" />
0 COMENTARIOS

Hablamos con Alfred Batet, Global Manager en SIMON

SIMON 100: cómo hacer que los enchufes miren al futuro

No hay muchas empresas industriales españolas que lleguen a celebrar su centenario. Unas por absorciones y fusiones, otras, lamentablemente, por cierre, el caso es que mantenerse durante 100 años no es que sea sencillo. Pero el fabricante español SIMON puede presumir de haberlo logrado. Y de llegar a tan longeva edad con un buena salud financiera y productiva. Y lejos de mantenerse invariable en un mercado tan tradicional como el de la fabricación de material eléctrico, SIMON ha sabido evolucionar y adaptarse a los tiempos modernos en múltiples aspectos. Una prueba de ello es la gama SIMON 100 lanzada para celebrar el centenario de la marca, y que incluye funcionalidades de gestión inteligente, control remoto, y un sistema modular y flexible con elementos adaptables prácticamente a cada necesidad. La gama SIMON 100 destaca por sus elementos de control, como lámparas y enchufes de red, pero cuenta con un amplio conjunto de módulos de conexión, Ethernet, USB, RJ45, HDMI, por no citar más que algunos de los más conocidos. Con un formato estándar en cuanto a dimensiones, lo que le permite adaptarse a cualquier instalación previa, la gama aporta un buen número de soluciones apropiadas para la moderna vida digital. Y es que no sólo cuenta con elementos controlables desde una App, sino conexiones, como alimentador de 5 voltios en formato estándar USB o conectores HDMI o RJ45 (Ethernet) que cada vez con mayor número se necesitan en nuestros hogares.

A punto de partir de viaje, con la maleta en una mano y el teléfono en la otra, entrevistamos a Alfred Batet, Global Manager, Digital Strategic Business Unit en SIMON, para que nos explique la gama y nos comente la historia del fabricante.

TNL: SIMON cumple 100 años de existencia ¿cómo fue el nacimiento de la empresa y su evolución a lo largo de este siglo?

La empresa SIMON nace en 1916 en Olot (Girona) de la mano de Arturo Simon, lampista de profesión. La escasez de material eléctrico durante la Primera Guerra Mundial en toda Europa provocó que SIMON empezase su actividad en un pequeño taller fabricando portalámparas de cerámica y madera. En 1950 inaugura su primera fábrica de material eléctrico y, a lo largo de esa década, comienza la fabricación de interruptores para empotrar, entrando así en el mercado de la obra nueva.

simon-1925-fabrica-calle-pare-rocaInterior de la fábrica de SIMON en la calle Pare Roca, 1925.

En los años 60, SIMON entra en el mercado de la iluminación urbana con la adquisición de la empresa IEP, en los años 80 empieza el proceso de exportación, en los años 90 introduce la domótica en España y, a finales de los 90, comienza la internacionalización de la compañía con la apertura de filiales. En 2012, SIMON entra en la iluminación interior aprovechando el cambio a la tecnología LED. También en 2013 se crea la empresa FLUVIA dedicada exclusivamente a la iluminación interior de diseño de alta gama.

Actualmente, SIMON es un gran grupo empresarial formado por 3.800 personas en todo el mundo, que tiene implantación propia en 18 países, 10 de ellos con centros productivos, presencia internacional en 93 países y una facturación de 304 M€.

Nuestra última gran apuesta ha sido el lanzamiento de Simon|100, un interruptor de instalación tradicional que gracias a las posibilidades que ofrece el Internet de las Cosas (IoT) puede convertirse en inteligente, y que marcará los futuros cien años de la compañía. Gracias a esta novedad, los espacios pueden digitalizarse y crecer con el usuario. Aprovechando la experiencia de SIMON en el campo de los elementos clásicos, y manteniendo con ello los formatos físicos conocidos, se ha creado toda una serie de elementos que incluyen avanzadas posibilidades. Es decir, se aprovechan las infraestructuras eléctricas actuales, como las cajas de interruptores en la pared, para potencialas con nuevas funcionalidades sin tocar el resto de la instalación. En la mayoría de los casos, puede sustituir de forma sencilla a los elementos convencionales existentes actualmente en el hogar. Es, además, una serie que puede ir evolucionando, con lo que se irán añadiendo nuevos elementos en un futuro.

