" />
Pies de bebés
ZOOM
GALERÍA
1 COMENTARIO

Descubren una posible relación entre la fractura hidráulica y los bebés con bajo peso al nacer

El fracking y el peso de los bebés

El fracking sigue levantando ampollas allá donde se menciona su nombre. Terremotos, aguas contaminadas, riesgos ambientales y para la salud… Las voces de alerta son muchas, y existen investigaciones en marcha para aclarar los posibles efectos colaterales de esta práctica de extracción de gas. El Estado de Nueva York decidió a finales del pasado año prohibir la fracturación hidráulica en todo su territorio por considerar que los riesgos para la salud y el medio superan con creces los posibles beneficios económicos. También lo prohibió la ciudad de Texas. Mientras Londres lo permite en el Sur de Inglaterra. Algunos expertos en cambio climático aseguran que la extracción de gas no convencional ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, con todo lo que eso conlleva. En España la controversia sobre el fracking ha llegado a la mayor parte de los parlamentos autonómicos. Algunos se declararon antifracking, el Constitucional tiró las leyes contrarias de La Rioja, Navarra, Cantabria y Cataluña; y mientras los estudios sobre sus efectos continúan. El más reciente, uno de la Universidad de Pittsburgh que asegura que hay relación directa entre el fracking y el nacimiento de niños con peso más bajo del normal.

Según este estudio, basado en el registro de nacimientos del sureste de Pennsylvania, las mujeres embarazadas que viven cerca de pozos de gas obtenido por fractura hidráulica tienen bebés con menos peso que los de las mujeres que viven más alejadas de los pozos. Aunque el hallazgo no logra probar nada concreto, sí que abre la puerta a una mayor y seria investigación sobre las repercusiones que puede llegar a tener el fracking antes de permitir su aplicación, por ejemplo, cerca de poblaciones o donde estas tengan un mayor riesgo de exposición. En Pennsylvania, por ejemplo, sólo había 44 pozos de fractura hidráulica antes de 2007, pero entre 2007 y 2010 la cantidad de pozos subió a 2.864.

La investigación se basó en los datos de los 15.451 bebés nacidos en Washington, Westmoreland y Butler entre 2007 y 2010, relacionándolos con la proximidad de la residencia de la madre a alguno de esos pozos. Los datos se dividieron en cuatro grupos según el número de pozos cercanos, y su proximidad en un radio de 10 millas de las viviendas de las madres. Las madres que estaban más cerca de una zona de alta densidad de pozos fueron un 34% más propensas a tener bebés pequeños en relación a su edad gestacional. Mientras, las madres que vivían en la parte más alejada de este radio redujeron ese porcentaje al 25%. Se habla de bebés pequeños en relación con la edad gestacional cuando está un 10% por debajo del peso de los otros niños de su misma edad.

Para discriminar el factor “pozo” de entre el resto de factores se tuvieron en cuenta para el estudio datos como el de las madres fumadoras, el cuidado prenatal, la raza, la educación, la edad y el sexo del bebé y su número de hermanos naturales. Según los investigadores los fetos son altamente sensibles a los contaminantes externos, y está documentada la relación entre el menor peso al nacer con la contaminación del aire por partículas finas, la exposición a metales pesados y benceno, así como el estrés de la madre. Precisamente en esta zona de Pennsylvania, los fluidos de desecho del fracking pueden contener benceno. La quema de gas metano en los pozos y la quema controlada de gas natural libera a la atmósfera compuestos orgánicos volátiles como el benceno, el tolueno, el etilbenceno y el xileno. Pero también el exceso de tráfico de camiones y los compresores diesel pueden contaminar el aire y producir gran cantidad de ruido, afectando al estrés de las madres.

Tal y como destacan los propios investigadores, no están afirmando que sean esos contaminantes los causantes de un menor peso al nacer, pero sí que es necesario llevar a cabo más estudios en los que se pueda validad o no la relación directa entre ambas cosas y la presencia de otros posibles contaminantes.

Fuente: Universidad de Pittsburgh

One Response to El fracking y el peso de los bebés

  1. LuisBravo 8 Junio, 2015 at 19:36 #

    Para entender que es el fracking y el shale gas,\r\n\r\nes recomendable ver el documental Gasland:\r\n

Deja un comentario