" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se ha descubierto que los edulcorantes artificiales pueden pasar al bebé a través de la leche materna

Cómo absorbe la sangre los edulcorantes artificiales

Conforme las investigaciones ponen de relieve los perjuicios de la ingesta de azúcar, tanto las corporaciones alimenticias como el público en general se vuelve hacia los edulcorantes artificiales como forma de hacer más dulces los alimentos que tomamos, pero sin conocer bien todavía sus efectos sobre la salud o la forma en la que estas sustancias se absorben por la sangre.

Un reciente estudio se ha centrado en determinar la cantidad de edulcorantes artificiales que absorben en el torrente sanguíneo por niños y adultos después de ingerir una lata de refresco de dieta. Los resultados se han publicado en «Toxicología y Química ambiental».

El trabajo consistió en medir la sucralosa y el acesulfano de potasio de los edulcorantes artificiales, presentes en gran cantidad de bebidas y comidas envasadas. De entre los edulcorantes más empleados, son precisamente la sacarina y el aspartamo los que más atención han despertado en los últimos tiempos, ya que no se trata como se creía de sustancias químicas inertes de sabor dulce, sino que se trata de sustancias activas que repercuten en el metabolismo.

Peor en niños y bebés

Las instituciones de seguridad alimentaria del mundo están preocupadas por los posibles efectos a largo plazo sobre la salud de los edulcorantes artificiales. Especialmente porque su uso como sustitutivo del azúcar en los alimentos de dieta está cada vez más extendido. Dado que el consumo de azúcar está ya directamente vinculado a la obesidad, la diabetes y otros muchos problemas de salud, el público demanda formas de mantener el sabor dulce, pero con menos contenido de azúcar y, por ende, con menos calorías.

Sin embargo, las alternativas que hasta ahora ofrecía la industria podrían ser, paradójicamente, tan perjudiciales como el elemento que pretendían evitar.

El estudio del que hoy hablamos buscó medir las concentraciones plasmáticas de sucralosa y acesulfamo potásico en adultos y niños. Primeramente se midieron las concentraciones de edulcorante artificial, en adultos de entre 18 y 45 años y en niños de 6 a 12 años, después de ingerir varias dosis de sucralosa con o sin acesulfamo potásico en refrescos de dieta, pero también mezclados en agua seltzer o agua normal. Luego se compararon los datos obtenidos en adultos con los que arrojaron los niños. En ambos casos se buscaron sujetos con condiciones médicas conocidas y que no estuvieran tomando ninguna medicación.

Los resultados mostraron que, en comparación con los adultos, los niños mantenían en plasma el doble de concentración de sucralosa tras ingerir una determinada cantidad de refresco de dieta. Al mismo tiempo se encontró algo aún más preocupante, y es que se descubrieron edulcorantes artificiales en la leche materna (si la madre los consume), por lo que claramente son capaces de pasar al torrente sanguíneo de los bebés lactantes que, además, retendrán más tiempo estas sustancias en su organismo, ya que sus riñones aún no están preparados para eliminarlos. Según los datos de la investigación, proporcionalmente los niveles de edulcorante artificial detectados en bebés pueden ser más altos que en niños algo mayores.

A falta de conocer más en profundidad cómo puede afectar metabólicamente la ingesta de estas sustancias, lo que queda patente es que una exposición tan temprana a los edulcorantes artificiales ya puede tener una influencia a futuro en las preferencias de sabor, la dieta y el propio metabolismo del niño; y dado que los niños son más propensos a lo dulce que los adultos, podrían ser mucho más vulnerables a los posibles efectos negativos de los edulcorantes artificiales.

Otro dato interesante del estudio es la diversidad con la que los distintos individuos absorben estas sustancias en sangre. Así, los hay que ante la misma ingesta absorben relativamente poco y, otros, bastante más.

Lo que se espera ahora es que este descubrimiento conduzca a un mejor conocimiento de los efectos de los edulcorantes artificiales sobre la salud, así como orientar el consumo de las personas con problemas de obesidad o diabetes (por citar algunos) hacia otros tipos de sustancias edulcorantes.

Fuente: MedicalXpress

No comments yet.

Deja un comentario