ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Ambas permiten monitorizar la actividad física y el sueño, y el modelo Flex 2 es además resistente al agua

Fitbit renueva su gama de pulseras inteligentes con Charge 2 y Flex 2

Transcurridos casi dos años desde el lanzamiento de su pulsera inteligente Charge, parece que Fitbit se ha decidido por fin a renovarla con el lanzamiento de su nueva versión, Charge 2. Y esta pulsera inteligente no llega sola, puesto que también ha visto la luz Flex 2, la evolución de la pulsera cuantificadora Flex, que apareció a principios de 2013. Ambas son capaces de medir y capturar todo tipo de actividades y registros habituales de la vida diarios, como los pasos dados, la distancia recorrida, los pisos subidos, la actividad por hora, la frecuencia cardiaca o las calorías consumidas, así como el sueño.

Fitbit Charge 2 permite además controlar el tiempo que se duerme, así como la calidad del descanso, en la app para smartphone de la pulsera. Además, con la aplicación se puede programar un horario de sueño, con avisos para acostarse, y una alarma vibratoria silenciosas para despertar al que la lleva puesta. Aparte de estos avisos, también se pueden programar, gracias a la app, avisos para moverse y realizar actividad física a las horas que su propietario prefiera.

fitbit-charge-flex-2-01

Esta pulsera es resistente al sudor y cuenta con un diseño con un cuerpo de acero, que le da un aspecto a medio camino entre un reloj y una pulsera cuantificadora. Integra un mecanismo de liberación rápida de la correa, que permite intercambiarlas con facilidad. Cuenta con correas resistentes al agua y disponibles en negro, azul, ciruela y verde azulado. Además, se pueden elegir otras correas de mayor calidad en cuero y colores rosa, marrón y azul añil. Fitbit ha confirmado también el lanzamiento de dos ediciones especiales de la pulsera, con el cuerpo en metal negro mate y una banda clásica en negro, o con el cuerpo en oro rosado con banda de color lavanda. Podrá adquirirse a partir de 159,99 euros desde septiembre.

La pantalla de la pulsera es cuatro veces mayor que la del Fitbit Charge original, lo que facilita el control, de un solo vistazo, de las estadísticas de la actividad realizada, así como de los objetivos diarios. También muestra notificaciones de llamadas, mensajes o avisos del calendario del smartphone cuando el móvil está cerca de la pulsera. Su batería le proporciona una autonomía de hasta cinco días.

Con el Charge 2 llega también la evolución del sistema de cuantificación PurePulse, que ahora cuenta con nuevas funciones basadas en la frecuencia cardiaca, como Cardio Fitness Level, con la que puedes comprobar tu forma física en base a un nivel y puntuación de fitness personalizado, que se calcula en base al perfil de usuario, la frecuencia cardiaca y los datos de ejercicio físico recogidos por la pulsera. Otra de sus nuevas funciones permite realizar sesiones de relajación mediante ejercicios guiados de respiración, controlados también por la frecuencia cardiaca.

Otras de las novedades de la Fitbit Charge 2 incluyen varios modos de ejercicio, que proporcionan estadísticas de ejercicio en tiempo real. Además, ofrece varios modos específicos para diversos deportes, como carrera, ciclismo, levantamiento de peso, yoga o ejercicio a intervalos, apto para la realización de circuitos con pruebas de distinta intensidad. Esta pulsera cuenta con Connected GPS, un sistema que conecta la pulsera con el GPS del smartphone para afinar aún más en las estadísticas en tiempo real, de cara al conteo de pasos o distancia recorridos, al tiempo que graba un mapa del camino realizado en la app de Fitbit.

fitbit-charge-flex-2-02

En cuanto al Fitbit Flex 2, es una pulsera compuesta por una banda ultrafina que alberga en su interior un cuantificador resistente que puede retirarse de la pulsera y colgarse en pendientes, colgantes o utilizar con otras bandas. Es el primer wearable de la compañía resistente al agua, con el que se puede nadar y sumergir hasta una profundidad máxima de 50 metros (aguanta hasta cinco atmósferas) y, por consiguiente, diseñado para monitorizar y cuantificar también la actividad realizada en el agua. Su batería también dura hasta cinco días.

Su diseño es un 30 por ciento más fino que el modelo Flex original, y utiliza luces LED de colores para mostrar el progresos de la actividad realizada (cada luz representa un 25 por ciento de la actividad diaria programada), y puede avisar de la llegada de mensajes y llamadas telefónicas cuando el smartphone con el que está conectado está cerca. Las bandas clásicas del Flex 2 estarán disponibles en siete colores: negro, rosa, gris, lavanda, magenta, azul marino y amarillo. También habrá varias opciones disponibles en la colección Luxe, entre las que estarán brazaletes en oro, oro rosado y plata, además de un colgante de oro o plata para insertar dentro el cuantificador de la pulsera. Estará disponible a partir de octubre por 99,95 euros.

 

No comments yet.

Deja un comentario