" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Textos que ayudan a comprender la mentalidad del antiguo Egipto

3 libros para conocer la civilización egipcia algo mejor

A pesar de la gran atracción que despierta, Egipto sigue siendo un gran desconocido para arqueólogos e investigadores. De hecho, todavía hay quien tiene en su mente la imagen de esclavos movidos a golpe de látigo, arrastrando pesados bloques de piedra para construir templos y pirámides. Las maldiciones, las momia y el culto a la muerte son los conceptos más extendidos entre los que dicen conocer algo de esta milenaria cultura. Eso sin mencionar a los fans de los OVNIs, la magia y las ciencias ocultas.

Los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre la esclavitud en Egipto. Según algunas de las opiniones más extendidas no existía como tal dentro de la sociedad egipcia, sino que se limitaba a los prisioneros de guerra. Las principales fuentes que hablan de esclavitud en Egipto se encuentran en la Biblia, pero parece que arqueólogos israelíes están desmontando poco a poco el valor histórico del libro sagrado. Lo que sí está claro para todos es que las pirámides y los templos no fueron construidos por esclavos, sino por personas libres asalariadas, aunque aún no se tenga ni idea de cómo las levantaron… porque con nuestra tecnología actual nosotros no podríamos replicarla ni siquiera a escala.

En un artículo anterior ya os recomendábamos una selección de 10 libros entre los que se encontraban dos que, sin ser específicamente de Egipto, sí que contenían capítulos o pasajes muy reveladores sobre “el País amado”. Eran “Dioses, tumbas y sabios” de C.W. Ceram y “La Biblia desenterrada” de Israel Finkelstein y Neil Silberman. Este último aclaraba específicamente, y desde el punto de vista de las pruebas arqueológicas, los mitos creados en la Biblia sobre la relación entre egipcios e israelíes.

Desde que el gran misterio egipcio se revelara un poco más, gracias al desciframiento de la escritura jeroglífica por el francés Champollion en 1822, lo que más ha asombrado a los investigadores no es ni su gran conocimiento de ingeniería, ni de medicina, ni de astronomía. Tampoco que sean, a día de hoy, la civilización que ha tenido un mayor grado de igualdad entre hombres y mujeres, más que cualquiera de las sociedades actualmente más avanzadas en derechos. Quizá lo que más asombra y maravilla es la forma en la que entendían el Universo y el mundo, y cómo trasladaban luego eso a su sociedad y a su vivir cotidiano.

Sorprende, por ejemplo, ver que la principal responsabilidad del Faraón era convertirse en el primer servidor de su pueblo (de hecho la palabra que se traduce por “majestad” significa realmente “servidor”) y garantizar que la Justicia (representada por la diosa Maat) prevaleciera en el alto y bajo Egipto. Si un año la crecida no era buena, la culpa era del Faraón, en parte porque no había sabido prever (leer las señales de la naturaleza) y también porque cuando algo no va bien en el país creían que era porque el Faraón no estaba cumpliendo con sus deberes de Justicia y Verdad.

Os vamos a recomendar tres libros que, o bien aportan una visión diferente (y científicamente más realista) a lo que tradicionalmente se conocer de Egipto, o que permiten acercarse a la civilización desde un punto de vista más general, pero completa y muy didáctica.

Antiguo Egipto

Egipto

Este libro, editado por Tikal y traducido de la versión original italiana, escrito por Maria Cristina Guidotti y Valeria Cortese. Una de las cosas que más destacan de este libro es la cantidad y calidad de sus ilustraciones a pesar de estar impreso en un formato relativamente pequeño y poco habitual de 15×18. Realmente está muy bien estructurado, lo que hace que la lectura sea muy clara y entretenida, sin grandes mazacotes de texto corrido.

El libro comienza haciendo un recorrido por la historia de la egiptología y sus grandes hitos. A partir de ahí se sucede cronológicamente desde la época predinástica hasta la conquista árabe, pero intercala hábilmente apartados explicativos sobre la escritura, la educación de los niños, las creencias sobre la vida después de la muerte, la vida en las ciudades egipcias, el ejército o la forma de administración, economía y comercio.

¿Curiosidades del libro? Incluyen el mítico pasaje que cuenta Herodoto acerca del ejército desaparecido de Cambises, enviado para destruir el oráculo de Amón y misteriosamente desaparecido sin dejar rastro antes de llegar a su destino. También añade mapas, una cronología de los periodos y dinastías, un glosario de dioses y términos y, finalmente una relación de las colecciones egipcias más importantes del mundo y dónde se pueden visitar.

