" />
Impresora 3D Zortrax
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La compañía polaca produce una impresora 3D muy competitiva que ha llamado la atención del gigante texano

Dell compra 5.000 impresoras 3D a Zortrax

Las grandes empresas nos suelen sorprender con adquisiciones que le permiten desarrollar su negocio. Empresas más pequeñas o patentes y productos pasan a formar parte del ecosistema de las grandes compañías y, en el mejor de los casos, llegan a convertirse en sus productos estrella o a integrarse en estos. Es el caso de P.A. Semi, empresa de microprocesadores que fue adquirida por Apple y que supone la base de los procesadores empleados en sus dispositivos iOS. Otro caso sonado es Android Inc., comprada por Google en 2005 con el resultado por todos conocido.

En este caso el comprador es otra gran empresa, Dell, y el objeto de su interés es también una startup. Pero la compañía texana de ordenadores personales y servidores no se plantea comprar a Zortrax, una empresa con sede en Olsztyn, Polonia. En lugar de eso, ha recibido un encargo de 5.000 unidades de su producto, una impresora 3D de precio razonable (1.899 €) y prestaciones interesantes. Por su precio y la calidad de acabado, la impresora 3D de Zortrax puede competir con dispositivos industriales más caros, con la ventaja de que en vez de una sola unidad es posible tener un pool de impresoras 3D y generar así diferentes piezas al mismo tiempo o probar varios prototipos a la vez.

La impresora 3D Zortrax M200 Plug&Print 3D PrinterLa impresora 3D Zortrax M200 Plug&Print 3D Printer

Lo más destacable de Zortrax M200 Plug&Print 3D es que la plataforma sobre la que se produce la impresión está tratada para soportar temperaturas elevadas y, por tanto, no necesita que se cubra de cinta de kapton, un material utilizado en la industria aeronáutica y aeroespacial por ser un aislante eléctrico resistente en condiciones de temperatura extrema. También se emplea en sistemas de rayos X  por sus características eléctricas, así como por soportar la radiación. Además de plásticos ABS, es capaz de imprimir también en nylon.

Rafał Tomasiak, CEO de Zortrax, ha explicado que Dell ya intentó adquirir sus productos cuando arrancaron con su campaña de crowdfunding pero que, en aquel momento, eran demasiado pequeños para dar respuesta a una demanda tan elevada. La compañía se centró en atender los pedidos de las personas que les habían financiado y ahora, por fin, han crecido lo suficiente para plantearse tener a un cliente como Dell encargando miles de sus dispositivos.

Contado así, cabría pensar que este proceso ha llevado años. Una empresa con un buen producto, que elige financiarse mediante crowdfunding y va creciendo poco a poco hasta llegar a servir pedidos millonarios a una gran empresa. La realidad es que el proyecto se lanzó en Kickstarter en mayo del año pasado y ahora están sirviendo las impresoras 3D a los pequeños inversores que decidieron gastar su dinero para que este proyecto viese la luz. La campaña tenía como objetivo recaudar 100.000 dólares y consiguieron 180.000. A la vista está que han sabido cómo invertirlos.

El importe total de la operación no se ha especificado pero, al precio habitual de la impresora, supondría casi 9,5 millones de euros. Es de esperar que la cantidad por unidad que pagará Dell sea mucho más baja pero, aún así, se trata de una facturación de millones de euros para una empresa que tiene una trayectoria muy corta. Incluso aunque no reciban más grandes pedidos y esto sólo sea la forma que tienen en Austin de decir “seguid haciendo las cosas bien y Michael Dell podría venir a veros con un cheque mucho más grande”, ejemplos como los de Zortrax son la muestra de que cuando se pone el talento a trabajar se puede triunfar en el mundo de la auténtica innovación.

No comments yet.

Deja un comentario