" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Fundada en 2007, esta startup ha obtenido hasta el momento 19 millones de dólares en rondas de financiación

Adobe adquiere Aviary, app y sdk de edición de imágenes

Lejos queda ya la época en los que el principal foco de innovación estaba en los departamentos de I+D de las grandes empresas. Tiempos como los del Xerox PARC (Palo Alto Research Center) se marcharon, quizá para no volver. Sin embargo, esto no significa que la innovación haya muerto, ni mucho menos. Lo que ocurre es que ahora los grandes focos de ideas y de talento se reparten en el microcosmos constituido por las startups, pequeñas (aunque en ocasiones no tanto) empresas creadas alrededor de una idea concreta, con sólo la estructura imprescindible para sostener su actividad principal, y con una falta de «lastre» que les permite realizar cambios y adaptarse a las circunstancias (por cambiantes que estas sean) muy rápidamente. Así, las grandes empresas se han dado cuenta de que, en muchos casos, no tiene sentido intentar reproducir dentro de sus propias estructuras todo aquello que hace que las startups brillen con luz propia y, por otra parte, han dejado de verlas como una gran amenaza a su liderazgo. ¿Y por qué ese cambio? Muy sencillo, porque han descubierto que pueden comprarlas. Con más o menos acierto, a precio de ganga o de oro, en operaciones relámpago o que se alargan durante meses… ¿para qué pelearte con ellas, en un escenario en el que tienes más probabilidades de perder que de ganar, cuando puedes «tirar de billetera» y, por unos cuantos cientos de miles (o algunos millones) de dólares y, de manera instantánea, ponerte en primera línea de la innovación? Esta es, por ejemplo, la política que ha seguido Yahoo! desde la llegada de Marissa Mayer a su dirección, como también lo es la de Google, de Microsoft y otros tantos gigantes. Adobe también forma parte de esa lista de empresas que permanecen atentas a lo que ocurre «ahí fuera»  y, llegado el momento, se hacen con aquellas fichas que se ajustan a su catálogo y, lo que es muchísimo más importante, a sus planes de futuro. El último ejemplo de ello es que acaba de adquirir Aviary, app y SDK de edición fotográfica para dispositivos.

SI no conoces Aviary, se trata de un SDK (kit de desarrollo de software) gratuito y compatible con iOS, Android y HTML5, con el que los programadores pueden añadir a sus apps y servicios online, funciones de retoque de imágenes. De esta manera, creadores de apps en las que el rol de las fotografías no sea principal, pero sí que tenga importancia (como ocurre, por ejemplo, con los clientes de redes sociales) pueden contar con funciones avanzadas de retoque, edición y filtros, sin tener que dedicar un importante esfuerzo a crearlas desde cero. Además, sus creadores también han diseñado su propia app (con el mismo nombre), gratuita (aunque con bastantes compras in-app) para iOS y Android. Según palabras del CEO de Aviary, la relación entre ambas empresas comenzó hace 18 meses, cuando Adobe compró la startup Behance for More, que era «vecina» de Aviary. Desde entonces, ambos equipos de trabajo comenzaron a plantearse las posibilidades de colaborar entre ambas empresas, conversaciones que han finalizado con la adquisión de Aviary por parte de Adobe.

Desde hoy mismo, la web de Aviary ya muestra el logotipo de Adobe, si bien todo lo demás sigue igual, tanto en lo que se refiere a las apps como al SDK. Ambas empresas afirman que quieren que la transición sea lo más sencilla y transparente posible para sus usuarios, aunque ahora habrá que permanecer atentos para ver cómo se integra la tecnología de Aviary en el catálogo de productos y servicios de Adobe.

No comments yet.

Deja un comentario