" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

PsiKick anuncia chips que consumen 100 y hasta 1000 veces menos que los actuales

Chips de bajísimo consumo para hacer real la IoT

La Internet de las Cosas (IoT) pretende que multitud de objetos estén conectados a la red y compartan información. Para ello son necesarias tres cosas: dotar de sensores a los objetos, incorporarles una cierta capacidad de proceso y que puedan conectarse a otros dispositivos. Esos tres requisitos implican el uso de energía eléctrica que puede venir de uno de (nuevamente) tres sitios: una fuente de alimentación, una batería o energía creada por el mismo dispositivo.

El primer origen de electricidad es el más evidente y el que más limitará las aplicaciones de IoT, ya que requeriría que cada dispositivo estuviera conectado con un cable. Sería engorroso y muy limitante. El segundo, contar con baterías, tendría bastante sentido si las baterías durasen meses o años, ya que sería “como si fueran” autónomos energéticamente. El camino más prometedor ahora mismo en este sentido son dispositivos que incorporarán la batería dentro de sí mismos, que tendrán un consumo muy bajo y cuya vida útil será la misma que la de la batería. Y el tercer camino es que la energía que use el sensor o dispositivo sea autogenerada. Este es el más revolucionario.

Según una información del MIT Technology Review este último camino, el de los circuitos autosuficientes, es el que ha dado un vuelco con el anuncio de PsiKick de que está desarrollando chips que consumen entre un 0,1% y un 1% de la energía que los chips habituales de bajo consumo. Una cantidad de electricidad tan pequeña ya se puede generar in situ por diversos métodos como la vibración, el calor corporal (o una diferencia de temperatura cualquiera), paneles solares, extrayéndola de emisiones de radiofrecuencia, con sensores piezoeléctricos o por vibración.

Los fundadores de PsiKick, David Wentzloff y Brenton Calhoun, son profesores universitarios de las universidades de Michigan y Virginia que estudiaron juntos en un laboratorio de electrónica eficiente en el MIT. Los chips que lanzarán en 2015 disponen de todos los elementos necesarios: sensores, capacidad de proceso y memoria, gestión de energía, aceleradores programables por hardware y capacidad de comunicación por radiofrecuencia. La principal diferencia con chips actuales es que trabajan con diseños Sub-Threshold (sub-umbral). PsiKick es una de las pocas empresas que, en todo el mundo, está trabajando en esta electrónica de ultra-bajo consumo. Ahora mismo parece algo exótico pero, en cuestión de pocos años, si no meses, puede ser algo muy grande.

Las implicaciones que tiene disponer de dispositivos de muy bajo consumo que sean autosuficientes son difíciles de vislumbrar ahora mismo. Aún así lo que ya se puede asegurar es que permitirán dotar de “inteligencia electrónica” a múltiples objetos con un impacto medioambiental muy bajo ya que se alimentarán de energía que está presente justo allí donde estén situados, nada de producir energía a gran distancia que haya que transportar o de incluir las muy poco ecológicas baterías recargables o, peor aún, pilas “de botón” con metales pesados. Como dicen ellos mismos en su web, “la tecnología de PsiKick proporciona la base para una verdadera IoT al dotar de consciencia auto-alimentada a dispositivos, objetos, edificios, estructuras o entornos”. Casi nada.

Imagen de apertura: Wilgengebroed

No comments yet.

Deja un comentario