TNL: ¿En qué momento, cómo y porqué se decidió lanzar la empresa hacia el exterior? Actualmente está en 18 países, 10 de ellos con centros productivos, presencia internacional en 93 países.

Alrededor del 60% del negocio de SIMON está en el extranjero. SIMON empezó su andadura en mercados internacionales en 1987 cuando la compañía decidió invertir en el mercado marroquí. Desde este momento, hicimos la apuesta por la internacionalización que sigue siendo clave para nosotros.

simon-1943-fabrica-sant-andreuFábrica en Sant Andreu, 1943.

En SIMON esperamos seguir creciendo, como lo hemos hecho hasta ahora, para continuar ofreciendo productos y soluciones que se adapten a las necesidades de nuestros usuarios y saber responder ante ellas, sin olvidar la esencia y valores de la compañía que nos han acompañado en nuestra trayectoria empresarial centenaria.

TNL: Sois una empresa pionera en salir al mercado exterior, por el momento inicial de salir fuera de España, con todo lo que ello conlleva de cumplir normativas muy diferentes. ¿Supone esto un problema a la hora de diseñar productos nuevos?

Aunque los sistemas son muy diferentes en cada país, el tener presencia en 93 países hace que se tenga una visión muy cercana de cada mercado. Con ello, se ofrecen soluciones y productos locales adaptados a cada mercado. No podemos hacer enchufes o interruptores universales, pero se aprovecha el conocimiento general para adecuarlo a cada mercado concreto.

TNL: ¿Cuánto tiempo llevó de desarrollo de la gama SIMON 100 y cómo fue el proceso?

Realmente fue una mezcla de múltiples factores. Hace cuatro años nos planteamos que había que hacer algo especial para el centenario, y se planteó un símbolo de qué mostrar dónde está SIMON y hacia dónde va. Así que nos planteamos cómo sería el interruptor del futuro desde el punto de vista de SIMON. Aunque en mi caso ya hacia como medio año o incluso un año antes que ya estaba mirando posibilidades, lo cual facilitó mucho el trabajo. De no ser así, posiblemente no hubiéramos llegado a tiempo.

Después de más de cuatro años de investigación y desarrollo, estamos muy satisfechos con Simon 100, una colección innovadora y versátil que además conmemora el centenario de nuestra compañía. Con esta nueva serie hemos logrado que los espacios abran una puerta al futuro, ya que permite añadir funcionalidades y experiencias a medida que el usuario las necesita, por lo que la instalación crece con él.

TNL: Dado que la serie 100 supone un importante cambio respecto a la gama tradicional, ¿se necesitó ayuda externa para llevarlo adelante? ¿Algún estudio de ingeniería externa o todo equipo interno?

Afortunadamente en SIMON disponemos de un equipo de profesionales preparados que nos han permitido crear Simon|100 tanto a nivel de funcionalidades como de diseño. De hecho, nuestro trabajo y esfuerzo en este último lanzamiento se han visto reconocidos con los III Premios del Salón Internacional de Materiales, Técnicas y Soluciones Constructivas (CONSTRUTEC) a la Innovación y la Eficiencia en la categoría de Instalaciones Eléctricas, galardón del cual nos sentimos muy orgullosos.

simon-fabrica-olotFábrica actual de la compañía en Olot.

TNL: Leyendo la descripción de la gama, veo que, además de electrónica y programación, e IoT, hay también mucho saber hacer de mecánica, que supongo proviene de vuestra larga experiencia en los sistemas tradicionales. ¿Aplicáis estas técnicas y habilidades también a la gama convencional o son un elemento nuevo de diseño y fabricación?

