" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las acusaciones podrían implicar una demanda millonaria a Oculus Rift

Carmack acusado de espionaje industrial en favor de Oculus Rift

Oculus Rift era una de las compañías que más simpatías despertaba en el mundo de la tecnología y de los videojuegos. Un producto innovador, financiado por medio de crowdfunding y capaz de atraer a talentos como el mítico desarrollador de videojuegos John Carmack. Hasta que Facebook decidió adquirir la compañía y los usuarios que la idolatraban empezaron a mirarla con desconfianza. Y las compañías que no se atrevían a criticar a Oculus Rift, como Zenimax Media, propietaria de id Software, ahora acusan a Carmack de llevarse a Oculus Rift software que ha resultado clave para el desarrollo de las populares gafas de realidad virtual.

John Carmack dejó su trabajo en Zenimax el año pasado con destino a Oculus VR, donde ocupa el cargo de CTO (director tecnológico) y no ha habido problemas con sus anteriores jefes hasta que Facebook decidió invertir 2.000 millones de dólares en adquirir la compañía. Ahora, con la situación financiera saneada por formar parte de una compañía del tamaño de Facebook, puede resultar interesante entrar en el negocio de las demandas por los derechos de la propiedad intelectual desarrollada por las compañías.

Según las acusaciones de Zenimax, Carmack facilitó código a Palmer Luckey (fundador de Oculus Rift) antes incluso de salir de la compañía, por lo que podrían exigir compensaciones económicas por ello. Lejos de negar que haya facilitado información sobre las tecnologías que estaba desarrollando, Carmack ha asegurado que el trabajo que desarrolló no ha sido patentado, por lo que Zenimax e id Software no podrían reclamar ningún derecho al respecto.

A pesar de que esto casi supone reconocer que facilitó información sobre su trabajo a Oculus Rift, Carmack precisa que no ha aportado ni una sola línea de código fruto de su trabajo para Zenimax, ya que esta información sí es propiedad de la compañía. No obstante, este asunto no se quedará aquí y, probablemente, dará lugar a una batalla legal que podría costar millones de dólares a la subsidiaria de Facebook.

Foto: Game Developers Choice

No comments yet.

Deja un comentario