" />
Bruce Lipton
2 COMENTARIOS

Bruce Lipton, biólogo celular

Espiritualidad y ciencia son perfectamente compatibles

Bruce Lipton(*) no ha sido el primero en romper una lanza a favor de la unión de ciencia y espiritualidad, pero muy posiblemente sí que haya sido el primero en hacerlo desde el enfoque científico. Buscando información sobre el doctor Lipton en Internet la mayor parte de los artículos y vídeos que se encuentran provienen de portales bastante “new age”. De hecho nos vemos con él para la entrevista en Madrid cuando asistía al III Congreso de Conciencia Cuántica (al que también asistía como ponente el físico teórico Amit Goswani), celebrado los pasados días 23 y 24 de mayo. Sin embargo, como buen científico, al hablar respalda cada afirmación con datos y experiencias documentadas.

Lipton pasó de ser reputado y agnóstico biólogo celular, de formación darwinista e investigador avezado en temas de genética (fue uno de los pioneros en la investigación con células madre), a considerar seriamente la posibilidad de que existiera cierta inteligencia en la estructura de la Naturaleza, y a desafiar el status quo imperante en la ciencia, donde los genes eran los responsables de todo: si eras rubio o moreno, pero también si eras violento, depresivo, afable o si creías en Dios. Todo eran actitudes determinadas por los genes, y Bruce Lipton descubrió (y demostró) que no. Sus postulados a partir de entonces han supuesto una verdadera revolución en la forma de concebir la relación entre mente y biología, así como se han convertido en una referencia para numerosos estudios posteriores que respaldan sus conclusiones sobre la mayor importancia que tienen las creencias, por encima de la genética, en el desarrollo de enfermedades o en la curación.

TNL: A Darwin se le atribuye la frase “En la larga historia de la Humanidad (incluso de la especie) son aquellos que aprenden a colaborar y a improvisar los que tendrían más posibilidades de prevalecer”, ¿cree que los darwinistas pueden no haber interpretado del todo bien a Darwin?

Hay una segunda frase que habla de la supervivencia del más apto en la lucha por la vida. El concepto del más apto y el más fuerte hace referencia a la competencia, y la gente piensa que la evolución es competencia. La primera frase habla de cooperación, y la mayoría de la gente la desconoce. Sin embargo la nueva ciencia ha descubierto que la cooperación es más poderosa que la competencia.

La competencia genera violencia y guerra, y eso otorga un papel muy importante a la cooperación. En África hay un millón de personas muriendo de hambre entonces, según la lectura que se hace de Darwin son más débiles y no más aptos, entonces no importa lo que les pase, y eso es consecuencia de esa teoría. Ese es un ejemplo de por qué esa parte de la teoría está mal. Si cojo a Darwin y lo aplico a la política lo que obtengo es el nazismo, y ya se pueden ver los resultados. Pero sí, la mayoría de la gente recuerda lo de la competencia, pero no lo de la colaboración, eso se ha olvidado.

TNL: Si pensamos en la cooperación celular dentro de un organismo, ¿podemos por extensión hablar de que la evolución en el ser humano sería que la humanidad se comportara como una unidad, igual que un organismo?

Sin duda, al 100%. Un humano es como la célula de un cuerpo más amplio llamado humanidad, y estamos evolucionando hacia un súper organismo. El concepto Humanidad es el de un solo organismo compuesto por 7.000 millones de seres humanos, y un elemento importante de esta evolución es Internet, que se comporta como un sistema nervioso que puede comunicar esos millones de células en una sola. Hay 50 trillones de células en un cuerpo, y hay un concepto generalmente desconocido: que todas las funciones del ser humano están presentes en casi todas las células del cuerpo. Son la respiración, la digestión, la reproducción… Casi todas las células tienen todas las funciones del sistema al completo. Una célula es un humano en miniatura, y solemos pensar que la célula es inferior a nosotros, que el ser humano es inteligente y que debajo del ser humano no hay nada; pero las células nos componen a nosotros, por lo que deben ser muy inteligentes. El futuro de la humanidad se resuelve en un campo de la ciencia llamado Biomimesis, que es una ciencia que estudia el comportamiento de las células y tratar de hacer lo que ellas hacen.

