" />
Voluntarios recogiendo chapapote del Prestige
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La prensa se interesa por los temas medioambientales si estos son dramáticos, espectaculares o sensacionalistas

¿Es un desastre?, interesa

Nuestra percepción de lo que ocurre en el mundo depende, en buena medida, de los medios de comunicación. Estos son los que eligen qué noticias serán más interesantes para el público y desechan las que consideran que no lo serán. Luego, estas noticias son enfocadas desde el punto de vista que más llame la atención de sus lectores o más afinidad despierte en sus sponsors. Cierto es que no se puede publicar todo, pero a la hora de hacer esa primera selección, especialmente cuando se trata de noticia medioambientales, los criterios que favorecen que una noticia o estudio acabe difundiéndose públicamente a veces tienen poco que ver con el sentido de la misma, y se basan más en lo dramático, espectacular o catastrófico. Es lo que demuestra un reciente estudio realizado por el Departamento de Ciencias de la Comunicación II de la Universidad Rey Juan Carlos, a instancias de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

El estudio, dirigido por el profesor de la URJC Pablo Francescutti, analizó la cobertura que habían tenido durante un año, en horario primetime, las noticias medioambientales en los telediarios de los principales canales españoles: RTVE, Tele5, Antena 3 y Cuatro. Así, de las 32.592 noticias emitidas durante ese año, sólo un 3,4% del total fueron de temática medioambiental. Según el profesor Francescutti, los investigadores esperaban que, dada la relevancia que había tomado el cambio climático, las protestas ecológicas, la vida saludable, la ecología, las energías renovables, la sostenibilidad y el deterioro ambiental en el marco del discurso político, sería razonable pensar que los medios se interesasen más por divulgar las noticias relacionadas con estos temas. Sin embargo, la realidad de la cobertura informativa demuestra que el interés de la prensa no está en relación con el supuesto interés de los políticos. Aunque estos temas fueron los más abordados en los noticieros, el punto de vista mostrado solía ser el catastrofista, el dramático, el visualmente más atractivo o el que causara mayor conflicto.

Los incendios forestales fuero, de hecho, las noticias más divulgadas y, según explica Francescutti, no precisamente desde un punto de vista exento de sensacionalismo, centrado en las causas, en la prevención o las responsabilidades políticas. Más bien al contrario, buscando justamente convertir el desastre en un espectáculo que pueda ser seguido. “Es el atractivo de la espectacularidad y del conflicto lo que explica que las protestas ecologistas salgan en los telediarios”, explica Francescutti, al tiempo que reconoce que el interés de la televisión por las prácticas sostenibles y las energías verdes, así como la cobertura de las cumbres del cambio climático, son de agradecer. Los personajes mediáticos, como el expresidente estadounidense Al Gore con su defensa pública del ecologismo, o los animales en peligro de extinción como los osos panda y las ballenas, también llamaron la atención de los medios.

Con todo esto, la gran cantidad de noticias medioambientales que diariamente tienen lugar, no alcanza, con ese 3,4%, a disponer de la cobertura necesaria para calar entre el público, sin contar con que se hace mucho más seguimiento de una aplicación que va a desaparecer de la App Store que de una especie amenazada. Los resultados, para Francescutti, no son buenos para la divulgación de los problemas medioambientales: “Aunque habría que hacer otro estudio que lo confirmase, percibo que el espacio dedicado actualmente por la televisión a la información ambiental ha caído en picado, posiblemente debido a la crisis económica que acapara toda la atención. Pero esto es un error, ya que los problemas ecológicos no desaparecen de la realidad porque desaparezcan de la pantalla; simplemente se van acumulando”.

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Jaime Tomé

Fuente: Agencia Sinc

No comments yet.

Deja un comentario