" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La compañía está ultimando un acuerdo que lo haga posible con Sprint y T-Mobile, dos operadoras de telefonía de Estados Unidos

Google quiere ser operador de telefonía móvil

Que Google quiere estar presente en la mayor cantidad de áreas de negocio relacionadas con la tecnología y la innovación ya no es ningún secreto a estas alturas. No se conforma sólo con dominar Internet, sino que también cuenta con ua importantísima presencia en el mercado de los smartphones gracias a su sistema operativo Android. Además, trabaja en campos tan dispares como los de los coches autónomos, los smartphones personalizables o los wearables, los drones y la robótica. Y si tiene noticias de alguna iniciativa interesante y disruptiva que está llevando otra empresa necesitada de capital, se une a ella. Es lo que ha hecho al aportar financiación a proyectos como Magic Leap o, más recientemente, a SpaceX, la compañía aeroespacial de Elon Musk. Incluso ha comenzado a ofrecer conexiones de fibra óptica en diversas ciudades de Estados Unidos. Pero aún quiere ir más allá, y todo apunta a que, según The Information, el gigante de Mountain View esté dando los últimos pasos para convertirse en operador de telefonía móvil virtual. Es decir, para ofrecer planes de voz y datos directamente a los consumidores.

El proyecto que dará vida a la oferta de telefonía de Google, cuyo nombre en clave es Nova, tiene como responsable a un veterano directivo de Google, Nick Fox. El servicio, que se lanzará posiblemente a lo largo de este mismo año 2015, se ofrecerá en Estados Unidos a través de las redes de telefonía de dos proveedores, con los que la compañía estaría ultimando los detalles de un acuerdo: Sprint y T-Mobile. Google, que no cuenta con infraestructura de telefonía móvil propia, pagaría a ambos operadores por utilizar la suya. No hay aún detalles sobre los tipos de planes, precios y posibilidades que ofrecerá a sus potenciales clientes. Tampoco hay noticias de si Google tiene planes de ofrecer en el futuro servicio fuera de Estados Unidos.

Lo que sí ha escamado a muchos en este proyecto es que los acuerdos de Google con operadoras no se estén llevando a cabo con las dos mayores de Estados Unidos, Verizon y AT&T. Muchos pueden interpretarlo como un intento de presión de Google sobre ambas, que no mantienen unas relaciones excesivamente estrechas con la compañía. Sobre todo Verizon, que se muestra reticente incluso a distribuir los smartphones y tablets Nexus. Lo que sí está claro es que la llegada de Google al negocio de la telefonía móvil será un importante terremoto para el sector. Y puede que en otros países, en caso de que fuese a expandir internacionalmente sus planes de ofrecer planes de telefonía móvil, el impacto sea aún mayor. Sobre todo, en las operadoras de telefonía. Recuerdo cuando hace escasamente dos años César Alierta, presidente de Telefónica, dijo que Google (y otras empresas de tecnología) deberían pagarles para usar su infraestructura. Seguro que en Google el ataque de risa les dura desde entonces. Sobre todo, ahora que sus largamente acariciados planes de ofrecer voz y datos directamente a los consumidores están a unos meses de ser realidad.

Foto: Sebastian Bergmann

No comments yet.

Deja un comentario