" />
Tesla S
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Tesla se prepara para entrar en el mercado chino

El coche eléctrico llegará desde Asia

Llevamos hablando años del coche eléctrico perfecto: ecológico, silencioso y más barato de mantener que los modelos que utilizan combustibles fósiles. Hasta que llegue a nuestras vidas, tenemos otras alternativas como los pequeños eléctricos, no aptos para viajes largos, o los híbridos al estilo del Toyota Prius, que tienen lo mejor de los dos mundos y también algunos fallos que encarecen su mantenimiento, según me cuentan algunos usuarios.

Los eléctricos puros más cercanos a reemplazar a nuestro modelo diesel o de gasolina son los fabricados por Tesla Motors. Su último modelo, Tesla S, es un sedán familiar con prestaciones interesantes: hasta 480km de autonomía, poco más de una hora entre recargas y prestaciones similares a las de un coche convencional, incluyendo las máximas calificaciones en materia de seguridad. Aunque esto va en gustos, también tienen un diseño atractivo, muy del estilo de los automóviles japoneses.

Sus vehículos están a la venta en su país de origen, EEUU, y también en Europa. Desde ahora también está disponible en China, a juzgar por el sitio web de la compañía para este país. De este se deduce que los vehículos todavía no circulan por las carreteras del gigante asiático, pero ya se puede reservar pagando una parte del precio del vehículo. Eso sí, debido a los elevados aranceles que China impone a la importación de productos, el precio es casi el doble de lo que cuesta en EEUU. El modelo básico, que cuesta 71.000$, costará unos 146.000$ al cambio en China. Según China Daily, también se ha estrenado un concesionario en Beijing.

Aunque impagable para la inmensa mayoría de ciudadanos chinos (y de cualquier país del mundo), los privilegiados de ese país están locos por todo lo que huela a progreso. Para una compañía que aspira a vender 10.000 vehículos al año en Europa, los 5.000 que esperan vender en China suponen una cifra importante. Sin embargo Elon Musk, su fundador, asegura que la cifra podría ser muy superior.

En todo caso, con esto Tesla consigue llevar la delantera a los posibles competidores europeos y americanos, situarse como referente en el mercado asiático de cara al futuro y, por supuesto, establecer relaciones con una de las principales economías del mundo. Además, se trata de un mercado ideal para la popularización de vehículos eléctricos: sin una gran base de automóviles, sin grandes fabricantes que puedan tener otros intereses y con millones de ciudadanos accediendo al mercado de consumo cada año, tomar posiciones ahora parece una jugada inteligente.

Tesla S
Los Tesla S, el primer coche eléctrico tipo sedán, podría recorrer las carreteras chinas en breve.

Hasta la fecha, las cifras de ventas de estos vehículos no son grandes. Tesla es muy popular en el área de Silicon Valley pero, fuera de ese pequeño ecosistema tecnofílico, se trata todavía de algo minoritario. Si esta tecnología consigue jugar un papel importante en el desarrollo chino y los vehículos eléctricos despegan, no tardarán en surgir marcas locales. La calidad de la tecnología fabricada en China ya era conocida por fabricantes como Apple o Lenovo, pero también lo es su capacidad para diseñar su propia tecnología al máximo nivel.

Además, Tesla lleva algún tiempo aproximándose al mercado asiático para hacer sus vehículos más competitivos. En octubre, Reuters informaba que la compañía está en conversaciones con Samsung SDI, una división de la compañía coreana, para que le suministre baterías de mayor rendimiento que las empleadas actualmente, fabricadas por Panasonic. Estas verían la luz en el futuro Tesla Model X, un crossover que verá la luz en 2015.

¿Llegará la revolución de la automoción de Asia? Es posible. Como en tantos otros casos, no tienen una tradición dentro del sector que ralentice el cambio y tienen talento y capacidad para introducirse en cualquier industria. Además, mientras que los grandes países europeos crecen a ritmos inferiores al 1% en el mejor de los casos y EEUU se espera que lo haga al 1,7%, China mantiene expectativas de crecimiento del 7,4% para este año. Dejando de lado a algunos financieros sin escrúpulos, son los grandes beneficiados de esta crisis global y les interesa aprovechar la situación para dejar de ser líderes sólo en fabricación y empezar a serlo también en otras actividades industriales en las que el trabajo intelectual prima sobre la mano de obra. En las próximas décadas, el coche eléctrico y otros avances podrán lucir orgullosos el sello de Made in China.

No comments yet.

Deja un comentario