" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El precio del modelo más básico será 249 euros, IVA incluido

Acer Chromebooks C720 y C720P: ya (casi) en España

Hace ya algunos años, empezamos a escuchar hablar sobre un sistema operativo llamado Chrome OS. Google estaba trabajando en él, con la intención de llevarlo a unos pequeños ordenadores portátiles (en aquel momento todos pensamos en los netbooks), de bajo coste, y en los que se maximizaba la interacción con la nube. Y no sólo en almacenamiento, también en lo referido a aplicaciones que, en bastasen casos, pasaban a conferirse en servicios. Desde entonces, nos han llegado bastantes noticias tanto de las diferentes versiones del mismo, como de fabricantes de hardware que estaban fabricando equipos especialmente diseñados para tal fin. Sin embargo, por unas u otras razones hasta ahora ninguno de esos fabricantes había apostado firmemente por el mercado español… hasta ahora. Este 2014, parece que han vislumbrado el momento perfecto para llegar a nuestro mercado con los Chromebooks, esos ligeros y sencillos dispositivos que, para muchos, pueden pasar por ordenadores portátiles. Y el último ejemplo de ello es Acer, que acaba de anunciar la llegada de los modelos de Chromebook C720 y C720P al mercado español. Todavía no hay fecha, eso sí, pero afirman (e insisten) en que será pronto.

Ambos dispositivos cuentan con un procesador de bajo consumo Intel Celeron 2955U con arquitectura Haswell a 1.4GHz, que ofrece una relación adecuada entre rendimiento y autonomía, que en el caso del C720 puede llegar hasta las ocho horas y media, gracias a su batería de 3950 mAh (Li-poli). Sin embargo, aquí ya comienzan las diferencias entre ambos modelos. La principal es, sin duda, la pantalla, que aunque en ambos casos es de 11,6 pulgadas HD LED, en el C720P es táctil. En cuanto a memoria, el C720 cuenta con 2 gigas de RAM, y 16 Gb de almacenamiento de estado sólido (SSD), mientras que su hermano táctil el C720P, multiplica por dos ambos valores, hasta los 4 Gb de RAM y los 32 de almacenamiento. Estos se complementan, en ambos casos, con 100 gigabytes en la nube, que ofrece Google en su servicio Drive. En cuanto a conectividad, cuentan con wifi a/b/g/n, así como bluetooth 4.0 (de momento no se esperan versiones 3G/4G), dos conexiones USB (un USB 3.0 y otro 2.0) y un puerto HDMI. Y en cuanto a su peso, hablamos de 1,3 kilos para el C790, y 1,5 kilos para el C790P. Todavía no hay una fecha concreta de llegada al mercado español (aunque insistieron en que sería próximamente), pero lo que sí sabemos ya son los precios a los que saldrán a la venta: 249 euros el C720 y 299 el 720P.

Chromebooks3

Un aspecto importante de la llegada de los Chromebooks a España, y en el que compartimos la opinión de Acer y otros fabricantes, es en la necesidad de hacer llegar a los usuarios un mensaje claro, y es que un Chromebook no es un portátil «al uso». La primera gran diferencia viene marcada por su sistema operativo, Google Chrome OS, que se basa principalmente en el navegador Chrome (que es la interfaz de usuario principal del mismo), así como en las apps diseñadas para correr en el mismo y, claro, en todos los servicios online disponibles en la actualidad y compatibles con el navegador de Google. A diferencia de lo que ocurría con las primeras versiones de ChromeOS, ahora el sistema ya es capaz de ofrecer muchas posibilidades aún sin conexión (hasta las relacionadas, por ejemplo, con el correo electrónico), pero no hay que olvidar que la nube forma parte del ADN del sistema, por lo que sólo estando conectado será posible aprovechar el 100% de sus posibilidades. No obstante, el trabajo que lleva años realizando Google, especialmente desde el lanzamiento de Google Gears en 2007, para crear sistemas híbridos con origen la red pero capaces de funcionar de manera autónoma (excepto en las operaciones en las que la red es imprescindible, claro está), ve su aplicación en todas las operaciones que se pueden llevar a cabo en los Chromebooks.

Algo que resulta desconcertante para casi todo el mundo, especialmente las primeras veces que emplean ChromeOS, es que la interfaz de usuario es el navegador Google Chrome. Todos los programas instalados en el dispositivo se gestionan y utilizan a través del mismo, en diferentes pestañas. Esto, no obstante, resulta menos chocante para quienes emplean de manera habitual múltiples servicios online. Por ejemplo, aquellas personas que lleven tiempo empleando Google Drive como suite de productividad, no notarán diferencia alguna. Otro aspecto importante del sistema operativo es, claro, las aplicaciones compatibles. Y es que no se puede emplear un Chromebook para, por ejemplo, instalar Microsoft Office, Office o FIFA 14. El software disponible para esta plataforma es un catálogo creciente, y cabe esperar que los principales fabricantes, poco a poco, aterricen en el mismo. Sin embargo, para quienes necesiten usar unas aplicaciones concretas (o servicios online que sólo funcionen en determinadas plataformas), es imprescindible que comprueben si disponen de alguna alternativa a los mismos antes de hacerse con un Chromebook.

Chromebooks2

Una vez tenidos en cuenta esos aspectos, lo cierto es que los Chromebooks son un dispositivo económico, muy práctico y especialmente portable. Además, el ecosistema de aplicaciones disponibles para el mismo, y que son las mismas que puedes encontrar en Google Play para Chrome no para de crecer. Y, gracias a su modelo basado en el navegador y en la nube, la seguridad que ofrece es bastante alta. Primero, porque todas las actualizaciones son inmediatas una vez que te conectas a la red, por lo que los posibles agujeros de seguridad se cierran rápidamente. Y, por otra parte, que las aplicaciones se ejecuten en pestañas, totalmente estancas unas de otras, imposibilita (o al menos hace mucho más difícil) que un proceso malintencionado pueda saltar de una aplicación a otra, o incluso llegue a tomar el control del sistema. A este respecto, ChromeOS es bastante comparable a iOS, donde cada aplicación es un compartimento estanco, y salvo las propias del sistema, o aquellas que se instalan en dispositivos con jailbreak, no pueden interferir con lo que hacen otras.

En resumen, sólo nos queda saber la fecha para la llegada de unos dispositivos que, por precio y prestaciones, pueden ser una interesante alternativa a portátiles y tablets (recuerda, alternativa, es decir, que no son lo mismo). Yo, desde luego, estoy deseando poder probar uno en profundidad, y comprobar si se adapta bien al día a día.

No comments yet.

Deja un comentario