También es importante saber que un virus no puede empezar a actuar en un organismo si el sistema inmune está sano. El 90% de las enfermedades del planeta se deben al estrés, y la razón es que el estrés causa dos cosas: lo primero es que apaga el crecimiento celular. Estamos hechos de 50 trillones de células, y cada día perdemos de forma natural cientos de billones en el simple proceso de vivir. El estrés no las recupera, el crecimiento (y lo que implica) se detiene, y por eso es que empiezas a enfermar. Lo segundo es que apaga el sistema inmune. Curiosamente, cuando se transplanta un órgano externo de un donante se le dan al receptor hormonas del estrés (adrenalina y cortisol), y eso previene que el sistema inmune rechace el órgano porque de alguna manera se apaga. Las dos razones por las que se paran el crecimiento y el sistema inmune es que usas para otra cosa energía destinada a crecer y estar protegido. Si en la antigüedad te perseguía un tigre necesitabas toda tu energía para salir corriendo, por eso el organismo apagaba el sistema inmune y el de crecimiento mientras te ponías a salvo del tigre. Luego, al irse el tigre todo se restablecía, pero ahora el estrés es 365 días al año, 7 días a la semana, las 24 horas al día, y el cuerpo no está diseñado para ese estrés crónico.

TNL: ¿Existen creencias buenas o malas? ¿Con qué tienen que ver?

Hay que aclarar lo del sistema de creencias, no es algo que tenga que ver con los conceptos new age. Hace 48 años yo estaba trabajando con células madre embrionarias (embryonic stem cells) e hice un experimento muy simple. Tomé una célula embrionaria, una sola, y la puse en una placa de petri. La célula comienza a dividirse cada 10 horas, así tenemos 2, 4, 8, 16… y en una sola semana hay 50.000 células, todas genéticamente idénticas, de un solo padre. Ahora divido esas células en tres petris distintas. Tres grupos genéticamente idénticos. Luego les puse un caldo de cultivo con una química semejante a la sangre para que crezcan. Varié la química en cada uno de los platos así, al poco tiempo en una de ellas apareció músculo, en la otra hueso y en la otra grasa. La pregunta entonces es, ¿qué controla el destino de la célula? No son los genes, es el ambiente, el entorno.

Ahora, respondiendo la pregunta de las creencias; tú te miras en el espejo y dices: “Soy un solo organismo”, pero eso es un error de interpretación, porque estamos hechos de 50 trillones de células. La célula es un organismo y el ser humano una comunidad de células. Un ser humano es una placa de petri cubierta de piel y, en ella, el caldo de cultivo es la sangre, con 50 trillones de células dentro. Del estudio de esas células en la petri, y de la química del caldo de cultivo, se ve qué controla el destino de la célula. En el ser humano es la sangre, y la química del cuerpo controla el destino humano. ¿Y quién controla la química? Lo hace el cerebro según la interpretación que la mente hace del mundo. Si abro los ojos y veo a alguien que amo, la mente le dice al cerebro que libere los químicos del amor, y uno de ellos es la hormona del crecimiento. Si la añades en la petri, esa hormona del crecimiento, las células crecen hermosamente, por eso cuando una persona está enamorada irradia esa hormona, y el brillo se ve en los ojos. Pero si la misma persona abre los ojos y ve algo que le asusta, libera diferentes químicos, como la hormona del estrés. Es una respuesta del cerebro a causa de una mente asustada. Si pongo la hormona en una petri las células dejan de crecer y empiezan a morir. El miedo mata realmente. La imagen en la mente (**) crea químicos que están conectados desde el cerebro para que vayan a la sangre, controlando la genética y el comportamiento de la célula.

Una creencia entonces es una percepción o un pensamiento que hace que la química pase del cerebro a la sangre. Una creencia positiva causa un crecimiento sano y la negativa apaga el crecimiento. Así, cuando cambias la creencia cambias la química en tu sangre, que controla la genética y el comportamiento.

TNL: Eso está muy bien, pero ¿realmente puedo controlar mi mente?

Absolutamente. Puedo cerrar los ojos y visualizar la imagen que quiera. Yo hace años daba clases en una facultad de Medicina, y entonces no se podía mencionar la palabra “mente”, porque la mente no era ciencia. Ahora la mente está de regreso a la ciencia, y esa nueva ciencia es la epigenética. En la genética tradicional tus genes te controlan, tú no eliges los genes, así que somos víctimas de nuestra herencia: tienes cáncer en tu familia, piensas que tienes el gen y te da cáncer. La epigenética significa “arriba” o “encima” de los genes. El control epigenético es un control por encima de los genes. La fuente de ese control es mente y cerebro. De ahí el efecto placebo (***).

