" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Twitter prueba un sistema de conteo de impresión de mensajes

¿Cuantas personas han leído mi tweet?

Los servicios sociales son como las lenguas, o se mantienen en constante evolución o acaban muertos (y si no que se lo pregunten al latín o a Google News). El caso es que, y con toda la lógica, los más populares son, por norma general, los que más se preocupan en ir avanzando y, por el camino, adaptándose más y mejor a las necesidades de los usuarios… aunque en muchas ocasiones estos no piensen igual. Un ejemplo claro de ello son las reacciones ante la posible eliminación de arrobas y almohadillas de Twitter, de la que hablamos hace unos días, y que sigue suscitando reacciones en contra dentro de la propia red social. Y cuando todavía nos estamos sobreponiendo a la posible desaparición de dos elementos tan simbólicos, el servicio de Jack Dorsey nos vuelve a sorprender con un nuevo cambio: una función que permite saber cuantas personas han visto tus tweets. Es más, una colaboradora de The Verge, ha publicado unas capturas de pantalla en las que se puede ver el cliente de Twitter para iOS, en el que se muestran los últimos mensajes publicados por ella. Y, bajo uno de ellos, el número de impresiones (veces que se ha «pintado» en las pantallas de otros usuarios).

Esta función, que ya está disponible desde hace algún tiempo para quienes contratan campañas de publicidad a través de Twitter, a través de su plataforma Analytics (sí, se llama igual que la de Google), será, sin duda, acogida de manera desigual por los usuarios, dependiendo directamente del perfil de cada uno. Con respecto a los particulares, habrá quienes se sorprendan al comprobar el alcance que obtienen sus tweets, mientras que otros se quedarán con la desagradable impresión de que están hablando con una pared. Hasta ahora, los únicos medios a que permitían medir el impacto de cada mensaje, de una manera más o menos fiable, eran los rewteets, favs y, claro, las respuestas. Esto, no obstante, no era suficiente como para extrapolar y, en base a ello, sacar conclusiones. Algunos servicios, realizan un conteo basado en la suma de los followers del usuario, y de los de aquellos que han interactuado con cada tweet en concreto, ofreciendo así una aproximación que, no obstante, peca de mucho optimismo. Y es que aunque una persona tenga cien seguidores, eso no significa que los cien van a estar revisando su timeline en el momento concreto en el que se publica el mensaje. La nueva función de Twitter, que es el único actor involucrado que sabe con certeza absoluta cuántas veces ha servido, a petición de un navegador, cada tweet en concreto.

Esto, sin duda, puede marcar un antes y un después en el marco actual de la comunicación online, donde las métricas empleadas por muchas empresas para contar con el apoyo de determinados usuarios de Twitter (los llamados «Influencers») se limitan al número de followers, así como a las interacciones de terceros con éstos (no tanto a la inversa). Y es que tener un follower que, al mismo tiempo, sigue a otros tantos miles de usuarios (algo bastante más común de lo que pueda parecer), significa mucho menos que tener otro que sigue sólo a unas decenas o, a lo sumo, 200 o 300 cuentas, y que hay bastantes más probabilidades de que lea (o al menos vea) tus tweets. Esto, ojo, no es un menosprecio de los usuarios que siguen muchas cuentas, sino una simple acotación (con la que ellos mismos estarán de acuerdo) de que resulta imposible leer todo lo que publican las cuentas que siguen.

Por otra parte, también puede suponer un importante varapalo para los «servicios» que se dedican a vender followers. En packs de cientos, o de miles, puedes pagar una cantidad determinada (generalmente no muy alta) y, a los pocos días, habrás ganado muchos seguidores nuevos, y podrás jactarte de ello. El problema es que dichas cuentas de usuario han sido creadas específicamente para tal fin y, por lo tanto, no son de usuarios activos (en muchos casos ni siquiera tienen perfiles que hagan que lo parezca). Estos falsos seguidores sirven para engordar el contador de followers, pero no sirven absolutamente para nada en lo que se refiere a la cantidad de impresiones por mensaje.

En este punto, conviene aclarar que es el propio usuario quien puede ver las estadísticas de sus mensajes, no terceros. Es decir, que por mucha curiosidad que pueda tener al respecto, yo no puedo ir a ver cuántas personas han visto los tweets de Katy Perry (ni si aparecen de manera destacada mis constantes visitas a su timeline). Esto quiere decir que, salvo sorpresas a este respecto, «el resto del mundo» seguirá sabiendo del rendimiento de tus publicaciones por los medios de siempre. Sin embargo, en el caso de los influencers, de los que hablábamos antes, las empresas que optan por contar con ellos con fines comerciales, sí que se verán en la posibilidad de pedirles acceso a los datos reales de impacto de sus mensajes. Y es que una cuenta con varias decenas de miles de seguidores puede parecer muy interesante, pero si resulta que cada tweet que publica tiene una audiencia media de unos cien usuarios, sin duda deja de ser tan atractivo comercialmente hablando.

Otro aspecto importante, es que estamos hablando de impresiones, no de lecturas. Lo que ocurre en el navegador, y más aún entre este y el cerebro de su usuario, escapa al control de Twitter (y de cualquier otra página y servicio web). Esto puede parecer una obviedad, pero los servidores sólo registran las peticiones de datos por parte de cada cliente (y la información sobre sí mismo que éste quiera facilitar), no el uso que se hace de los mismos. No obstante, el número de impresiones sí que, con bastante probabilidad, se acerque al de lecturas. Otra cosa distinta es el grado de profundidad dedicado a la misma, es decir, el impacto que produzcan. Pero para eso ya están la creatividad de quien lo escribe… y la posibilidad de poner enlaces, cuyos clicks sí que se puedan medir. Y una aclaración más, y muy importante. Por lo que se ha podido saber (que todavía es bastante poco), Twitter indicará el número de lecturas, pero no quiénes han sido los lectores. Es decir, que nadie sabrá que, pese a que sólo sigues las cuentas de los grandes medios de comunicación internacionales, de vez en cuando entras al perfil de El Mundo Today a reírte un rato. A este respecto, y al menos de momento, parece que la privacidad sigue estando protegida.

Sea como fuere, saber cuantas personas han leído tus tweets sí que puede ejercer un efecto positivo en las personas que empiezan en esta red social, y que podrán comprobar su evolución. Eso sí, cruzo los dedos y espero que nadie se invente concepto como TVO (Tweets View Optimization), que con el tiempo nos enseñen que los mensajes con enlaces y más presencia de la letras a, l y s consiguen más visionados. Habrá que ver…

 

Fuente: The Verge

Imagen: Philipp Pilz

No comments yet.

Deja un comentario