" />
Ama de casa e hija
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La instauración de una igualdad de género real comienza dentro de las familias

Cuando los papás colaboran en casa, las hijas tienen más aspiraciones laborales

¿Cuál es la clave para lograr una igualdad real entre hombres y mujeres? A pesar de las políticas sociales, del fomento de la paridad y de las campañas institucionales, la esencia de la igualdad de género se gesta dentro de las familias. Cuando los padres colaboran equitativamente en las tareas de la casa, las hijas aspiran a tener trabajos menos tradicionales (en el sentido de trabajos que habitualmente se asocian con mujeres como enfermeras o maestras), y desean conseguir puestos mejor pagados y con prestigio profesional. Básicamente, la forma en la que los padres compartes las tareas de la casa, juegan un papel clave en la conformación de las actitudes de género y en las aspiraciones de los hijos, pero especialmente de las hijas.

Incluso, aunque las madres ocupen puestos laborales relevantes, el referente más importante en este sentido para las hijas son los padres y su compromiso con las tareas del hogar. Según Alyssa Croft, del departamento de Psicología de la Universidad de la Columbia Británica, “esto sugiere que las niñas se desarrollan con más amplias metas para su carrera cuando crecen en hogares en los que las tareas domésticas son compartidas más equitativamente por los padres. El cómo los padres se comportan ante sus deberes domésticos parece desempeñar un papel fundamental“. El estudio encontró también que en los hogares donde las madres llevan fundamentalmente la carga de las tareas domésticas, por encima de los padres y los hijos varones, las hijas tienden a manifestar más su deseo de ser como los adultos que son su referente que aspirar a tener una carrera. Por eso, a la hora de hablar de igualdad el ejemplo es fundamental, porque las niñas comienzan a una edad muy temprana, mucho antes que los varones, a asumir funciones y responsabilidades de rol.

Croft dirigió un estudio en el que participaron 326 niños de 7 a 13 años y, al menos, unos de sus progenitores. En cada hogar calcularon la división de las tareas de casa y el trabajo remunerado, junto con la identificación que los participantes hacían de los estereotipos de género y las aspiraciones profesionales de los niños. Los resultados señalaban la importancia del ejemplo de los padres por encima de las palabras. A pesar de que los papás apoyaban y manifestaban públicamente la igualdad de género, si ese apoyo no se manifestaba en casa, y se mantenía la división tradicional de los trabajos de casa, las hijas se inclinaban más hacia un futuro en los roles tradicionales de la mujer: enfermera, profesora, bibliotecaria o madre y ama de casa. A pesar de nuestros mejores esfuerzos para crear igualdad en el trabajo, las mujeres siguen estando muy poco representadas en los puestos directivos y de gestión“, explica Croft. La importancia de este estudio está en que sugiere que la igualdad de género que comienza en el hogar en el hogar sirve para inspirar a las jóvenes a fijar su mirada en las carreras de las que han sido tradicionalmente excluidas.”

Fuente: Association for Psychological Science

Imagen: Wikimedia Commons. Imagen de dominio público cedida por la Biblioteca Británica

No comments yet.

Deja un comentario