" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Con esta suite para Android, los administradores de sistemas pueden separar las apps de empresa de las personales

Google compra Divide para acercar Android a la empresa

El fenómeno BYOD (Bring Your Own Device) es cada vez más común en muchas empresas. Con él, los empleados de las compañías que lo adoptan pueden utilizar sus propios smartphones o tablets en el trabajo. Sin duda, una ventaja para ellos, que no tienen que cargar con dos o más dispositivos, pero también un quebradero de cabeza para los administradores de sistemas, que tienen que bregar con diferentes entornos y sistemas operativos a la hora de configurar entornos seguros para evitar todo tipo de problemas. Sobre todo, para separar las apps personales de las profesionales. Varias compañías proporcionan soluciones que facilitan estas tareas de una u otra forma, como Samsung con Knox, Microsoft con su Enterprise Security Suite u Oracle con Mobile Security Suite, y es algo que no ha pasado inadvertido a los principales desarrolladores de sistemas operativos móviles. En especial para Google, cuyos responsables tenían desde hace tiempo la impresión de que Android se estaba quedando atrás en su implantación en la empresa con respecto a iOS. Y por fin han decidido poner fin a esta situación con la compra de Divide, una suite de gestión de dispositivos móviles para empresas.

Divide funciona creando una especie de contenedor virtual seguro en el dispositivo en el que se instala. A dicho contenedor se aplican una serie de restricciones y controles distintos a los del resto del dispositivo. Gracias a esto, el administrador de sistemas que tenga que configurar el dispositivo puede instalar en el contenedor las apps que desee, sin necesidad de que su propietario le facilite el acceso a todo el teléfono. Así, cuando es necesario eliminar las apps de trabajo instaladas en él, el administrador de sistemas puede dar la orden sólo para las apps que haya en el contenedor generado por Divide, y no a todas las del smartphone o tablet. Además, Divide emula el Launcher de Android, con lo que las aplicaciones profesionales contarán con sus propios paneles de inicio.

Sus usuarios tienen acceso a una consola online de gestión, que muestra todo tipo de información sobre el dispositivo: cuántos datos se han utilizado, cuantos minutos se llevan gastados en llamadas, y cuántos mensajes se han enviado o recibido. Y además, divididos en uso personal y de negocios. El administrador de sistemas de la compañía cuenta además con su propia consola de gestión para Divide, en la que puede configurar los ajustes de seguridad, hacer grupos de usuarios o gestionar el contenedor creado en cada dispositivo.

El equipo de Divide ha confirmado su paso a Google en su propia web. En el comunicado que han publicado en ella anuncian que se unirán a la división de Android, para continuar con su misión: proporcionar a los usuarios de Android la mejor experiencia móvil posible en su trabajo. Hay pocos datos sobre lo que sucederá en el futuro con Divide, aunque los usuarios que ya la tengan instalada podrán seguir utilizándola con normalidad. Divide cuenta con versiones para Android y iOS, y aunque es probable que la versión para Android desaparezca y su tecnología se integre de alguna manera con el sistema operativo, desde Google han anunciando que piensan seguir dando soporte a la versión para iOS de la suite. En cuanto a la cifra que ha pagado Google por Divide, se desconoce.

 

No comments yet.

Deja un comentario