" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Tanto Apple como Irlanda se resisten a reconocer ayudas fiscales ilícitas

Apple debe pagar a Irlanda 13.000 millones de euros en impuestos

Apple no quiere pagar y el estado de la República de Irlanda no quiere cobrar. Pero la Unión Europea obliga a ambos a que esta cantidad, más los intereses correspondientes, sea abonada por la empresa estadounidense en concepto de impuestos no pagados en su momento.

El motivo de esta medida dictada por Bruselas es que consideran que los acuerdos de Apple con Irlanda constituyen ayudas públicas que perjudican a la libre competencia. Margrethe Vestager, comisaria de competencia, ha asegurado que “los Estados no pueden dar ventajas fiscales a las empresas”.

Numerosas empresas tecnológicas y multinacionales de otros sectores eligen Irlanda para establecer su central en Europa. El motivo no es tanto la idoneidad del país como fiscal: el impuesto de sociedades en este país es del 12,5%, muy por debajo de la media de la zona euro. Esta ventaja fiscal, aunque criticable desde el punto de vista de otros países europeos, que ven cómo empresas centralizan sus beneficios allí, evitando así pagar una parte importante de los impuestos por los beneficios obtenidos en los países donde operan, es perfectamente legal. Apple, sin embargo, ha alcanzado acuerdos ad hoc con el estado para pagar todavía menos.

Estos 13.000 millones corresponderían a los impuestos dejados de percibir desde 2003, ya que la UE no puede reclamar por las ayudas ilícitas concedidas antes de esta fecha. Ese año, el impuesto de sociedades pagado por Apple estuvo muy lejos del 12,5% marcado por la ley para el resto de empresas. Pagó tan solo el 1%, cantidad que fue reduciéndose paulatinamente, hasta llegar al 0,005% en 2014. Al tratarse de impuestos sobre beneficios obtenidos en toda la zona euro, el acuerdo puede ser interesante para Irlanda, pero es netamente perjudicial para el resto de países, que dejan de percibir cantidades millonarias por actividades económicas desarrolladas en su territorio.

No se trata de la primera medida de este tipo tomada en Europa, resoluciones similares han obligado en el pasado a Fiat a abonar 30 millones de euros al estado italiano y el Real Madrid deberá abonar al ayuntamiento 18 millones para compensar por la adjudicación de determinados terrenos en condiciones beneficiosas para el club de fútbol.

Por supuesto, Tim Cook, CEO de Apple, ha manifestado su desacuerdo con la sanción indicando que la UE no comprende el sistema fiscal irlandés. Sin duda, la compañía de Cupertino lo entiende mejor: por eso consiguen que el sistema fiscal trabaje en su favor y en contra de millones de ciudadanos europeos.

No comments yet.

Deja un comentario