" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se abren las negociaciones para establecer nuevas tarifas de roaming más económicas desde mediados de 2016

El fin del pago por roaming en la UE se retrasa hasta 2018

Las noticias que empezaron a llegar a mediados del año pasado de la Unión Europea de la bajada de precios del roaming al desplazarse de un país a otro de la UE fueron muy bien recibidas por los viajeros. En efecto, los miembros del Parlamento Europeo acordaron que desde julio de 2014 bajase notablemente el precio de las llamadas de voz y las conexiones de datos efectuadas desde un smartphone cuando se establecían en un país europeo distinto al de origen. Muchos operadores comenzaron entonces a ofrecer a sus clientes paquetes de oferta para que pudiesen conectar sus terminales a la Red en otros países europeos o hacer llamadas sin dejarse medio sueldo en ello. Pero lo que de verdad esperaban todos los que viajan por Europa es el fin del pago por roaming, lo que parece que en principio podría haber llegado para finales de 2015. Pero no será así, y habrá que esperar al menos hasta 2018 para que pueda vislumbrarse su final.

Así, a pesar de que el Parlamento Europeo se había fijado el fin del pago por roaming como una de sus prioridades y ya había votado a favor de eliminarlo a finales de este año, los estados miembros de la UE han decidido apoyar a las operadoras de telefonía móvil, que estaban en contra de esta medida, y retrasar su final. Las operadoras llevaban meses protestando contra dicho acuerdo del Parlamento, alegando que necesitaban cobrar por el roaming para cubrir los costes de uso del espacio de las redes de otras operadoras. Y esto a pesar de que muchas de ellas cuentan con presencia, y por tanto, con redes propias, en más de un país de la Unión Europea. Y sus quejas han encontrado apoyo en sus respectivos países de origen, que han votado a favor de una nueva reforma de la ley que regula el roaming.

Comienza ahora un nuevo plazo de negociación con el Parlamento Europeo para establecer nuevos precios, que sí serán más baratos que los vigentes en la actualidad. De hecho, todo apunta a que las operadoras facilitarán a sus clientes paquetes básicos de conexión sin coste adicional, con los que los viajeros podrán hacer y recibir llamadas durante un periodo de tiempo determinado, así como enviar mensajes y conectarse a redes de datos y consumir una cantidad determinada de «megas» sin pagar ningún coste adicional. Una vez superados los minutos y «megas» disponibles en este paquete básico de roaming, el operador sí cobraría una cantidad a sus clientes en concepto de roaming, todavía por determinar. En cualquier caso, en lo que respecta a las llamadas efectuadas, los SMS enviados y los datos consumidos, esta cantidad no podrá superar la tasa mayorista máxima que las operadoras pagan por utilizar las redes en otros estados miembros de la UE. Y cuando se trate de llamadas recibidas, el recargo máximo será el promedio ponderado de las tasas de terminación móvil máximas de toda la UE.

Una vez alcanzado un acuerdo, la nueva regulación sobre roaming entrará en vigor a partir del 30 de junio de 2016. No obstante, esto no quedará aquí, puesto que ya está prevista una solicitud a la Comisión Europea para que evalúe qué medidas adicionales se deben tomar de cara a la eliminación gradual del pago por roaming, que deberían entrar en vigor a partir de mediados del año 2018. En caso de que la Comisión decida acabar con el roaming para entonces, se propondrán nuevas leyes que regulen el nuevo escenario. Mientras tanto, los viajeros europeos seguirán teniendo que limitar sus conexiones a Internet y llamadas cuando viaje a otro país europeo si no quieren pagar un coste adicional.

Foto: Marjan Lazarevski

No comments yet.

Deja un comentario