" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los propietarios de una casa que quieran alquilar sus habitaciones deberán residir en ella y recaudar la tasa turística

Cataluña legalizará Airbnb, aunque con algunas restricciones

La autoridades de Cataluña han cambiado de estrategia en cuanto a los alquileres de viviendas, ya sea completas o por habitaciones, en plataformas como Airbnb. De multar a dicha empresa con 30.000 euros el pasado verano por ofertar en su plataforma alojamientos que no cumplían con las leyes vigentes, pasarán a legalizar el alquiler de habitaciones en domicilios particulares y pisos completos en esta y otras plataformas, como Niumba o Homeaway. Eso sí, con algunas restricciones que deben cumplir, tanto la plataforma como los propietarios de los alojamientos que quieran alquilar parte de sus hogares.

Las condiciones que debe de cumplir obligatoriamente una vivienda para que su propietario pueda alquilar sus habitaciones estarán recogidas en la nueva normativa de alojamientos turísticos que está preparando la Generalitat. La primera es que el propietario debe vivir obligatoriamente en la vivienda que alquile (y estar empadronado en ella). Además, no podrá alquilar más de dos habitaciones de la misma, y tendrá que recaudar obligatoriamente la tasa turística (en Barcelona capital, 0,65 euros por persona y día, y 0,45 euros en el resto de la comunidad autónoma). Y el número de personas que podrá dormir en la vivienda mientras dure el alquiler no podrá superar el establecido en la cédula de habitabilidad del domicilio.

El alquiler de una habitación no podrá ser superior a 31 días consecutivos, y la vivienda sólo podrá alquilar sus estancias durante un máximo de cuatro meses al año, que no necesariamente tendrán que ser consecutivos. Y si los propietarios que quieren alquilar no residen en una de las zonas en las que el Ayuntamiento de cada localidad ha decidido que se permitirán los arriendos de este tipo, no podrán hacerlo. Y esto para los alquileres de habitaciones, porque si lo que pretenden es alquilar una casa entera, las condiciones que impone la regulación es más dura. Los pisos en cuestión tendrán que estar inscritos en el registro de turismo, además de tener que tener la licencia necesaria para poder utilizarse como vivienda vacacional.

En cualquier caso, el propietario será el responsable de las infracciones que puedan cometer sus inquilinos, tanto de la normativa turística vigentes como de la de vivienda. Y los portales y plataformas web en los que se oferten los alquileres de alojamientos turísticos en Cataluña deberán mostrar, en todas las zonas de la web en las que se oferte cada alojamiento su número del Registro de Turismo de Cataluña (que deberán obtener en caso de ser necesario, como sucede con los pisos y apartamentos que se alquilan completos). De esta manera, todo el que consulte su anuncio podrá saber que cumplen con la legalidad vigente y tienen el permiso necesario.

Se van despejando así las dudas en materia de alquiler de alojamientos turísticos y habitaciones de viviendas, que quedará regulado por la nueva normativa, con la que también quedarán regulados los albergues turísticos y las zonas de acogida de autocaravanas. Según las autoridades catalanas, esta normativa se ha elaborado tras mantener diversas conversaciones con todas las parte implicadas, tanto empresas como organismos oficiales, y tras su publicación se abre un proceso de consultas. Finalizado el periodo, en el que se tratarán de limar algunas diferencias que pueda haber y que puede durar varios meses, la norma se aprobará oficialmente.

No comments yet.

Deja un comentario