" />
basura espacial
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La ESA podría iniciar su Misión e.Deorbit para limpiar el espacio de chatarra en 2021

¡A por la basura espacial!

La vida útil de los aparatos que se mandan al espacio es limitada. Cuando dejan de funcionar la mayoría permanece ahí arriba, inútiles y potencialmente peligrosos para nuevas misiones espaciales. La basura espacial es un problema, pero también una responsabilidad que se refleja en las normas del derecho espacial. Desde la ESA llevan varios años desarrollando trabajos de monitorización y rastreo de la basura espacial, así como creando planes para sacar de órbita, de forma controlada, algunos de los restos de viejos aparatos, y colocarlos en órbitas seguras, alejadas de las trayectorias de lanzamiento de nuevos satélites y naves.

La Agencia Espacial Europea, según ha informado hoy, está preparando un proyecto llamado Misión e.Deorbit para sacar de órbita satélites obsoletos que será presentado a los ministros europeos el próximo año. El plan pretende reducir el impacto ambiental de toda esta chatarra tanto en órbita como en la Tierra. Si no se preven planes para bajar o desviar los aparatos que se suben al espacio en pocos años la cantidad será inmanejable. A eso hay que sumar que los aparatos abandonados chocan entre sí y generan nuevos y más pequeños fragmentos que pueden ocasionar serios problemas en futuras misiones.

Las órbitas son elementos muy valiosos para las misiones espaciales y el desarrollo de las telecomunicaciones, por lo que la limpieza de esas zonas es fundamental. De unos años a esta parte cada nuevo satélite cuenta con un sistema de “jubilación” que lo retira a una órbita segura cuando acaba su vida útil o lanzándose a la atmósfera para su desintegración cuando sus características lo permiten. Los anteriores a esa innovación permanecen en la órbita primigenia, deteriorándose y colisionando entre sí. Con la Misión e.Deorbit se podrían capturar los satélites en desuso de esas órbitas y hacerlos reingresar en la atmósfera de forma controlada para su desintegración.

El diseño de la Misión e.Deorbit le permitiría retirar satélites de forma continuada a lo largo del año, volando las veces que fuera necesario. La idea de subir a limpiar la basura rondaba la cabeza de los ingenieros desde hacía tiempo, pero no se habían encontrado formas baratas y continuadas de hacerlo. En un inicio se barajaba la posibilidad de que la limpieza se realizase usando las órbitas seguras para retirar los satélites, pero finalmente los investigadores se han decantado por la desintegración. Los métodos empleados para la captura de los aparatos serán posiblemente brazos robóticos o redes (en lugar de los arpones pensados inicialmente), y se usará la parte superior de un lanzador Vega como plataforma para el sistema de captura.

Los análisis preliminares de la fase A, iniciados en 2014, han concluido, pasando ya a la fase B1 del proyecto. Si los ministros europeos lo aprueban en su próxima reunión con la ESA en 2016, la agencia podría estar lista para el primer lanzamiento en 2021.

Imagen: Localización de los desechos espaciales detectados desde los centros del control de la ESA.

No comments yet.

Deja un comentario