" />
Fantasma
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Podría dar explicación a la percepción de presencias paranormales

Crean un robot que confunde al cerebro para que vea fantasmas

Los relatos de espectros y extrañas presencias han acompañado la historia de la humanidad desde sus orígenes, y no deja de haber cierto gusto morboso en alentar la idea de que los fantasmas nos rodean, están entre nosotros y en ocasiones tienen a bien (o a mal) hacer notar su presencia. Igualmente, muchos relatos en primera persona cuentan experiencias en situaciones extremas donde han sentido o percibido la presencia de alguien que, aunque no podían verlo, sentían vívidamente que estaba ahí.

Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, ha podido reproducir en laboratorio, con la ayuda de un robot, la sensación de “presencia extraña”.

Lo que este robot hace es enviar al cerebro señales a destiempo, alterando su percepción sensoriomotora, vinculadas a la conciencia de uno mismo. Los sujetos que participaron en el experimento recibieron estos estímulos del robot, de manera que sus cerebros no podían identificar las señales como pertenecientes a su propio cuerpo, sino que tenían la sensación de que había alguien más a su lado.

Antes de comenzar con los experimentos del robot, los investigadores estudiaron los cerebros de doce pacientes con trastornos neurológicos que habían experimentado esta sensación, generalmente epilepsia, por medio de resonancia magnética. De esta manera identificaron tres zonas corticales donde se producían las inferencias: corteza insular, corteza parietal-frontal y corteza temporal-parietal, relacionadas con la percepción del propio cuerpo, ya que procesan la autoconciencia, el movimiento y el sentido de la posición en el espacio.

Desarrollo del experimento

Los voluntarios tenían que realizar movimientos con su mano delante de su cuerpo mientras tenían los ojos vendados. El robot estaba situado detrás de ellos reproduciendo sus movimientos, tocándolos en tiempo real en la parte posterior. Eso generó una discrepancia espacial que el cerebro de los participantes podía corregir dado que el movimiento del robot estaba sincronizado con la persona. Después de eso se introdujo un retraso temporal entre los movimientos de las personas y el momento en que el robot las tocaba. Tras esta falta de sincronía, la percepción temporal y espacial de los participantes se distorsionaba, recreando esa “ilusión fantasmal”. El robot logra “imitar las sensaciones de algunos pacientes con trastornos mentales o de personas sanas en circunstancias extremas”, para Olaf Blanke, director del equipo investigador, esto confirma que esa sensación es causada por una percepción alterada de su propio cuerpo en el cerebro”.

Según explicaban los investigadores, los participantes actuaron sin conocimiento de en qué consistía el experimento, y sólo tres minutos después del inicio del mismo, algunos de ellos ya declaraban haber percibido una clara presencia extraña y cuatro llegaron a hablar de fantasmas. La sensación llegó a ser tan intensa para algunos de ellos que pidieron que el experimento cesara. Para Blanke el experimento “ha logrado reproducir la sensación de una presencia extraña inducida en laboratorio por primera vez. Esto demuestra que puede producirse en condiciones normales, simplemente a través de las señales sensoriales-motoras en conflicto”.

Aparte de haber obtenido una prueba bastante concluyente del origen de algunas percepciones espectrales (y aún quedando otras muchas cosas pendientes de que la ciencia las explique), el estudio puede ayudar a conocer mucho mejor la causa de las alucinaciones que producen patologías como la esquizofrenia. 

Fuente: Agencia Sinc

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Lionel Allorge

No comments yet.

Deja un comentario