" />
consumidor-compras
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La comodidad, la fiabilidad o, incluso, la calidad del servicio al cliente se perciben a través de la forma del logo

La forma del logotipo influye (y mucho) en las decisiones de los consumidores

Un logotipo no es sólo un diseño más o menos estético. Poco a poco los investigadores están descubriendo el impacto que la forma y los colores de los logos de las empresas pueden llegar a tener en los consumidores. Y es que llega un momento en que la mente de las personas identifica sensaciones y emociones (buenas o malas) con las marcas, lo que hace que las sientan como algo personal. La pregunta es, ¿cómo? ¿Qué es lo que hace que un logotipo enganche emocionalmente con las personas?

Según cuenta la revista APS, en 2010 el fabricante de ropa GAP trató de cambiar su logotipo, hacerlo más moderno, pero no pudo, porque el público y los accionistas protestaron enérgicamente en contra, a pesar de que se trata de un logo extremadamente sencillo, nada que podamos decir que le ha costado la mitad de sus neuronas al diseñador. A pesar de su sencillez, ha logrado el Santo Grial de las marcas: penetrar en lo profundo del ser del consumidor. El problema es que no saben cómo, y sin esa clave no es posible replicar el éxito en otras empresas.

Diversos experimentos han tratado de desentrañar ese misterio de la psique humana: ¿por qué aceptamos o rechazamos un logotipo? La clave parece estar en que las personas hacemos evaluaciones y juicios de valor muy complejos basándonos en cosas tan simples como la forma. Hasta tal punto que sólo el hecho de que sea más o menos anguloso, o más o menos circular, es suficiente para que se influya poderosamente en la percepción de los valores del producto o de la misma compañía.

¿Qué es lo que han hallado los investigadores? Por ejemplo, que las formas circulares se asocian con suavidad, mientras que las angulares con dureza, pero en el cerebro de las personas las asociaciones se vuelven mucho más complejas, y lo suave se puede convertir en protección, calidez, comodidad del producto y sensibilidad hacia las necesidades del cliente. Por otra parte, las formas angulosas llevan implícita una mayor duración del producto.

Lo interesante es que la forma del logotipo también influye en la idea que el consumidor tiene de la propia empresa y de la calidad del servicio al cliente. En experimentos realizados con más de 100 voluntarios se les pidió que evaluaran un anuncio de zapatillas para correr según los logotipos: circulares, angulares y sin logo. Los que vieron el logo con formas circulares y redondeadas señalaron la zapatilla como más cómoda (sólo viendo el anuncio). Los que vieron el logo de formas angulares lo identificaron como más resistente y duradero.

En un estudio de 2013 se vio hasta qué punto atraía al público que la marca y el logo valorado por ellos como bueno, aportaba un mayor valor al consumidor si se exhibía de forma visible en la ropa o las zapatillas que vestían.

Todo esto demuestra que los logotipos con los que se identifican las marcas pueden generar en el inconsciente de los consumidores ideas y valoraciones mucho más complejas de lo que creemos, y la elección de formas, colores y diseños puede llegar a tener una repercusión en la fidelización del cliente que hasta ahora no se conocía tanto, influyendo incluso en la toma de decisiones más que los propios anuncios publicitarios que lanzan las compañías. Evidentemente hay más factores a considerar, pero sin duda el diseño del logo se muestra como uno de los más significativos a tener en cuenta de cara al cliente.

Fuente: APS

No comments yet.

Deja un comentario