" />
Laboratorio
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Son sensibles a la toxicidad de las nanopartículas de plata

Algas para mejorar los nanomateriales

Puede que no lo sepas, pero la nanotecnología ya forma parte de tu vida. Uno de los nanomateriales más usados son las nanopartículas de plata, presentes en bolsas de basura, cepillos de dientes, encimeras, neveras, taperwares, productos textiles, medicamentos y útiles quirúrgicos, por poner un ejemplo. Sin embargo, cuando hablamos de tamaños tan reducidos (diez elevado a menos nueve metros), las pruebas toxicológicas que se realizan habitualmente no son tan eficaces. En este sentido, un equipo de investigadores del CSIC y el Swiss Federal Institute of Aquatic Science and Technology, han descubierto que las algas pueden actuar como biosensores para detectar la toxicidad de este y otros nanoelementos cuando entran en contacto con organismos vivos.

El trabajo hace uso de algas unicelulares (Chlamydomonas reinhardtii) como sensor biológico, ya que ellas son capaces de detectar fenómenos y reacciones indetectables a esos niveles por las pruebas de laboratorio. El interés por las nanopartículas de plata radica en su potente efecto bactericida, por la liberación de plata soluble, casi de manera semejante a la de los difusores de los hogares. Un tejido impregnado de nanopartículas de plata dispondría de millones de difusores actibacterianos repartidos por toda la tela. Cada uno liberaría una cantidad infinitesimal de plata para inhibir el crecimiento de las bacterias a su alrededor. Pero, ¿qué pasará con ese tejido si llega al medio ambiente? ¿Causará daños a los ecosistemas?

Los científicos han podido comprobar el efecto de diferentes recubrimientos (gelatina, lactato, citrato o carbonatos, por citar algunos) de las nanopartículas de plata sobre las algas. El efecto tóxico sobre las algas variaba según el recubrimiento. Este estudio es importante para conocer mejor los efectos de las nanopartículas sobre el medio. La reducción de escala hace que los elementos y compuestos lleguen a tener propiedades desconocidas, no observadas en su equivalente de mayor tamaño. Por eso, al comenzar a usar productos como las nanopartículas de plata de forma generalizada, es necesario conocer cómo luego este producto, al liberarse a los ecosistemas, puede llegar a afectarles. Al poder ahora realizar pruebas más eficientes de toxicidad, se añade un factor de seguridad a la comercialización de estos elementos, y ayuda a futuro a la creación de nanomateriales más eficientes.

Fuente: CSIC

No comments yet.

Deja un comentario