" />
perra amamantando cachorros
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las células madre dan a sus hijas las mejores mitocondrias

El secreto de la juventud celular es el amor de madre

Dicen que no hay nada nuevo bajo el Sol. De toda la vida de Dios las madres se han quitado el pan de la boca para dárselo a los hijos. Pues en las células pasa igual y, de alguna manera, esta actitud tan «maternal» ayuda a mantener por más tiempo sana la función de los tejidos.

Las células madre son necesarias para reponer los tejidos dañados, pero con el tiempo se van acumulando alteraciones que acaban por lesionarlos definitivamente. Recientes estudios sobre los mecanismos que las protegen o, por el contrario, las vuelven vulnerables. Cuando la célula se va a dividir lo primero que hace es replicar el ADN para que cada una de las hijas tenga su porción exacta de información genética. Mientras, los microfilamentos de actina, dirigidas por los centrosomas, forman el huso acromático. Mediante estas formaciones se reparten los orgánulos celulares entre las dos células hijas.

Hacía tiempo que se contemplaba la posibilidad de que, durante la división, las células madre favorecieran a la descendencia dándoles los componentes celulares más nuevos y sanos. Una reciente investigación de David Sabatini y su equipo, del departamento de Biología del MIT, ha desvelado pruebas del generoso «amor» de las madres célula por sus hijitas. Mediante una serie de técnicas que permiten marcar de forma diferente las mitocondrias viejas y las jóvenes, entonces vieron que, a diferencia de otros orgánulos celulares, las mitocondrias se repartían de una forma muy peculiar. Las mitocondrias jóvenes y sanas iban preferentemente a las hijas, conservando las mismas propiedades que la célula madre, mientras que las más viejas se quedan con la madre. Parece ser, aunque aún lo están investigando, que este desigual reparto, aunque perjudique a las células madre, ayuda a que se mantengan las propiedades de las células.

La células madre adultas suelen contener poca cantidad de mitocondrias. De hecho no son muy necesarias porque metabólicamente suelen permanecer en una especie de «reposo» hasta que son necesarias para restaura algún tejido dañado. Cuando el momento llega aceleran su metabolismo y la biogénesis mitocondrial. Los científicos opinan que sería posible restaurar la juventud de las células madre adultas actuando sobre la homeostasis proteica de las mitocondrias.

Fuente: Cell

No comments yet.

Deja un comentario