" />
0 COMENTARIOS

Ryan Stanley, cofundador de Bloombees

Con el instant commerce no sería necesario contratar un marketplace

Hace algunos años, tener una página web era un lujo al alcance sólo de unos pocos. Luego las cosas cambiaron, y actualmente existen servicios que permiten a cualquiera crear su propia página web de empresa con unos sencillos pasos. Sin embargo, cuando tu negocio es pintar cuadros o fabricar muebles, en tu cabeza no está necesariamente la estructura que debe tener una página web, el seo, ni todas las cosas que se pueden o no hacer dentro del site. Quizá por eso muchos pequeños comerciantes vieron en las redes sociales un medio más que aceptable para dar a conocer sus creaciones.

Ryan Stanley, cofundador de Bloombees, explica cómo las empresas invierten habitualmente  en medios publicitarios tradicionales como la radio, la televisión o la prensa, a pesar de que las redes sociales son una de las formas más económicas y rápidas de difundir los mensajes y productos de los usuarios. A través de las redes sociales los comercios se dan a conocer, interactúan con los potenciales clientes, muestran sus creaciones, trabajan su imagen de marca y tejen su red de contactos, sin embargo, a la hora de vender, tienen que redirigir a la persona interesada a la web (si es que tiene pasarela de pago) o al marketplace para formalizar la compra. Stanley plantea entonces la siguiente cuestión: «¿Por qué tengo que regalar un cliente al marketplace o a Amazon?«

Instant commerce, el nacimiento de un concepto

¿Qué pasaría entonces si pudiéramos comprar directamente a través de las redes sociales? En este punto es donde nace el concepto de Instant Commerce. Para Stanley «los comerciantes están mal habituados a que todos los sistemas que encuentran para vender sus productos a través de Internet suelen ser marketplace«, pero Bloombees no es un marketplace. «El mejor marketplace está en las redes sociales de los comerciantes, donde estos ya han creado una red de interesados en sus productos; nadie va a vender como ellos«.

«La cuestión -dice Stanley- está en poder abrir la vía de compra directamente desde las redes sociales«. Si alguien está viendo algo que le gusta en Pinterest o en Instagram, se trata de no redirigirle a la tienda, a Amazon o al marketplace, sino darle la posibilidad de que lo compre en ese momento desde ese mismo lugar, eso es el instant commerce. Los marketplace están diseñados para retener al cliente, ofrecerle otras opciones de compra, sugerirle productos relacionados… Clientes que el pequeño comerciante ha estado creando casi artesanalmente, con fuertes acciones de marketing en sus redes sociales, subiendo fotos, comentarios, etc., así que ¿por qué ir a otro lugar a comprar?

«La tranformación de la economía tradicional al instant commerce consiste en usar el poder de la prescripción, los influencers y las recomendaciones de familiares y amigos«, apunta Stanley, porque «estamos más inclinados a comprar algo cuando nos lo recomienda un amigo cercano, y eso es justamente lo que pasa en las redes sociales«.

Muchas pymes y autónomos comienzan a promocionarse a través de las redes sociales, pero aspiran a la web con pasarela de pago. Con Bloombees no haría falta. Apunta Stanley que «hay quien ha creado la pasarela de pago y luego se ha quedado sólo con Bloombees«. Pero en el caso de que se mantengan ambas vías de venta, la plataforma ofrece un botón de compra que se puede añadir a la web existente que recoge los productos de la web y permite hacer la compra con las mismas prestaciones y rapidez que en las redes sociales.

Cómo funciona Bloombees

Bloombees es una aplicación ideada para hacer venta directa desde cualquier red social. Stanley explica que su enfoque principal son las pequeñas empresas, autónomos y emprendedores, aunque también hay grandes empresas como el Real Madrid o Adidas que se han sumado a la plataforma. Lo único que hay que hacer es bajar la app y crear la cuenta, algo que no dura más de 3 minutos. A partir de entonces se suben los productos que se quieren vender, se meten las descripciones y se especifica en qué redes sociales se quieren publicar. Para que aparezca en todas ellas sólo hay que pulsar un botón. Tanto la imagen publicada como el texto llevan un link embebido que conduce directamente al proceso de compra. «Así que si alguien ve algo que le gusta puede comprarlo en ese mismo instante«, dice Stanley.

