" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Nest, propiedad de Google, pagará 555 millones de dólares por Dropcam

Nest compra la compañía de videovigilancia Dropcam

Que Google ha decidido entrar con paso firme en el terreno de la domótica no es ningún secreto, especialmente desde que compró la compañía Nest, dedicada a la fabricación de termostatos y detectores de humo inteligentes para el hogar. Y poco a poco sigue dando pasos en esa dirección, como pone de manifiesto la compra que acaba de hacer Nest: Dropcam, una empresa con sede en San Francisco y dedicada a la videovigilancia doméstica.

La adquisición de Dropcam, fabricante entre otros productos de cámaras de videovigilancia para el hogar, se ha efectuado de forma independiente a Google, y Nest ha pagado 555 millones de dólares por ella. Tal como se puede ver en los post que ambas compañías han publicado en sus páginas al respecto de la operación, Dropcam pasará a integrarse en Nest, que asumirá el soporte técnico de sus productos. Así, su equipo se mudará de San Francisco a las oficinas de Nest en la localidad californiana de Palo Alto.

Las cámaras de Dropcam, compañía que nació en 2009 con la intención de facilitar a las personas un sistema para que pudiesen ver lo que sucede en sus casas cuando no están en ellas, continuarán a la venta, tanto online como en las tiendas en las que se podían encontrar hasta ahora. Sus usuarios podrán seguir accediendo a sus cuentas de usuario como han hecho hasta ahora. Los planes de ambas compañías para el futuro son trabajar juntas para reinventar productos que den forma al futuro de los hogares y llevar su visión al mayor número de personas posible.

Conscientes de la preocupación que los clientes de Dropcam han podido sentir acerca de su privacidad y de si Google podrá tener acceso a sus datos, Nest no ha querido dejar pasar por alto el asunto, y ya en su post sobre la compra de la compañía ha dejado claro que los datos de los clientes de Dropcam estarán protegidos por la misma política de privacidad que los de los clientes de Nest.

Esto quiere decir, entre otras cosas, que no se compartirán con nadie, ni siquiera con Google, sin su permiso. Seguro que para muchos es un alivio, puesto que otro de los servicios de la compañía es un servicio de almacenamiento en la nube de los vídeos grabados por las cámaras. Como es evidente, es poco creíble que los usuarios del mismo fuesen a permitir que Google echase un vistazo a grabaciones de lo que sucede en el salón de su casa.

Los responsables de Nest aseguran, en el mismo post, que el modelo de negocio que se seguirá con Dropcam será el mismo que el de su empresa: generar productos de pago, libres de anuncios publicitarios.

No comments yet.

Deja un comentario