" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Por ahora sólo está disponible para iOS y en varios países de habla inglesa, como EEUU y UK

Facebook reinventa los foros en el smartphone con su app Rooms

Los foros de internet no son precisamente algo nuevo. Ya gozaban de gran popularidad hace muchos años, y antes de las redes sociales eran uno de los lugares preferidos por los internautas para comunicarse, junto con el IRC y los chats vía web. En todos los casos, los usuarios pueden optar por adoptar un nombre de usuario que no tenga nada que ver con su identidad real, lo que les permite guardar cierto anonimato. Y aunque el IRC  y los webchats entraron en decadencia hace ya bastante tiempo, los foros siguen manteniendo cierta popularidad, aunque algo más reducida que antaño. Seguro que muchos de los ingenieros y desarrolladores de Facebook han sido (y son) ávidos usuarios de foros de Internet, lo que puede que les haya movido a dar vida a la aplicación más reciente de Facebook. Se trata de Rooms, una app para iOS (y pronto para Android) desarrollada por Facebook Creative Labs (en concreto, por Josh Miller y su equipo de Branch, una startup adquirida por Facebook a principios de año), y que cualquiera puede utilizar para crear salas sobre un tema que les interese. Y, tal como sucede en los foros y a diferencia de lo que ocurre en Facebook, sus usuarios pueden adoptar la identidad que quieran en Rooms. Como si quieren utilizar Godzilla o Perico de los Palotes como identificador. Además, Rooms permite elegir un nombre para cada sala.

Las salas generadas en Rooms no son otra cosa que feeds en los que se pueden publicar textos, fotos, emoticonos o vídeos. En ellos pueden participar tanto su creador como los invitados y usuarios con acceso a la sala, mediante publicaciones de comentarios, “me gusta” o elementos multimedia, y que ofrece diversos medios de control a su propietario para evitar que lo que sucede en ella se le “vaya de las manos”. Por ejemplo, se puede decidir si lo que se publica en la sala pueda o no enlazarse fuera de la sala, lo que evita que cosas que se digan en la sala puedan publicarse en Internet si el creador de la sala así lo decide. Un creador, que ejercerá de moderador de la sala, también puede establecer un tope mínimo de edad para acceder a la sala, o decidir que los comentarios sólo se publiquen después de que él los haya revisado. Además, si no está de acuerdo con el comportamiento de uno de los usuarios de su sala, puede echarle y prohibir su acceso a la misma. Además, de cara a evitar determinados tipos de contenidos, temas y comentarios en Rooms, un equipo de moderadores de Facebook se encarga de revisar lo que acontece y se publica en las distintas salas, y pueden eliminar hilos de conversación o, incluso, salas enteras, si los contenidos violan alguna ley o son ofensivos, discriminatorios, etc.

Las salas pueden estar abiertas al público en general, o bien tratarse de áreas privadas a las que se puede acceder sólo por invitación. En cualquier caso, el creador de la sala puede enviar invitaciones a otros usuarios para que se unan a la sala y comiencen a participar. Dichas invitaciones consisten en códigos QR generados específicamente para cada sala, que se pueden enviar por correo o a las cuentas en diversas redes sociales, y basta con hacer una foto o una captura de pantalla del código y tener la app instalada para poder acceder a ella. Si la sala es pública, cualquier usuario que encuentre un código podrá entrar a ella, Y sin necesidad de contar con cuenta de Facebook ni utilizar una dirección de correo electrónico para utilizar la herramienta.

Tal como hemos mencionado, por ahora Rooms sólo está disponible para iOS y limitado a determinados países de habla inglesa, como Estados Unidos o Reino Unido (en España aún no está disponible), aunque sus creadores ya tienen planes para que esté disponible no sólo para otros sistemas operativos, sino que también esperan que aparezca en más países. Además, esperan poder dotar pronto de más opciones de personalización y control a los usuarios de la app.

No comments yet.

Deja un comentario