Siempre se trata de aplicar focalizar en el usuario, y en el instalador, de manera que uso e instalación sean intuitivos. Por ello la configuración de montaje, así como su uso, debe ser lo más fácil e intuitivo posible. Por ello lo que la relación de piezas basado en estos principios tiene una cierta forma y estructura. Y siempre se persigue este objetivo. En el caso de la SIMON 100 se ha ido incluso un poco más allá, por lo que es una serie que se ha conceptualizado desde cero, desde los marcos a los mecanismos, pasando por los bastidores, con toda la capa tecnológica. Hemos usado nuestros 100 años de experiencia y lo hemos aplicado en esta nueva serie. Y, desde luego, se reaprovecha este desarrollo y se ha mirado cómo incorporar los últimos avances y aprendizaje al resto del portfolio de productos.

En el caso de la SIMON 100 ha sido algo diferente, porque el SIMON siempre nos hemos enfocado en la facilidad de instalación y uso, mientras que los componentes técnicos no eran tan importantes, mientras que en la serie 100 la estética ha sido resultado de la parte más íntima del proyecto.

TNL: ¿Se pensó la gama SIMON 100 tan amplia desde el principio o el proyecto fue aumentando a medida que se iba desarrollando y creando elementos?

Esta serie tuvo una particularidad en la fase de concepto inicial en la cual se dedicó mucho tiempo, para luego avanzar más rápidamente en el diseño de los diferentes productos que la componen. Por lo tanto, es una serie muy pensada desde el comienzo. Simon 100 es una serie que crece con el usuario a nivel de funcionalidades. Hemos ido incorporando soluciones y mejorándola a medida que la íbamos desarrollando.

simon-enchufeDispositivo de la gama Sense desde el que se puede controlar la iluminación, la temperatura y la humedad de la vivienda o la oficina.

TNL: ¿Esto significa que está cerrado el diseño o con idea de que sea una gama dinámica con añadidos futuros según lo vayan solicitando los usuarios?

Nosotros siempre que lanzamos un producto, incluso en gamas más convencionales, procuramos estar muy cerca del mercado, para escuchar posibles mejoras o necesidades que se puedan presentar. Por tanto, tanto en SIMON 100 como en otras gamas, siempre se va ampliando en función de necesidades del usuario. Es decir, que es una cosa viva siempre. Desde SIMON estamos abiertos a sugerencias de los usuarios.

TNL: El canal de distribución de SIMON está acostumbrado a un tipo de productos clásicos. ¿Supone para distribuidores y montadores un gran cambio añadir esta gama avanzada? ¿Cómo se aborda este cambio desde la empresa?

Sabemos que hay una gran inercia a nivel de implantación, pero se ha diseñado de forma que SIMON 100 sea similar a los modelos convencionales. Lo que hemos trabajado en este caso es facilitar la adaptación para los instaladores convencionales, así como el resto de personas de la cadena de venta. Para explicar todos estos nuevos conceptos y que la gente valore todo su potencial se están realizando múltiples acciones formativas, tanto a nivel puntos de venta como instaladores, comercial a nivel interno. Se han creado cápsulas formativas con más de 400 inscritos. Así que en este sentido es una gama que tiene muchas cosas que mostrar y la mejor forma para que lo conozcan es mediante múltiples acciones formativas.

En SIMON hemos considerado siempre la formación como una herramienta fundamental para dar a conocer nuestros productos y soluciones. Por ello, hacemos formaciones periódicas a nuestros equipos comerciales para que puedan saber las novedades y conocer sus particularidades a la perfección y poder aconsejar a distribuidores e instaladores sobre las mejores opciones de material eléctrico. Disponemos también de materiales y catálogos digitales en los que pueden apoyarse y consultar cualquier detalle que precisen.

TNL: ¿Cuántos elementos de la serie SIMON 100 se espera comercializar en el plazo de un año? Estimación en unidades y volumen de ventas.

Es pronto para dar una estimación ya que acabamos de lanzar la serie hace menos de un mes. El Grupo Simon hace públicos sus resultados económicos en febrero (respecto al ejercicio anterior). En 2015 se facturaron 304 millones de euros entre todas las compañías que forman parte del grupo.

No comments yet.

Deja un comentario