" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los co-fundadores de Beats, Jimmy Iovine y Dr. Dre, se incorporarán a Apple

Apple confirma la compra de Beats

Parece que esta es la semana en la que los rumores y los “podría” de Apple han comenzado a despejarse. Y es que si ayer, por fin, se confirmaba la próxima apertura de la tienda de Apple en la Puerta del Sol (Madrid), hoy nos hemos despertado (hoy sí, con un comunicado oficial emitido por la empresa) con la confirmación de la compra de Beats por Apple. La operación, que se ha cerrado con valor de compra de 3.000 millones de dólares (aproximadamente 2.600 a la fecha de compra y los 400 restantes a posteriori, sin fechas públicas). Aunque el producto más destacado, y que ha encabezado los titulares sobre esta adquisición son los auriculares Beats Audio by Dr. Dre, la compra comprende Beats Music y Beats Electronics, ambas creadas por Dr. Dre y por Jimmy Iovine. Es decir, que esta operación no sólo hace que Apple pase a ser propietaria de la marca de auriculares de gama alta con mayor volumen de ventas en el mercado norteamericano, sino que también (y aquí puede estar buena parte de la razón de esta operación), sino que también le da control sobre Beats Music, una plataforma de música en streaming, área de negocio a la que la empresa de Cupertino lleva ya bastante tiempo intentando acercarse, con servicios como iTunes en la nube e iTunes radio.

En palabras de Tim Cook, CEO de la empresa “En Apple, la música es una parte muy importante de nuestras vidas y ocupa un lugar especial en nuestros corazones […] Por eso hemos seguido invirtiendo en música y ahora agrupamos estos extraordinarios equipos, con el fin de seguir creando los más innovadores productos y servicios de música del mundo”. Hace ya más de una década, Apple empezó a reescribir la historia de la música, primero con el lanzamiento del iPod en octubre de 2001 (sí, ya han pasado casi trece años), y poco después (en abril de 2003) con iTunes Music Store, primer nombre que tuvo la tienda de música online de Apple. Con un éxito que superó, por mucho, incluso las mejores expectativas de 1 Infinite Loops (sede de Apple), la música se convirtió en el elemento de entrada de muchos usuarios al catálogo de productos de Apple. No extrañan, por lo tanto, los esfuerzos de la empresa por mantenerse en una posición destacada en este sector.

Esto es, muy probablemente, lo que ha empujado a Apple no sólo a comprar Beats, sino especialmente a incorporar a Dr. Dre y a Jimmy Iovine, fundadores de Beats, a su equipo, seguramente en funciones directamente relacionadas con la exploración de nuevas vías y líneas de negocio relacionadas, sí, con los dispositivos, pero también con los servicios online relacionados con la música. Muchos hablan, y con razón, de que nos adentramos en la era de los wearables, dispositivos que llevamos “puestos”, como relojes, gafas, pulseras, etcérera. En este campo, sin duda, los auriculares tienen bastante cabida, por lo que merecerá la pena estar atentos para comprobar si en poco tiempo aparecen, por ejemplo, unos “cascos” capaces no sólo de reproducir música con gran calidad de sonido, sino al mismo tiempo de medir el pulso (quien sabe si incluso la tensión), el ritmo respiratorio (¿con un micrófono integrado?) y, por ejemplo, elegir la música adecuada para nuestro estado actual. Se me ocurre, por ejemplo, que si el sistema detecta que estás “muy acelerado” y, al tiempo, que estás corriendo, elija una selección musical propia para correr, pero que si detecta las mismas constantes pero sin movimiento, que opte por una “tila musical” para conseguir que te relajes un poco.

Sin embargo, otra importante porción del pastel se encuentra en los servicios, y más concretamente en Beats Music, el servicio de streaming que, con algo más de 110.000 usuarios de pago, puede (y debería) crecer mucho a la sombra de Apple, que cuenta con más recorrido, más nombre y más prestigio entre el común de los usuarios, en lo que se refiere a modelos de distribución de música a través de Internet, además de contar con una estructura internacional muy superior a la de Beats, lo que debería facilitar mucho su expansión internacional (recordemos que Beats Music todavía no está disponible en muchos mercados a los que sí que llega Spotify, como es el caso de España).

Por otra parte, el acuerdo de colaboración entre Beats y HP se mantendrá, como mínimo, hasta el segundo semestre de 2015 y, claro, tanto los dispositivos como los servicios seguirán siendo 100% compatibles con otras plataformas que no sean de Apple (léase Android). Hace algunas semanas, hubo algunos rumores (absurdos, sin duda), que apuntaban a que todo lo de Beats podría pasar a ser compatible sólo con iOS en plataformas móviles, y MacOS X en ordenadores. Esto, sin duda, sería una estupidez. Antes hablábamos del gran éxito de Apple con el iPod. Sin embargo, algo que no tanta gente recuerda es que el modelo de primera generación sólo era compatible con MacOS 9, y que no fue hasta su segunda generación, que salió a la venta en julio de 2002, que pasó a serlo también con Windows. Y en su tercera, ya no fue necesario contar con conexión firewire en el PC para llevar a cabo una sincronización de contenidos (es decir, para transferir música del equipo al reproductor). Por aquellos entonces todos los Mac contaban con conexión Firewire, pero esta nunca dejó de ser minoritaria en PCs con Windows. La cuarta generación de iPod, la primera con la rueda de control táctil (aún me sigue fascinando aquel sistema), fue la primera en permitir tanto sincronizar música, como otros contenidos y cargar el dispositivo a través de Usb. Y, bueno, fue precisamente con esa “universalización” de iPod, con la que alcanzó cotas nunca antes vistas por cualquier otro producto de Apple en el mercado de usuarios domésticos. En Apple son muy conscientes de aquel aprendizaje, y saben que “cerrar” y “abrir” son opciones bidireccionales, y que si cuidas a quienes tienes dentro, lo lógico es mantener las puertas abiertas para que pueden llegar nuevos usuarios de fuera.

Esta compra es, por tanto, mucho más que una simple adquisición de una marca de auriculares, es también una apuesta por los servicios de música en streaming (mercado en el que Spotify sigue demostrando que hay un futuro), así como una nueva pasarela, y de nuevo relacionada con la música, con la que Apple abre la puerta de su ecosistema a quienes quieran entrar al ritmo de la música. Con la compra de Beats por parte de Apple, la empresa de Cupertino puede estar comprando una versión 2.0 del éxito que, hace ya más de diez años, hizo que, de repente, todo el mundo quisiera tener algo de Apple en su vida, en sus bolsillos y en sus orejas. Yo, en un apunte personal, fui una feliz víctima de aquella revolución (hasta entonces sólo utilizaba dispositivos de Apple en el trabajo, no en mi vida personal). Y a día de hoy, como usuario de pago de Spotify y de iTunes en la nube, la posibilidad de disponer de un servicio de streaming de Apple me resulta, como mínimo, muy interesante. Y si, además, mantiene un sistema de suscripción “familiar” como el que ofrece Beats Music, con una cuenta que permite hasta cinco accesos simultáneos, por 15 dólares al mes, sí que me plantearía el cambio. Claro, que esa es sólo mi opinión… aunque puede que también sea la de Apple, y que por eso hayan llevado a cabo esta compra.

 

No comments yet.

Deja un comentario