La app lleva «de serie» una interesante selección de funciones: incluye más de 20 sistemas de pago y pasarelas internacionales. Stanley señala la importancia de aprovechar que no existen fronteras en las redes sociales para vender en otros países. Esta es una de las razones por las que Bloombees incorpora diversos métodos de pago, multi-divisa, multi-idioma y traducción instantánea. «Hay países donde la mayoría de las personas hacen sus compras online como Rusia, ¿por qué perder la oportunidad de vender en ese mercado?«, apunta Stanley.

https://www.youtube.com/watch?v=EHsnahXwvZo

Dada la desconfianza que todavía suscitan en el usuario las compras a través de plataformas nuevas, también va incluido en el paquete un servicio similar al de PayPal, que cobra instantáneamente al comprador, pero no realiza el ingreso al vendedor hasta que el comprador no confirma que todo está correcto. De esa forma tanto el comprador como el vendedor tienen «un 100% de protección, y un 100% de garantía de devolución«.

El acción del comerciante es fundamental para que la plataforma funcione. Una vez que el producto se ha subido hay que moverlo en redes sociales. «Los que comparten sus productos a menudo suben en ventas. Los que suben el producto y sólo lo comparten una ves no logran el mismo resultado«, asegura Stanley. Por eso la compañía está trabajando en añadir una serie de funcionalidades que faciliten el proceso de compartir los productos con más frecuencia. Si beneficia al comerciante beneficia a Bloombees. Como Señala Stanley, «si él no vende nosotros no ganamos, porque no cobramos una mensualidad por la app como en los marketplace, sino el 10% sobre el producto que se vende«.

El artesano de los muebles, el artista, la tienda de ropa, la librería… todos ellos son expertos en su sector, pero no necesariamente en marketing o ventas. En un futuro bastante cercano, quizá sólo un par de meses, Stanley asegura que van a incluir funcionalidades que ayuden a los comerciantes a desarrollar mercado aunque no tengan seguidores en las redes sociales e, incluso, de conectar con otros mercados. Ahora mismo Bloombees está disponible en español, inglés, ruso y polaco, pero en unos días también se encontrará en italiano, francés, alemán, holandés y otros idiomas más.

¿Cómo facilitar además que los vendedores lleguen a otros mercados con mejor servicio? Después de efectuar la venta toda hacer llegar el producto al comprador. Aunque no son proveedores de logística, sí que disponen de acuerdos con empresas de logística para facilitar un servicio puerta a puerta a cualquier parte del mundo. Si el vendedor ya cuenta con su propio proveedor no hay problema pero, si no, lo puede ofrecer a través de la plataforma.

Dentro

La plataforma ha sido desarrollada al 100% por Bloombees «después de más de 2 años de trabajo de desarrollo«, explica Stanley. Es una forma eficaz de no depender de terceros para avanzar en el desarrollo. Dado que se maneja gran cantidad de datos personales, el tratamiento, almacenamiento y gestión de los datos bancarios no lo hace Bloombees, sino que se derivan directamente a los proveedores bancarios.

«Trabajamos con los mejores bancos del mundo y plataformas financieras que operan en Dubai, Amsterdam y Londres. Tenemos acuerdos directos con los sistemas de pago que integra la plataforma y podemos ofrecer a nuestros clientes tanto en ingreso directo en su cuenta bancaria, como el pago por PayPal, la tarjeta de prepago u otros métodos para retirar el dinero de sus ventas», apunta Stanley.

En la cabeza de esta compañia, como cofundadores, hay tres personas de perfiles muy complementarios. Por un lado está Erlan Seisem, antiguo director de uno de los bancos más grandes de Kazajistán, «que entiende la relación entre los bancos, los sistemas de pago y los consumidores. Por otro está Adrián Martínez, experto en big data, y gran conocedor del uso de la tecnología para el análisis financiero. Finalmente, el propio Ryan Stanley ha fundado varias startups y es experto en business influence.

Ahora, con 35 personas trabajando en las oficinas de Madrid, están a punto de abrir sucursal en Polonia y prometen, avanza Stanley, anunciar novedades en la plataforma antes del verano.

No comments yet.

Deja un comentario