TNL: Cuando usted comenzó a hablar de epigenética esa idea era casi una locura, ¿cómo ha cambiado desde entonces la ciencia al respecto? ¿Cree que sus trabajos han dado motivación a otros científicos para investigar en ese campo?

Sí, sin duda. Eso fue hace 48 años. Antes de eso no existía la palabra epigenética, que es una palabra que aparece en 1990, pero yo hablaba de esto ya en el 67. Hay un buen ejemplo sobre eso, basado en un libro de Anita Moorjani titulado “Morir para ser yo”. Fue un bestseller. Ella tuvo cáncer linfático 4 años, y en la última semana de su vida el sistema se le apagó y la intubaron. Estaba tan delgada que los tumores se veían a través de la piel. Entró con coma. Cuando los pacientes en este estado entran en coma es el final. Tuvo lo que llaman una experiencia fuera del cuerpo, y entendió cómo los conflictos de su vida generaron la enfermedad. Entonces “le dieron” la opción de morir o de regresar al cuerpo. Ella no quería regresar a un cuerpo enfermo y que se moría, pero pensó en su marido, que lo había dado todo por ella, que abandonó su trabajo para cuidarla y pensó en lo mucho que lo dañaría si se fuera, así que decidió regresar, pero al hacerlo ya lo veía todo de manera diferente. Una semana después de despertar del coma el 70% de su cáncer había desaparecido, y poco después el 100%. Según los doctores estaría muerta, y fue una diferente forma de pensar y comprender lo que cambió. Fue un caso muy famoso, que se dio en apenas dos semanas, de lo que llaman “remisión espontánea”, pero es un buen ejemplo porque existe mucho dato médico de su caso.

TNL: ¿Cree que algunas de las cosas englobadas dentro de la pseudociencia o la new age podrían descartarse definitivamente o confirmarse si alguien se atreviera a investigarlo con rigor científico?

Sí, pero es complicado en algunos casos, y hay una razón: la medicina está controlada por las farmacéuticas, pero si puedes sanarte sin usar las medicinas… Muchos piensan que son amigos, pero son corporaciones que hacen dinero de gente enferma, si sanas no hacen dinero. Como experiencia personal puedo contar que tienen unos fármacos y drogas muy efectivos, pero no los usan, porque en la industria farmacéutica si curan a alguien venden una vez la droga y se acabó. Además, ellos son los que influyen en la investigación médica y en la medicina. Es el caso de las estatinas y otras drogas para el colesterol, que sólo ayudan al 3% de la gente y al 97% restante no le sirve. Sólo a los que ya están que se mueren de colesterol les ayuda. El 20% de los que toman estatinas tienen malos efectos secundarios, y sólo ayuda al 3%, y sin embargo es una prescripción para toda la vida. Son como un camello con receta, no ayuda, y son datos de ciencia.

TNL: ¿No considera peligroso afirmar que es mejor cambiar de forma de pensar que tomar medicamentos?

Iatrogenia significa que vas a un doctor por un problema A y te mueres del problema B que es generado por el tratamiento. Es la enfermedad por tratamiento médico. En USA, que es como en todas partes, esa enfermedad conforme a la comunidad médica era la 3ª causa de muerte “según estimaciones”. Cuando un grupo de personas pidió cifras reales y no estimadas resultó ser la 1ª causa de muerte, y aún así, aún siendo sólo la tercera era demasiado. La lógica aquí es que si la medicina sabe lo que hace, cómo puede ser la primer causa de muerte, y sigue estando todo bajo el control farmacéutico. Hay un interesante estudio de la doctora Bárbara Starfield al respecto.

TNL: ¿Puede cambiar la humanidad como conjunto biológico si cambiamos, a mejor, nuestros valores éticos?

