" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las protestas en Londres giran alrededor de si la app de Uber puede o no considerarse un taxímetro

El regulador de transportes de Londres declara que Uber es legal

La startup californiana Uber, creadora de un servicio de transporte de viajeros de un punto de una ciudad a otro, comenzó hace algunos meses su desembarco en varias ciudades europeas, levantando una gran polémica entre los taxistas de todas las ciudades en las que ha desembarcado. El sector del taxi europeo está en pie de guerra contra ella, y las protestas a las autoridades para que declaren su actividad ilegal no se han hecho esperar. Incluso ha habido huelgas que han dejado sin un sólo taxi ciudades durante un día entero. Y no sólo en las que ya está presente o ha comenzado a operar, como en Barcelona, sino también en otras en las que puede empezar a operar, como en Madrid.

En ambas ciudades españolas, los taxistas piden directamente su ilegalización por competencia desleal, mientras que en Francia, lo que piden es que se prohiba a sus conductores utilizar la geolocalización. En Bélgica ya han conseguido sus propósitos, puesto que Uber fue declarado ilegal hace unos meses, pero parece que en Londres no van a tener tanta suerte, al menos por ahora, ya que el Regulador de Transportes de Londres ha decidido que Uber puede operar legalmente en la capital británica. Algo que seguro no va a hacer ninguna gracia a los taxistas londinenses.

Según las leyes que rigen el funcionamiento del sector del taxi en Londres, sólo los taxis negros que cuenten con licencia pueden utilizar taxímetros en sus vehículos, con el objetivo de poder cobrar a sus viajeros en función del tiempo transcurrido desde el principio del viaje hasta su final, así como de la distancia recorrida. Esto es lo que esgrimían los taxistas en contra de Uber, ya que afirmaban que su tecnología, que gira en torno a una app para iOS y Android mediante la que los viajeros pueden solicitar los servicios de un coche con conductor, rompía esta regla. Algo con lo que no están de acuerdo las autoridades encargadas de la regulación del transporte en la ciudad.

En efecto, tal como ha manifestado el organismo en una declaración oficial: “los smartphones que transmiten información sobre la ubicación entre vehículos y usuarios de la app no tienen conexión, ni física ni de funcionamiento, con los vehículos. Los teléfonos no son taxímetros, si nos atenemos a lo que implica la ley”. La declaración viene precedida de una protesta y una huelga llevadas a cabo a nivel europeo el pasado día 12 de junio, medidas con los que los taxistas protestan porque Uber no cumple con las regulaciones vigentes en las distintas ciudades europeas en las que ha iniciado su actividad y porque no paga suficientes impuestos. En algunas ciudades se pedía directamente su cierre por competencia desleal. Esta misma semana, el 1 de julio, se produjo otra protesta en Barcelona, donde los taxistas hicieron una huelga durante varias horas, y en Madrid, ciudad en la que varios cientos de taxistas cortaron el Paseo de la Castellana.

La decisión tomada por las autoridades londinenses puede parecer que es una victoria definitiva para Uber, pero la compañía sólo ha ganado una batalla. El Regulador de Transportes de Londres ha decidido que los tribunales británicos tomen cartas en el asunto, y le ayuden a decidir si la app de Uber puede o no ser considerada un taxímetro. Esta decisión tiene que esperar a que las denuncias efectuadas por un sindicato de taxistas contra seis conductores de Uber se resuelva. Estas denuncias se interpusieron porque sus miembros creen que el uso de la app de Uber para cobrar a los clientes viola el reglamento de las licencias de taxi de la ciudad. Este fallo no se producirá hasta otoño, y mientras tanto, Uber puede seguir funcionando con normalidad en Londres.

No comments yet.

Deja un comentario