" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Una interesante alternativa a los discos duros online

Vídeo en streaming vía torrent

El reciente «cierre» de las webs Seriesyonkis y Peliculasyonkis (en realidad no se han cerrado, pero todos los enlaces tanto de visionado online como de descarga directa han dejado de funcionar), ha cogido por sorpresa a muchos usuarios que, hasta ahora, empleaban los enlaces albergados en dicha web para consumir tanto series como películas. Y, aunque los enlaces siguen estando ahí, y todavía es posible localizarlos a través de otras muchas páginas web que, al igual que las desaparecidas, todo apunta a que la persecución a este tipo de webs, así como a los servicios de almacenamiento online en los que se guardan los contenidos, tienen un futuro incierto. Esto, desde la caída de Megaupload, no afecta tanto a los usuarios que desean descargar contenidos (y que ya llevan tiempo empleando alternativas peer to peer a los servicios de almacenamiento online), como a quienes prefieren optar por el visionado en streaming (es decir, no descargar un contenido y verlo a posteriori, sino visualizarlo directamente, y sin guardarlo a posteriori). Y es que bastantes de las páginas que ofrecen este tipo de servicio, han seguido funcionando con bastante normalidad. Pero que la «familia Yonkis» haya eliminado los enlaces, puede ser una señal de que esto se acaba.

Y, de manera coincidente (¿casual o causal?) con que esto haya ocurrido, hemos sabido de Popcorn, una aplicación que ofrece vídeo en streaming mediante torrent. Es decir, que emplea el sistema de descarga distribuido (peer to peer) de BitTorrent, pero no para descargar ficheros, sino para visualizar películas online. Esto, sin duda, supone una alternativa muy singular, y que resulta más difícil de perseguir para los productores de los contenidos que se distribuyen a través de dicho sistema. Y es que, al igual que ocurre con las descargas que emplean este sistema, el modelo distribuido hace que el modelo «encuentro un datacenter enorme, lo cierro y se acabó el problema) ya no sirve. Perseguir a 100.000, a un millón, o a diez millones de usuarios es exponencialmente más complicado. Por lo tanto, cabe pensar que este tipo de sistemas distribuidos, y gestionados mediante algún sistema que permita crear una especie de «cartelera» (como la que, de hecho, ofrece Popcorn), pueden convertirse en el nuevo dolor de cabeza de las industrias de contenidos, ahora que respiraban un tanto aliviados por todo lo relacionado con los servicios de almacenamiento y descarga directa.

En Tek’n’Life defendemos la propiedad intelectual de sus creadores, y entendemos que los creadores de los mismos deben obtener una remuneración económica por su trabajo. Sin embargo, como ya dijimos hace unos días, también tenemos clara que la solución para acabar con la piratería no recae tanto de las medidas contra la piratería, como de encontrar medidas innovadoras que satisfagan las necesidades de los usuarios, que sean asequibles, y que la sensación de valor percibido por el usuario sea superior a la que tiene cuando se baja un fichero de una web o un servicio que no respeta los derechos de autor. Por ejemplo, pensemos en un servicio de consumo de contenidos online que ofrezca una modalidad de tarifa plana por acceso a contenidos. Está claro que uno de los costes más altos que debe afrontar la empresa que lo ofrezca es, sin duda, el almacenamiento y el ancho de banda para servir dichos datos a los usuarios. ¿Pero qué pasaría si el propio servicio empleara un servicio como el de Popcorn? Es decir, que sean sus propios usuarios, los que pagan una cuota mensual por acceder al servicio, los que sirvan los contenidos de manera distribuida. Claro, esto supondría una importante reducción de costes para el servicio, así como una más que probable mejora de la velocidad y disponibilidad de los contenidos. Esto, sin duda, debería traducirse en una mejora en las condiciones económicas para los usuarios, al menos para aquellos usuarios que empleen dicho sistema. Incluso se podría aderezar con un sistema de puntos por disponibilidad, que se traduzca en alquileres, promociones y otros extras a los usuarios que más tiempo, más espacio y ancho de banda compartan con el sistema.

Seguro que la puesta en marcha de algo así tendría que pasar, previamente, por un análisis técnico y legal más complejo, esto sólo es un esbozo de una idea surgida cinco minutos tras saber por primera vez de Popcorn. ¿Por qué la industria no analiza las herramientas y servicios actuales y, en vez de pretender cerrarlos a golpe de regulación sobre regulación sobre regulación, busca la manera de aprovecharlos, ofreciendo una mejor experiencia a los usuarios y, además, mejorando su cuenta de beneficios? ¿Y si bittorrent, que ahora es visto por la industria como una amenaza, se convirtiera en un gran aliado? Imaginación y ganas de evolucionar a mejor, es tan sencillo como eso.

Imagen: Salman Ali Ehsan

No comments yet.

Deja un comentario