" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Drive PX y Drive CX para coches autónomos y para digitalizar la cabina del vehículo

Conducción inteligente de la mano de Nvidia

CES 2015 es la feria de la tecnología llevada al coche. Al menos, parece que va a ser el gran protagonista de esta edición y en Nvidia han presentado dos soluciones para dotar de inteligencia a los vehículos de cuatro ruedas. Se llaman Drive PX y Drive CX y estarán disponibles para los fabricantes de vehículos durante la segunda mitad de 2015, por lo que es posible que estén integrados en algunos modelos en 2016.

Drive PX es una solución para dotar de autonomía a los vehículos, consistente en dos procesadores Nvidia Tegra X1, con 8 procesadores ARM y 256 procesadores gráficos, capaces de gestionar 1,3 gigapíxeles por segundo procedentes de 12 cámaras en alta resolución. Con este hardware se analiza la información visual y el vehículo es capaz de tomar decisiones. Uno de los ejemplos propuestos por Nvidia es el de un conductor que deja su coche en la puerta del parking donde el vehículo busca una plaza libre y aparca mediante un sistema llamado Auto-Valet. Para volver a conducir, basta con avisar al vehículo mediante la app apropiada y él solo acude a buscar al despreocupado conductor.

Otra función interesante de Drive PX, orientada a dispositivos con un modo de conducción completamente autónoma, es la capacidad de diferenciar distintos tipos de vehículos y adaptar su reacción de forma diferente cuando el coche que nos sigue es, por ejemplo, una ambulancia.

Por su parte, Drive CX es una solución diferente y más sencilla. En este caso, en vez de dos Tegra X1, basta con uno de estos procesadores o con su predecesor, Tegra K1. Esta solución, que incluye tanto el hardware como el software, dota de todas las funciones imaginable a la cabina del vehículo: ayudas a la conducción, entretenimiento, instrumentos digitales… entre unas pantallas y otras, es capaz de gestionar hasta 16,8 millones de píxeles lo que, según Nvidia, son 10 veces las capacidades de los vehículos actuales.

Llama la atención de Nvidia Drive CX Surround-Vision, un modo que permite ver el vehículo y su entorno en 360º mediante el uso de cámaras de alta resolución. De hecho, Nvidia sugiere que mediante el uso de cámaras se podrían eliminar los espejos retrovisores convencionales y reemplazarlos por pantallas sin ángulos muertos y ubicadas en una posición en la que el conductor no deba perder de vista por completo la parte frontal del coche.

Queda por ver con qué fabricantes llegan a acuerdos, aunque Ricky Hudi, vicepresidente de Audi, ha avanzado que Drive PX le parece una herramienta clave para seguir desarrollando su sistema de coches autónomos. Esto podría llevar a Nvidia a tener acuerdos para dotar de sus tecnologías al resto de marcas del grupo (Seat, Volkswagen, Skoda…). La tecnología digital estará más y más presente en el coche y Nvidia es uno de los fabricantes mejor colocados para llegar a millones de usuarios con sus productos.

No comments yet.

Deja un comentario