" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La Universidad quiere que estos servicios ofrezcan las mismas garantías que los oficiales

¿De verdad la UCLA quiere prohibir a sus empleados usar Uber, Airbnb y Lyft?

No están regulados y no ofrecen al usuario las mismas garantías que los negocios tradicionales. Esta es la razón fundamental que alegó la dirección de la Universidad de California hace unos días para «prohibir» a sus empleados usar, en sus viajes y desplazamientos laborales, servicios peer-to-peer en tema de transporte o alojamiento. Tal es el caso de Uber, Airbnb y Lyft, según han informado medios como Techmeme, basándose en la reproducción de un email interno de la UCLA a su personal, publicado por The Washington Post.

Según explicaba ese email, firmado por la directora de servicios de viajes de la UCLA Belinda Borden, se recomendaba a su personal no utilizar «hasta nuevo aviso» servicios como Uber, Airbnb o Lyft. Al mismo tiempo señalaba que, conforme el mercado madurara y las empresas se transformaran, la Universidad podría reconsiderar su posición. Básicamente el centro venía a decir que si querían usarlo que lo usaran, pero que ellos no iban a reembolsar a sus empleados los gastos generados por medio de esos servicios en viajes de negocios o para desplazarse a la Universidad de California.

Sin embargo, dos días después TWP difundía un nuevo comunicado de la UCLA con un texto a medias entre un desmentido y una aclaración. En él se afirmaba, al contrario que en correo anterior, que la Universidad no sólo no prohibe el uso de estos servicios, sino que cuando sus empleados los utilizan, se les reembolsan sin mayores problemas, pero manifestaban su preocupación por la falta de garantías de cobertura en estos servicios. «Estamos, sin embargo, revisando y evaluando las cuestiones que giran en torno a la protección y la seguridad de nuestros empleados cuando utilizan esos servicios. Estamos buscando activamente formas de superar los posibles problemas de responsabilidad legal y de seguridad, y nos gustaría trabajar de forma proactiva con las empresas de este tipo para que todos alcancemos un punto de total satisfacción con los posibles riesgos«, rezaba el comunicado.

Según informa SFGate, la Comisión de Servicios Públicos de California, regula servicios como Uber y Lift, pero para algunos sectores de la Universidad la cobertura ofrecida por los servicios de compartición no es suficiente. Esperarían que ofrecieran garantías más estrictas, como seguros. ¿Qué pasa con las compensaciones en caso de accidente mientras se usa uno de estos servicios? A pesar de estos correos, y de la coincidencia en el tiempo con todas las controversias acerca de servicios como Uber, la misma Universidad tiene detractores y defensores de esta política que, de momento, está en el aire.

No comments yet.

Deja un comentario