" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los coches deberán llevar un piloto para prevenir accidentes en caso de fallo técnico

California aprueba una normativa para vehículos sin conductor

Uno de los mercados más regulados del mundo es el de la automoción. Hay normas que establecen las condiciones para fabricar vehículos, para conducirlos e incluso para los combustibles que utilizan para moverse. Sin embargo, algo que no se ha cuestionado hasta hace relativamente poco son las normas para vehículos capaces de desplazarse sin una persona que los conduzca. Esos tiempos han terminado. El estado de California acaba de aprobar una regulación que establece las normas para los test de vehículos autónomos, es decir, que funcionan sin que un humano los controle.

Aunque ya habíamos visto algunos prototipos diseñados en los laboratorios de innovación de Google, la entrada en el mercado de este tipo de vehículos está todavía lejana. Pero no tanto como podría parecer. Diversas empresas están trabajando en vehículos de este tipo, o en modificaciones capaces de hacer que los coches actuales se adapten a los nuevos tiempos y eliminen o, por lo menos, reduzcan, la intervención humana en su conducción.

Entre las normas establecidas para los tests en vías públicas, que serán efectivas desde el 16 de septiembre, está la obligación de las empresas que lleven a cabo tests de realizar estos con un conductor humano al volante, atento a cualquier posible fallo en el sistema automatizado y que pueda tomar el control del vehículo en una fracción de segundo, desactivando así todo automatismo. En tal caso, el coche se convertiría en un vehículo convencional, evitando así el riesgo de accidentes por un fallo técnico.

Así como los conductores que participen como pilotos (en principio pasivos) de estos prototipos tendrán que sacarse un permiso de conducción especial que acredite que han superado cursos de conducción específicos, también los vehículos de pruebas deberán estar identificados ante las autoridades de tráfico.

Además, en previsión de posibles daños a pesar de todas las precauciones tomadas, se obliga a los desarrolladores de estas soluciones tecnológicas a contratar seguros millonarios, para cubrir las indemnizaciones necesarias llegado el caso.

Sin duda el asunto de los coches sin conductor dará que hablar en los próximos años. Si actualmente vivimos una polémica entre el sector del taxi y Uber, las dificultades legales y sociales que puede tener la entrada de servicios de coches automatizados sin conductor pueden ser interminables. Al menos en Europa, ya que parece que en California todavía brilla el sol de la innovación.

Foto: Arroww

No comments yet.

Deja un comentario