" />
Impresora de circuitos impresos
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

PBCs a mano nunca más

¿Circuitos impresos? A la vuelta de la esquina

Podría parecer traída por los pelos la relación entre Zarzuela y tecnología, pero es que para este artículo viene pintiparada la frase “La ciencia avanza que es una barbaridad”, perteneciente a la popular “La Verbena de la Paloma”, de Tomás Bretón y Ricardo de la Vega. Hecha esta vital aclaración, explicamos que todo esto viene a que la joven empresa Cartesian Co., a través de Kickstarter, quiere lanzar al mercado una impresora convencional que, en vez de tinta, imprime sobre prácticamente cualquier superficie (incluido papel, tela, cerámica, vidrio o plástico o cualquier otro que no sea conductor de electricidad) un material conductor. No se trata de una impresora 3D, lo que hace es depositar nanopartículas de plata sobre una superficie apta para ello y crear así, de forma bastante rápida, la placa del circuito. No hay mucho más misterio, sin embargo, las posibilidades que abre son muy interesantes, aunque no baratas para el usuario de a pie. Cada una de estas máquinas tendrá un precio de unos 1.200 dólares, sin contar consumibles.

Tijeras cortando una tela donde se ha impreso un circuito

La fabricación de circuitos impresos no era, hasta el momento, una tarea tan simple: serigrafías, fotograbados, fresados, materiales termosensibles, plantillas, pines, sustratos laminados, de fibra de vidrio, de resina… A partir de ahora todo esto puede cambiar. Como hacen habitualmente las impresoras, esta, denominada EX, sólo necesita un archivo con el diseño de la circuitería y pulsar Intro para comenzar a funcionar. La tinta conductora se deposita sobre la superficie deseada, dibujando el trazado de los patrones con precisión. Luego, como en cualquier otra placa impresa, sólo hay que soldar los componentes o pegarlos con adhesivo conductor, igual que con las PBCs tradicionales. “Imagina la libertad de probar al instante tus ideas sin lo aburrido de tener que hacer una tarjeta de circuito impreso a mano”, dicen los chicos de Cartesian Co. Y sin que se rompa el hilo, podríamos añadir.

La impresora como tal cuenta con dos cartuchos de inyección de tinta que, a la hora de imprimir, depositan dos sustancias. Al mezclarse, reaccionan y dejan una imagen de plata sobre el sustrato. La mezcla adecuada y la composición de ambas sustancias son uno de los pequeños logros de la EX. Las pruebas hasta obtener la definitiva les llevaron su tiempo, pero finalmente está hecha, y funciona. Lamentablemente, el éxito es fruto del conjunto, y de momento no es posible, simplemente, rellenar los cartuchos de nuestra impresora de inyección casera para obtener una circuitería funcional pero, quién sabe si con el tiempo… El diseño completo de la EX es el que permite que el producto final haga lo que tiene que hacer.

Circuito impreso con los componentes ya soldados

La superficie total de impresión es de 17,5 x 8 cm, y el tamaño de la máquina no es mucho mayor que el de una impresora de sobremesa doméstica. Por lo general, es capaz de imprimir sobre cualquier material no conductor pero, por si acaso, Cartesian Co. ha anunciado que está trabajando en revestimientos para hacer imprimible, ahora sí, cualquier cosa. Además, las máquinas tienen la ventaja de estar fabricadas con componentes estándar, por lo que cualquiera puede actualizarla o mejorarla si lo desea.

Con una de estas sobre la mesa, desarrollar en casa cualquier idea que requiera algo de electrónica será mucho más fácil. Y si se completa con una impresora 3D… ¡que empiece a temblar IBM!

 

Imágenes: capturas de pantalla del vídeo de presentación de Cartesian Co. en Kickstarter.

No comments yet.

Deja un comentario