" />
Maletero lleno
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El consumo colaborativo llega al transporte de mercancías entre particulares

GOI: ¿Me dejas tu maletero?

Transportar objetos. Parece sencillo, ¿verdad? ¡JA! Sólo lo parece porque, de repente, resulta que esa caja no cabe en tu maletero, que el día que deberías ir a recoger algo NO PUEDES ir a recoger ese algo, que entendiste mal y en vez de Valencia es Palencia, que el de la mensajería sólo puede hacer la entrega en las horas en las que estás trabajando… Y eso por no hablar de los costes que, en muchas ocasiones, van asociados a los envíos. Con franqueza, ¿en ocasiones no has tenido la sensación de que resultaría más barato financiar una investigación completa sobre teletransporte? Seguramente sí, aunque los plazos tampoco son especialmente óptimos en este caso…

Visto el problema GOI, una start-up española (mira que me gusta hablar de innovación de aquí, sí) ha tenido una idea que, por lógica, casi parece mentira que nadie antes hubiera explorado: transporte de mercancías entre particulares. ¿Que vas a ir de Madrid a Barcelona y tienes sitio en el maletero? Seguramente haya alguien que, en esa misma fecha, tenga la necesidad de enviar algo entre ambas ciudades. ¿Sueles ir (y volver) todos los días desde Vera hasta Granada? Pues lo mismo. GOI te ofrece rentabilizar ese espacio no ocupado en el coche, del mismo modo en que lo hace Blablacar, pero en vez de para llevar personas, para transportar objetos de cualquier tipo.

El funcionamiento de la plataforma es realmente sencillo: tan solo te tienes que registrar (puedes hacerlo directamente con tu cuenta de Facebook) y, una vez verificado tu número de teléfono (GOI lo emplea como medida de seguridad para evitar perfiles falsos), accederás a tu panel principal. Desde el mismo puedes tanto dar de alta los desplazamientos que vas a realizar, y en los que puedes llevar carga de terceros, como realizar búsquedas para ser tú quien contrate los servicios de otro usuario. En ambos casos, aunque hemos hablado de coche, en realidad puedes añadir (y encontrar) viajes en todo tipo de vehículos: avión, tren, autobús, furgoneta, etcétera, así como especificar el tamaño de los bultos a transportar, que puede ir desde lo más pequeño (envíos de 20x10x10 con un peso máximo de 1 kg.) hasta mudanzas completas, con precios a convenir en todos los casos.

La validación de las cuentas ofrece un buen nivel de seguridad, y el sistema de puntuación por parte de los propios usuarios asegura que, en poco tiempo, aquellos que más se esmeran en ofrecer el mejor servicio posible. Al igual que en empresas similares en las que particulares prestan otro tipo de servicios a otros usuarios.

Ahora, claro, cabe esperar una airada respuesta por parte de las empresas del sector que, sin duda, atacarán a un modelo de consumo compartido (actualmente el servicio es gratuito) al que no dudarán en calificar de competencia desleal (porque es muy desleal que alguien ofrezca su maletero por un precio módico, claro…), ya hemos visto muchos casos similares (precisamente el más parecido, Blablacar, ha eludido una suspensión del servicio pedida por quienes se sienten amenazados por algo que no entienden). Yo, por mi parte, probablemente tenga que hacer uso del servicio próximamente y, aunque patronales sectoriales y confederaciones se arranquen con el decálogo de los infiernos (sólo falta que comenten que cada vez que usas un servicio así ellos Dios mata a un gatito), me encantará hacerlo. Y más aún sabiendo que se trata de una idea y una start-up nacidas de la idea de una joven emprendedora gallega llamada Yaiza Canosa. ¿No es precisamente ese el tipo de talento que tanta falta nos hace? Parece que lo tenemos, así que ahora toca cuidarlo.

 

Imagen: Gonzalo Malpartida

No comments yet.

Deja un comentario