Todo cambia. Nuestra vida es una expresión física de nuestra mente. Así que una cultura es creada; es un ser (o sistema) de creencias. Cuando cambiamos una creencia toda la cultura alrededor podría cambiar. Antes creíamos la verdad de la Iglesia y cuando queríamos respuestas íbamos al hombre de la sotana negra. Ahora, cuando queremos respuestas vamos a la ciencia, al hombre de la sotana blanca. Antes quemaban mujeres acusadas de brujas y era una celebración que todo el mundo iba a ver, y en ese sistema de creencias era bueno. Ahora tenemos un nuevo sistema de creencias y eso es un cambio. Las creencias han cambiado porque es la creencia lo que da el carácter a la civilización. Las civilizaciones cambian. Antes había animismo, luego vinieron nuevas creencias politeístas y luego aparece el monoteísmo; y ahora creemos en cosas más materialistas, es un materialismo científico que cree más en lo físico que en lo espiritual, porque primero cambia la creencia y luego cambia la civilización. Me hablas (me puedes hacer esta entrevista) ahora porque hay nuevas creencias que están cambiando el mundo. Lo que se llama cultura creativa es un grupo dentro que piensa diferente, y cuantos más entran en el grupo… son las semillas que crearán una nueva civilización.

TNL: Hay estudios de Administración de Empresas que afirman que para cambiar una población sólo hay que cambiar al 5%…

Hace un tiempo (****) se hizo un experimento sobre la meditación. Se cogía a un grupo de gente para pensar en una idea positiva y desciende el nivel de violencia, y cuando detienen la meditación la violencia regresa. Era un pequeño porcentaje de personas, el 1% de la raíz cuadrada de la población, así que tomas el total de la población, sacas las raíz cuadrada y tomas el 1%, y eso es el número de personas que pueden cambiar toda una cultura, y hay muchos estudios sobre eso.

TNL: Se suele confundir erróneamente espiritualidad con la religión o con cosas como el neomisticismo. Poniendo el sentido de la espiritualidad fuera de todo eso, ¿cree que es incompatible con la ciencia?

En física cuántica se habla de una energía que hay alrededor de la partícula, es lo que se llama “el campo”, y según explicaba Einstein el campo es el único agente gobernante de la partícula, y es materia como nosotros. En física cuántica la energía conforma la realidad  física. Si se define campo diremos que son las fuerzas invisibles que influyen sobre el cuerpo visible. Y la definición de espíritu es: “fuerza invisible que influye sobre lo físico”. En física cuántica campo y espíritu son lo mismo, pero el espíritu no tiene una ciencia. Sin embargo la física cuántica sí es una ciencia y la física cuántica está soportada sobre la espiritualidad. Son perfectamente compatibles.

 

(*)Bruce Lipton nació el 21 de octubre de 1944 en EE.UU. Se doctoró en Biología Celular en 1972 por la Universidad de Virginia y ha sido profesor e investigador en varias universidades dentro y fuera de EE.UU. Su libro “La biología de la creencia” recibió en 2006 el premio al mejor libro de ciencia por la USA Book News, que se considera una publicación revolucionaria dentro del campo de la biología moderna. También ha recibido el premio Goi de la Paz en 2009, en Tokio.

(**)Hay estudios que revelan que cuando imaginamos algo se genera la misma respuesta desde el cerebro al organismo que cuando lo vemos o sentimos en la realidad. Si no prueba a imaginar que te comes un limón y mira el tiempo que tardas en que tu boca empiece a salivar. Aquí un ejemplo.

(***)Hay artículos muy interesantes sobre este tema en castellano publicados por ABC o El Pais, pero como les sienta mal que les enlacen, será mejor que los busquen ustedes. Aquí tienen uno bastante interesante que pueden consultar si lo desean de medios menos deseosos de que no les lean; o este otro del programa Redes.

(****) Experimento realizado en Washington D.C. en 1993. Participaron 4.000 personas. Una explicación del experimento aquí.

Entrevista realizada en colaboración con Roberto Díaz, traductor e intermediario en la concertación de la cita para este encuentro, que se viene gestionando desde hace casi un año.

2 Responses to Espiritualidad y ciencia son perfectamente compatibles

  1. Humberto Jimenez Vargas 27 Mayo, 2015 at 1:13 #

    Ciencia y Religion deben estar de acuerdo ,la espiritualidad es un reflejo del alma .

  2. francesca 24 Marzo, 2016 at 10:02 #

    El reconocimiento de lo espiritual como realidad dentro del ser humano ..como energía o no materia es el primer paso

Deja un comentario