" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un estudio entre 9.000 trabajadores analiza qué condiciones prefieren para desarrollar su profesión

El entorno de trabajo perfecto

Un estudio publicado por Unify analiza cuál es el entorno de trabajo ideal para 9.000 trabajadores del conocimiento, es decir, aquellos que como ingenieros, científicos o arquitectos tienen como principal herramienta de trabajo su conocimiento. Realizado en empresas alemanas, británicas y estadounidenses, el estudio obtiene algunas conclusiones interesantes sobre varias cuestiones.

El trabajo ideal

En este apartado, destaca que una gran mayoría de trabajadores del conocimiento (92%) piensan que hacen una buena aportación en sus lugares de trabajo. ¿Y quién no? El 8% restante, probablemente, son personajes de Dilbert. Sin embargo, son conscientes de los profundos cambios que experimentan nuestras sociedades: en un plazo de cinco años, dos de cada tres empleados no se ven ejerciendo el mismo rol. Una tercera parte de los encuestados opinan, además, que su trabajo actual habrá dejado de existir.

En cuanto al entorno de trabajo ideal, es en este tipo de organizaciones donde suelen percibirse en primer lugar algunos cambios. La práctica totalidad de empleados piensan que lo ideal es que el desarrollo del trabajo no esté basado en la presión. Casi la mitad de trabajadores opinan que lo ideal es pasar, como mínimo, una cuarta parte del tiempo de trabajo fuera de la oficina y, de hecho, casi un 40% lo hacen. Las causas, probablemente, es la facilidad con que los trabajos intelectuales pueden desarrollarse desde casa o desde el lugar al que el empleado debe desplazarse por motivos laborales. De hecho, más de un 20% de los encuestados trabajan como freelance y la mitad de ellos no lo cambiarían por un puesto en plantilla. Conviene matizar que las tasas de desempleo de los tres países en los que el estudio se ha realizado son diferentes a la de países como España, por lo que muy posiblemente no pese tanto el factor de los autónomos “por necesidad” tan común en nuestro país.

Se analiza la figura de los equipos virtuales, aquellos formados por personas en diferentes localizaciones que, en muchas ocasiones, no llegan a coincidir físicamente. En países como Reino Unido es frecuente ver en proyectos de ingeniería, en particular desarrollos de software, que las empresas contratan por obra a aquellos perfiles que necesitan a través de alguna figura externa con una cartera de freelances entre los que monta un equipo a medida en función de los requisitos del cliente. Nada que ver con una empresa de trabajo temporal: el salario de los trabajadores por cuenta propia con perfiles especializados sale más caro a la empresa que tener a los trabajadores en plantilla.

Trabajo y conciliación

Otro de los temas de la encuesta es el de cómo identificar un buen trabajo. Para los más jóvenes, el número de horas dedicadas es el criterio más importante. Sin embargo, en los trabajadores a partir de los 45 años prevalece la calidad del trabajo realizado sobre otros parámetros. Lo más curioso es que, a la hora de la verdad, los términos se invierten: son los trabajadores más veteranos los que dedican más horas al trabajo.

Muy al contrario de lo que solemos pensar, o de lo que experimentamos en nuestro país, las empresas con menor número de empleados son aquellas en las que las jornadas laborales son más cortas, aunque las diferencias en este asunto son pequeñas. De nuevo, conviene matizar que se trata de empresas diferentes a las nuestras: la media de horas trabajadas es algo superior a las establecidas por el contrato pero, como media, las horas de más son tres a la semana. Muchos de nuestros trabajadores de los mismos sectores lo firmarían ahora mismo.

En los países del estudio, la media es de 3 horas extra semanales

Para estos trabajadores del conocimiento, marcar una división clara entre su trabajo y su vida personal es básico. Un 70% asegura que siempre separan ambas, aunque el estudio no aclara si eso incluye no tomar una cerveza con los compañeros después de la jornada.

Tecnología en el trabajo

Un factor fundamental en casi cualquier trabajo actual es la tecnología pero, en este tipo de empresas basadas en el trabajo intelectual, es algo básico. Cabría esperar que los trabajadores más jóvenes y habituados a trabajar con herramientas tecnológicas sean los principales defensores de su uso. Pero no es así: casi una cuarta parte de los empleados entre 16 y 24 años desean que alguna de esas herramientas se elimine porque ralentiza su trabajo o porque cree que hay formas más modernas de hacerlo.

El email es una tecnología controvertida en el conjunto de los 9.000 encuestados. A pesar de que para un 78% lo considera imprescindible en su actividad diaria, para un 28% de los trabajadores la abolición del email sería la primera opción si les dejasen eliminar una herramienta de comunicación. Una fórmula un tanto radical de liberarse de la fundada sensación de que cuanto más correo gestionamos, más mensajes tenemos por leer.

No comments yet.

Deja un comentario