genes que no tendría naturalmente, has fallado en tu objetivo de selección. 2- te puede caer una multa del copón como alguien detecte el marcador genético de la empresa de las semillas de tu vecino que ha polinizado tu campo. 3-destrozamos la biodiversidad al centrarnos sólo en las semillas genéticamente modificadas. 4-Porque cedemos la soberanía alimentaria a cambio de un único criterio: La rentabilidad. Y para finalizar, 5-básicamente estamos limitando la libertad personal de cultivar al depender de un sistema tecnológico para algo tan simple, y necesario, como es enterrar una semilla, que debería poder hacerlo cualquiera y autoreproducir esas semillas de la misma manera que se ha hecho durante miles de años sin depender de una empresa que te venda la genética sino una que tu mismo selecciones y que tu mismo adaptes a tu propio lugar.

    • miguel angel 5 Julio, 2016 at 19:16 #

      que españa no produce transgenicos???’de donde sacaste semejante estupidez??

    • Sara 7 Julio, 2016 at 0:30 #

      No tienes ni idea. Informate antes de fingir saber.

  2. Charles 5 Julio, 2016 at 17:31 #

    Resumen: Publi-reportaje sobre transgénicos

  3. OBIS 5 Julio, 2016 at 18:15 #

    Las zanahorias moradas son 20 veces más poderosas para la salud que las zanahorias color naranja\r\nhttp://www.vitasalud.com/zanahoria-morada-beneficios-propiedades/

  4. Camino a Gaia 5 Julio, 2016 at 18:44 #

    ¿Y para eso necesitan hacer campaña contra Greenpeace mientras dejan el sacrosanto modelo económico intocable?\r\nLa revolución verde de Norman Borlaug es una estafa que lleva al colapso global alimentario. La razón es tan sencilla como evidente: el aumento de rendimientos por hectárea y hora trabajada se hace a costa de un consumo de energía desorbitado, procedente de unos combustibles fósiles que comienzan su declive. En los análisis se sustituye la energía por su precio, dando lugar a un popurrí de física y economía en el que se insertan todos los dogmas neoliberales. La agricultura industrial lleva a rendimientos donde se obtiene una caloría por cada diez invertidas. Hemos pasado el pico del petróleo y a cada nueva subida de precio empezaremos a ver revueltas por todo el globo. Otra persona podría alegar ignorancia de la Termodinámica. El entrevistado no.

  5. santaklaus 5 Julio, 2016 at 19:34 #

    Si Monsanto anda de por medio esto es una porquería. A Moinsanto le importa una mierda la salud, la alimentaciñon o el hambre. A Monsanto solo le importa una cosa: el dinero. Aunque envenenen a la población.

  6. Cepillo Grande 5 Julio, 2016 at 23:15 #

    LABUIGA no tienes ni idea. Menudas barbaridades. Hay que tener más conocimiento para opinar.

  7. manuel 5 Julio, 2016 at 23:16 #

    Casi todo el maiz que se cultiva en España es transgenico. La revolucion verde ha permitido que millones de personas se puedan alimentar de forma barata. Ah bueno, si eres un pijo que nunca lae ha faltado de nada en lamesa y se puede permitir comprar comida ecologica es otra cosa

    • Sara 7 Julio, 2016 at 0:40 #

      Hay alimentos de sobra en el mundo. Cada año se tiran toneladas de alimentos en paises del “primer mundo” y una gran parte de lo producido se destina a la alimentación del ganado (que no nos falte de ná). Esto sólo es una justificación, un parche para evitar ahondar en un problema de reparto de recursos y una excusa para aumentar la distancia que nos separa. Para que poner a su alcance una dieta correcta, metamosle vitaminas al arroz, basemos su dieta a 1-3 alimentos, y acallemos nuestra conciencia mientras rematemos sus acuíferos con cultivos de intensivo basados en el abuso de agroquímicos.

  8. Sebas 6 Julio, 2016 at 9:25 #

    Está mal traducido. Dentro de 10 años no habrá 1 billón más habitatnes en el planeta como dice el artículo. Lo que los ingleses llaman ‘one billion’ son 1.000 millones para nosotros.

    • Redacción
      Redacción 6 Julio, 2016 at 9:52 #

      Tienes razón, se nos escapó. Ya está corregido, gracias 🙂

  9. monsanto 6 Julio, 2016 at 21:30 #

    Selección natural si pero no privatización y negocii

Deja un comentario