Gato Mac
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Hay 281 mutaciones genéticas relacionadas con la domesticación del gato

Así se volvió dócil (más o menos) el gato doméstico

“Mi gato endemoniado” es una serie de Animal Planet que trata de hacer lo mismo que César Millán en “En encantador de perros”, pero con gatos. El tipo que conduce el programa tiene más pinta de convocador del demonio que de exorcista, y se dedica a ayudar a las personas con gatos “infernales” a reconducir a sus animalitos por el buen camino. La tarea no es fácil. La ciencia misma ha dedicado mucho tiempo a investigar los mecanismos que hicieron de los grandes y salvajes felinos, animales domésticos y dóciles. Ahora un estudio trata de revelar cuáles son las mutaciones genéticas que hicieron del gato un animal (más o menos) dócil.

El tema interesa. El gato es uno de los animales domésticos más extendido, y el número de amantes declarados de los gatos es casi más alto que el de los aficionados al fútbol (es un decir). No hay más que frecuentar foros, Meneame o Reddit para confirmarlo. Pero lo de la domesticación del gato es algo en lo que muchos no están de acuerdo. Hay quienes afirman que fue el gato el que domesticó al humano para que le diera de comer, le limpiara las cacas y le rascara la cabeza, pero teorías peregrinas (o no) a parte, lo cierto es que según un estudio del Laboratorio de Genómica Comparada de la Universidad Pompeu-Fabra ha analizado el genoma del gato doméstico para identificar las diferencias biológicas, evolutivas y de comportamiento del gato con otros animales como el gato montés, el tigre, el perro, la vaca y el humano. Los científicos han llegado a determinar hasta 281 genes con mutaciones exclusivas del gato doméstico.

Los cambios genéticos detectados serían los responsables de que los gatos hubieran desarrollado una mayor docilidad para obtener alimento, pero también les habría dado una mejor memoria (quizá para recordar al que les tiene que dar de comer) y los habría hecho más asustadizos. Para esto último los científicos no encuentran explicación y, aunque no viene en el estudio, seguro que para la manía de los gatos de sentarse sobre tus brazos cuando tecleas en el ordenador, tampoco (disculpas si hay algún fallo en la redacción, pero es que tengo un gato justo encima intentando atrapar las letras conforme escribo).

Quizá por prudencia o por azar“, lo cierto es que tampoco han encontrado razones para que los gatos sean ariscos, a pesar de que los datos coinciden en que los genes relacionados con los mecanismos de recompensa son los que han hecho a los gatos “mimosos” a cambio de comida. Los estudios también revelan la tendencia territorial de los gatos, y su necesidad de controlar lo que consideran su territorio (sí, tú también eres parte de su territorio), por lo que la memoria, la vista y el oído de los gatos domésticos es más que excelente.

Sin embargo, como vemos, no hay todavía explicación para que sean tan miedicas ni tan ariscos (los que lo son). Mientras que unos se comportan como verdaderas ragdolls otros son la misma piel del diablo. Incomprendidos, sin duda, pero adorables (especialmente cuando duermen).

Fuente: Agencia Sinc

Imagen: Mac, rescatado siendo un bebé de debajo de unos coches. Actualmente durmiendo la siesta sobre mi móvil. Autor. F.G.S.

No comments yet.

Deja un comentario