El enigma de la piedra

Enigma-piedra

Editado por Ediciones B, está escrito por alguien más conocido en nuestro país por sus novelas históricas que por obras divulgativas: Christian Jacq. Pero no podemos olvidar que detrás de esas novelas hay un doctor en Egiptología por la Sorbona, premiado además por la Academia Francesa por su faceta de investigador. La verdad es que muchas de sus novelas ya aportan una pintura bastante diferente de la comúnmente conocida sobre Egipto, haciendo hincapié en la mentalidad y sentido moral de los egipcios (al menos en sus momentos más esplendorosos).

“El enigma de la piedra” es un texto que trata de acercar el conocimiento de los jeroglíficos a todo el que se interese por ellos sin necesidad de ser grandes estudiosos. Lo que más gustará al lector es la facilidad con la que transmite el sentido que tenía la escritura sagrada para los egipcios. “Para un egipcio -explica Jacq- un jeroglífico es a la vez un “bastón de dios”, sobre el que se puede apoyar en los momentos difíciles de la vida, y una “palabra de dios”, que hay que saber entender”, dado que los jeroglíficos egipcios que designaban los propios jeroglíficos era precisamente un bastón que representa la “palabra” y una pequeña bandera que representa la palabra o la presencia de “dios“.

Jacq explica de forma sencilla la razón por la que determinados jeroglíficos se usan para representar lo que representa. Valga un ejemplo. Casi todo el mundo conoce la imagen de la cruz ansata o llave de la vida egipcia, el famoso Anj (o Ank). Escribe Jacq: “¿Por qué simbolizaron los sabios de Egipto la vida de esta manera? En otras palabras, ¿qué representa este jeroglífico? Se trata de un espejo de cobre, considerado como un metal celeste que “captura” la luz. El espejo, objeto ritual, está relacionado con Hathor, diosa de las estrellas y el amor universal. El Anj es también una correa de sandalia vista desde arriba“. Jacq cuenta a continuación una anécdota que se dio al conversar con el físico Fritjof Capra, que preguntó a Jacq cómo definía Egipto la vida, y le contó lo de la correa de sandalia. Para su sorpresa, Capra le comentó a Jacq una reciente teoría de los físicos para tratar de entender el fenómeno “vida”. Una teoría que los científicos acertaron a resumir como “la correa de sandalia”. Para los egipcios la vida era a la vez el poder de retener la luz del origen y, en el mundo de los hombres, como la posibilidad de dar “camino a los pies”, siempre y cuando se tenga un buen calzado y se ate bien la correa.

Geografía sagrada del antiguo Egipto

Geografia-sagrada

Editado por Longseller y escrito por el antropólogo Fernando Schwarz por la escuela de Antropología de París, así como discípulo de Mircea Eliade y Gilbert Durand. Este es quizá el más profundo de los tres libros de los que hoy hablamos. El profesor Schwarz se adentra en la concepción egipcia de su propio país: el Nilo terrestre como reflejo de ese otro Nilo, el celeste, representado por la Vía Láctea, y en cuya correspondencia se fundaban ciudades y templos, al amparo de determinadas estrellas a las que consagraban sus construcciones. Pero explica que no se trata de algo exclusivo de Egipto; muchas otras culturas han querido ser un reflejo del Cielo en la Tierra.

Dice el profesor Schwarz en la Introducción: “La geografía sagrada es el hilo invisible que une la geografía celeste a la geografía terrestre, el plan ideal al plan real: les da una orientación. Puente tendido entre la geografía terrestre, la geografía sagrada nace de la coexistencia y de la interrelación de estos dos mundos. Para comprender su significado hay que dejarse penetrar por el espíritu de las civilizaciones tradicionales que, viviendo en un mundo mítico, desarrollan una historia mítica en un espacio animado“.

A lo largo de sus siete capítulos se adentra en la mentalidad egipcia, su idea del espacio sagrado y el más allá, el sentido de los dioses y su representación simbólica, el mapa de Egipto, el papel del faraón, el calendario y las fiestas y, finalmente, el reflejo de la armonía en la estructura social y administrativa del país. A pesar de su profundidad el lenguaje permite perfectamente al lector meterse de lleno en la lectura e ir siguiendo las explicaciones de Schwarz.

 

No comments yet.

Deja un comentario