" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Olympus OM-D E-M5 Mark II, a la última con estilo

Fotografía con aspecto retro y prestaciones futuristas

Las novedades en el mundo de la fotografía digital son constantes, pero son pocas, muy pocas, las que destacan realmente por su originalidad estética, por su avance técnico o por una cuidada combinación de ambas cosas. Una de las cámaras más interesantes de los últimos años, con permiso de la Nikon Df, ha sido la Olympus OM-D E-M5 que ahora se ve renovada en esta versión Mark II.

Lo más destacable no es su aspecto «retro» (en dos versiones: plata o negro), aunque eso puede ser lo que atraiga a muchos aficionados a dar el salto al sistema Micro 4/3 que Olympus comparte con Panasonic. Las verdaderas novedades que aporta el modelo Mark II sobre el anterior es un sensor Live-MOS rediseñado de 16 megapíxeles acompañado de un procesador TruePic VII. El sensor dispone de estabilización en 5 ejes, los dos desplazamientos habituales en horizontal y vertical, a los que se unen la estabilización en los tres ejes de giro de la cámara: guiñada (giro hacia arriba o abajo), cabeceo (giro izquierda-derecha) y alabeo (respecto al eje cámara-sujeto a fotografiar).

El fabricante indica que este sistema de estabilización le permite aumentar hasta en 5 niveles EV (duplicar 5 veces la velocidad de disparo o reducir el diafragma en 5 saltos) para una situación de iluminación dada. Como referencia se señala que es posible hacer fotos a velocidades de hasta 1/4 s sin trípode, una cifra realmente espectacular. Puede trabajar con sensibilidades que van desde ISO 100 hasta ISO 25.600 y su velocidad máxima de obturación mecánica es de 1/8.000 s que se duplica hasta 1/16.000 s usando un obturador electrónico que, además, elimina cualquier ruido mecánico al hacer la foto. La Olympus OM-D E-M5 Mark II puede disparar fotos en ráfagas de hasta 10 fps con enfoque único (S-AF) y de 5 fps con enfoque continuo (C-AF).

La pantalla LCD de la parte trasera tiene 1.04 millones de puntos, es táctil y pivotante y se complementa con el visor electrónico de 2.36 megapíxeles. Dado que ambos muestran la imagen del sensor, la imagen que reproducen estará completamente estabilizada si el disparador está pulsado a medias, que es cuando se pone en marcha.

Combina 8 tomas para crear fotos de 40 Mpix

Posiblemente lo más llamativo de la Mark II es que incorpora un nuevo modo para hacer fotografías que, con unos límites máximos de f/8, hasta 8 s de obturación e ISO 1600 captura durante un segundo una secuencia de 8 imágenes entre las que desplaza el sensor 0,5 píxeles a un lado y a otro que combina para obtener fotografías de 40 megapíxeles. Olympus recomienda el uso de lentes de alta resolución de las líneas M.Zuiko Digital Pro o M.Zuiko Premium y de un trípode para garantizar la precisión de la imagen y la estabilidad de la cámara durante la toma de la secuencia, pero insiste en que las imágenes alcanzan una calidad comparable a las generadas con cámaras Full Frame de 40 megapíxeles de otros fabricantes. Resulta todavía más curioso el resultado almacenado en la tarjeta SD que lleve la cámara. Si elegimos el modo RAW+JPEG, se guardará un archivo JPEG de 40 megapíxeles, junto con dos archivos RAW, uno de 64 megapíxeles en formato ORF y otro de 16 megapíxeles en formato ORI propios de Olympus pero compatibles con los programas de Adobe gracias a un plugin.

Olympus explica que la OM-D E-M5 Mark II es una opción muy interesante para grabar vídeo gracias al mencionado sistema de estabilización en 5 ejes, ya que permite capturar secuencias estabilizadas sin necesidad de añadirle costosos sistemas externos. Es capaz de capturar vídeo 1080p hasta a 60 fps y permite elegir tasas de transferencia máxima de hasta 77 Mbps, lo que redunda en una mayor calidad de vídeo que el modelo anterior cuya tasa máxima de transferencia era menor. En total, es capaz de grabar vídeo hasta 1080p con todas las velocidades habituales: 24p, 25p, 30p, 50p y 60p.

Cuenta con la posibilidad de activar un sistema de detección de foco (Focus Peaking, configurable en cuatro colores y tres intensidades) para facilitar el enfoque con lentes manuales. La pantalla trasera permite elegir múltiples ajustes durante la grabación del vídeo (selección del punto de enfoque, exposición, zoom electrónico si la lente lo incluye, nivel de sensibilidad del micrófono, zoom de vídeo o efectos visuales son los más destacables) y la salida microHDMI es compatible con indicadores «time code» si se desea utilizar un grabador externo de vídeo. Dispone de una entrada para micrófono externo y, si se le instala el grip opcional HLD-8G, éste le añade una salida para auriculares.

Esta cámara es de tipo «mirrorless», aunque su aspecto externo es similar al de una réflex clásica. Sigue el estándar Micro 4/3 que emplea un sensor de 17,3 x 13 mm, exactamente la mitad de largo y la mitad de ancho que el de una cámara Full Frame. Por este motivo las distancias focales de los objetivos que emplea se comportan como si fueran exactamente el doble en equivalente 35 mm. Las lentes 12-50 mm o 14-150 mm que se incluirán en los dos packs iniciales se comportan como un 24-100 mm en el primer caso y como un 28-300 mm en el segundo, que son distancias prácticamente idénticas a las de dos de las focales de zoom más extendidas en cámaras DSLR.

Olympus-OM-D-E-M5-Mark-II-Accesorios

Dispone de conexión WiFi para controlar la cámara a distancia con una app para smartphones y tablets iOS o Android y para transferir imágenes sin cables. El cuerpo de la cámara está sellado frente a salpicaduras y polvo y, si se emplea con lentes concretas del catálogo de Olympus, puede usarse incluso bajo la lluvia. El cuerpo de la cámara pesa sólo 417 g y se acompaña en su lanzamiento de una completa serie de accesorios. El primero es el flash externo FL-LM3, que se incluye con la propia cámara y que tiene un número guía de 9 (indica la potencia máxima del destello) y cuya cabeza se puede rotar y girar para conseguir efectos de luz rebotada.

Los principales accesorios opcionales son un grip, una funda de cuero y la carcasa submarina. El grip HLD-8 consta de dos elementos: la empuñadura HLD-8G y un pack para baterías HLD-6P. El grip HLD-8G se puede montar sobre la cámara para mejorar sólo el agarre o, en combinación con el pack HLD-6P, mejorar también la duración con baterías y el número de botones de acceso directo al orientar la cámara en vertical. La funda de cuero CS-46 FBC aumenta su estilo retro al tiempo que protege cámara y objetivo y la carcasa PT-EP13 permite sumergir la cámara y el flash incluido a profundidades de hasta 45 m con total estanqueidad.

 
Imágenes: Olympus

No comments yet.

Deja un comentario