" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Mark Zuckerberg desvela la ambiciosa estrategia futura de Facebook y la suya personal

El chico de la capucha es más listo de lo que parecía

Casi se podría decir que para Facebook dominar las redes sociales es el objetivo intermedio que, con los beneficios generados, les permitirá conseguir otras metas. Hace tres años pusieron en marcha la iniciativa Open Compute Project para trasladar las ventajas en coste y eficiencia del movimiento Open Source a los centros de datos. En ese momento Google, Amazon y Yahoo ya habían desarrollado tecnologías propias para organizar y distribuir la carga de trabajo entre todas las máquinas de sus centros de cálculo. Y Mark Zuckerberg, como quien no quiere la cosa, decidió que no tenía tiempo de recuperar la ventaja que les sacaban estos gigantes y se dirigió a la comunidad de desarrolladores para mejorar la forma en la que se organizan y utilizan los servidores, conexiones físicas, configuraciones de red y software de gestión en los centros de cálculo.

Te recomiendo que visites el apartado «Specs & Designs» de la web de Open Compute Project para que te hagas una idea de la cantidad de tecnologías en las que están trabajando y el alcance de lo que han conseguido ya. Encontrarás muchísima información técnica, especificaciones y hasta archivos de CAD con diseños. Muy impresionante.

En sus propias palabras «cuando eres el primero en diseñar algo, tiene ventajas mantenerlo en secreto». Para Facebook ha sido mucho mejor elegir el camino del Open Source ya que ahora «estamos muy por delante». Esto no sólo les ha permitido tener sistemas del más alto nivel técnico sino que, con las mejoras que han ido incorporando, han ahorrado 1.200 M$ en costes de electricidad y mantenimiento. En palabras de Zuckerberg «No sólo se trata de ahorrar dinero, es que estamos ahorrando mucho, mucho dinero».

También definió a su empresa como una compañía que busca sinergias con otras y es que el motor para desarrollar nuevos productos y tecnologías tiene mucho que ver con que haya un mercado con grandes ventas potenciales. Los ingenieros que están participando en la plataforma Open Compute Project lo hacen motivados porque ven una realidad económica en dedicar tiempo y esfuerzos a esos productos, y eso es lo que ayudará a elevar el listón de lo que es posible.

Los grandes sectores industriales como las telecomunicaciones, el aeronáutico, el farmacéutico o la informática han conseguido desarrollarse a grandes pasos cuando había un interés y una financiación abundantes, cosa que en el pasado siempre ha ido de la mano de los gobiernos. Ahora eso no está pasando y Zuckerberg opina que hace falta una nueva forma de incentivar el desarrollo de la tecnología.

Como objetivo adicional, también ha puesto en marcha Internet.org con el objetivo de conectar a todos los habitantes de la Tierra. Casi nada. Como era previsible, su archirival Google también tiene una iniciativa parecida. Los fundadores de Google siempre han mostrado su poco respeto por el statu quo de los sectores en los que han entrado, cambiando a menudo las reglas del juego existentes, pero Mark Zuckerberg no se queda atrás y propone repensar la forma en la que está organizado el espectro radioeléctrico. El objetivo es abaratar las comunicaciones para ponerlas al alcance de muchas más personas. Citó el siguiente ejemplo: «Tener un smartphone no quiere decir que estés conectado. Usar un iPhone cuesta unos 2.000$ en dos años, y de eso el teléfono sólo son 500$». Para ello está trabajando con operadores de telecomunicaciones en nuevos servicios y para mejorar la forma en la que organizan y aprovechan sus infraestructuras.

Por si esto fuera poco, en Facebook se están planteando cómo ofrecer servicios de pago a sus clientes comerciales y, en un paso más, conectar a la gente con sus coches y electrodomésticos, haciendo realidad la esperada Internet de la cosas. Ahora conectan a las personas entre sí y ofrecen servicios sociales y, como dicen «eso debería extenderse automáticamente a la Internet de las cosas». Esto es toda una sorpresa para los que, como yo, pensábamos que Facebook no era para tanto. Desde luego, no hay que subestimar al chico de la capucha…

Foto de apertura: www.briansolis.com

No comments yet.

Deja un comentario