ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Este tipo de dieta ayuda a reducir la grasa corporal y los niveles de insulina

Ayunar 5 días al mes puede mejorar la salud

Uno de los mayores reclamos que han usado (y siguen usando) algunas dietas es “Cómo adelgazar sin pasar hambre”. Escuchar gruñir tus propias tripas no es algo agradable, y aún menos si la gente que tienes al lado percibe el sonido de tu estómago vacío. Quizá por eso mucha gente busca fórmulas que le ayuden a perder peso y mantener la salud sin tener que pasar por esa sensación tan triste. Sin embargo, como las cosas son como son, y no como queremos que sean, parece que pasar hambre de vez en cuando es una más que buena forma de hacer que nuestra salud mejore.

Esta afirmación se basa en una serie de estudios acerca del ayuno periódico. Cuando hablamos de ayuno no quiere decir necesariamente no ingerir absolutamente nada, sino hacer una ingesta controlada y alternada como, por ejemplo, comer con normalidad durante cinco días a la semana y durante los otros dos tomar sólo entre 500 y 600 calorías.

Según los estudios que se han venido realizando sobre la forma en la que afecta este tipo de ayuno al organismo, se ha visto que ayuda a reducir la grasa corporal y los niveles de insulina. El último trabajo, difundido desde la revista Science y realizado por el equipo del bioquímico de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, Valter Longo, el ayuno consistió en comer lo que se quisiera durante la mayor parte del mes, y luego pasar cinco días seguidos consumiendo sólo entre 700 y 1100 calorías diarias, proveniente de barritas energéticas, sopas y otros alimentos altos en grasas insaturadas pero baja en carbohidratos y proteínas. Una combinación que, según Longo, puede ayudar al cuerpo a quemar las grasas almacenadas y repararse.

En una investigación que llevó a cabo el equipo de Longo hace dos años, se vio que los ratones sometidos a ese tipo de dieta vivieron más tiempo, tuvieron menos azúcar en sangre y padecieron menos tumores. Ahora han terminado los ensayos clínicos con personas. Los resultados mostraron un descenso de los niveles de insulina y el factor de crecimiento 1, una hormona vinculada al envejecimiento en animales de laboratorio. Además, los individuos que participaron en la prueba y tenían mayor riesgo de enfermedades asociadas a la edad, también vieron reducidos sus niveles de glucosa en sangre y colesterol total.

Este tipo de dieta, según Longo, está enfocada al envejecimiento y a las enfermedades más frecuentes en edades avanzadas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Dado que el estudio duró sólo tres meses, aún falta por realizar el seguimiento de los pacientes con enfermedades de la edad ya diagnosticadas, para ver en qué medida la dieta puede influir en el desarrollo de sus patologías o en la aparición de otras nuevas.

Habrá que ver cómo de desarrollan esos seguimientos y los nuevos estudios acerca de este tipo de dietas con periodos de ayuno, y estar atentos a las múltiples recomendaciones (tanto de profesionales como de oportunistas) que de un tiempo a esta parte están comenzando a proliferar en librerías y redes, llamando a practicar ayunos intermitentes.

Lo importante es mantener una actitud crítica, investigar adecuadamente, consultar a los profesionales y, sobre todo, no obsesionarse porque, a fin de cuentas, tratar de llevar una vida sana, con una alimentación equilibrada, sin fumar, sin abusar del alcohol, reduciendo el azúcar, haciendo ejercicio y todos los demás consejos que ya son sobradamente conocidos, es uno de los mejores consejos que se pueden seguir. Pero haciendo extensible a la salud el principio de incertidumbre, ninguna práctica saludable es garantía de nada, sencillamente porque hay muchos factores que pueden afectar y todavía no se han investigado, y porque de algo hay que morirse.

Fuente: Science

No comments yet.

Deja un comentario