" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Larry Page será el CEO de Alphabet y Sergey Brin su Presidente. Sundar Pichai es el nuevo CEO de Google

Google se reestructura: nace Alphabet, su nueva empresa matriz

Larry Page y Sergey Brin han provocado un terremoto en Silicon Valley con el anuncio de la reestructuración de Google, que desde ahora pasa a ser una compañía bajo el paraguas de una nueva matriz, de nombre Alphabet. Pero ese no es el único cambio que va a experimentar la compañía, ya que hay muchos más, de los que por ahora sólo se conocen unos cuantos. Para empezar, Google, que a partir de ahora dependerá de Alphabet, «adelgaza» un poco y se «desprende» de varias de sus divisiones, que pasarán a ser compañías independientes también bajo el paraguas de Alphabet. Así, Google como compañía se encargará, como hasta ahora, del buscador, Ads, Android y lo relacionado con las apps, Chrome, Maps y YouTube, así como la infraestructura técnica asociada a cada área.

El resto de lo que hasta ahora eran divisiones de Google pasan por tanto a tener su propia estructura independiente y sólo dependerán de Alphabet, no ya de Google. Así, nacerán nuevas empresas, cada una con su CEO y responsables correspondientes, para Nest (termostatos y domótica), Fiber (redes), Ventures (inversiones), Life Sciences (proyectos relacionados con la salud), X Labs (los laboratorios dedicados a proyectos experimentales), Calico (empresa dedicada a investigar para aumentar la longevidad de los humanos)) y Capital (Fondo de capital desarrollo). Todas tendrán autonomía para desarrollar nuevos productos y realizar operaciones, de forma completamente independiente a lo que hasta hoy era Google.

Evidentemente, este enorme cambio generará un cambio de responsabilidades y de gente al frente de compañías y divisiones. Por ahora no hay muchas noticias de quién se hará cargo de qué, salvo de los puestos más relevantes. Así, Larry Page y Sergey Brin, que hasta ahora estaban al frente de Google, pasan a estarlo de Alphabet. Page será su CEO y Brin su presidente, mientras que Eric Schmidt será el Presidente de su Junta Directiva y Ruth Porat, su CFO. El nuevo CEO de Google será a partir de ahora Sundar Pichai, que ha protagonizado una meteórica carrera dentro de la compañía. Todavía no se sabe quién le sustituirá al frente de las divisiones de las que se ocupaba hasta ahora, entre las que están Android y Chrome.

google-alphabet-01

Esta reestructuración, de la que seguro que vamos teniendo noticias a lo largo de los próximos días, implicará también ciertos cambios a nivel bursátil. Alphabet Inc, la compañía matriz, reemplazará a Google Inc como la compañía que cotiza en bolsa. Por tanto, las acciones de Google se transformarán en participaciones de Alphabet. Los tickers que utiliza la compañía en el Nasdaq continuarán siendo GOOGL y GOOG, como hasta ahora. En el cuarto trimestre de 2015, Alphabet ya comunicará los resultados del periodo informando de los de cada compañía que dependa de ella de forma independiente. Page y Brin han explicado las razones de este cambio con una carta dirigida por Page a los accionistas de la compañía.

La carta está también en la web de Alphabet (que curiosamente no es alphabet.com, dominio propiedad de una división de BMW, sino abc.xyz). En ella se explica no sólo el significado del nombre de la compañía, sino también la estructura que tendrá cada empresa que dependa de ella. Así, tal como comenta Page «nos gustaba el nombre Alphabet porque se refiere a un conjunto de letras que representan el lenguaje, una de las innovaciones más importante de la humanidad, y representa el núcleo de la indexación de Google. Su nombre (alpha-bet) también hace referencia al retorno de la inversión por encima de un punto de referencia, justo por lo que luchamos. Tengo que añadir que no tenemos la intención de convertir la empresa en una gran marca de consumo con productos relacionados. La idea principal es que las empresas que dependan de Alphabet deben tener independencia unas de otras y desarrollar sus propias marcas». Page también añade «Alphabet se basa en compañías que prosperarán bajo el mandato de líderes fuertes y con independencia. En general, nuestro modelo es tener un CEO fuerte que gestione cada empresa, con Sergey y yo como ayuda cuando nos necesiten. Gestionaremos rigurosamente la distribución del capital y del trabajo para asegurarnos de que cada empresa funciona bien. También nos aseguraremos de que tenemos un gran CEO para cada una, y decidiremos su remuneración.

¿Qué supone esto? Pues básicamente, que con este movimiento, si un producto desarrollado por una de las divisiones de Google, hasta ahora, no obtenía la respuesta deseada, las acciones de la compañía se resentían. Pero a partir de ahora, si una compañía que depende de Alphabet y que antes lo hacía de Google, se equivoca con un producto, a Google no le pasa nada. No sufre las consecuencias ni bajarían sus acciones. Además, muchas áreas que hasta ahora veían su desarrollo paralizado, ralentizado o bloqueado por el gigante en el que se había convertido la compañía, ganarán en agilidad y gozarán de más libertad no sólo para crear y lanzar al mercado nuevos productos, sino también para invertir y abrir nuevas líneas de negocio. En efecto, Google se había convertido en una especie de saco gigante en el que tenían cabida todo tipo de actividades y divisiones, que en muchos casos no tenían relación entre sí. Costaba definir con pocas palabras lo que era en la actualidad o a qué se dedicaba, puesto que su actividad se había diversificado muchísimo.

Esto no quita para que la reestructuración, en la que seguro que la directora financiera de Google, Ruth Porat, ha tenido mucho que decir, sea un movimiento poco convencional dentro de la industria. Y es que ya lo dicen Page y Brin «tal como Sergey y yo escribimos en la carta fundacional hace 11 años, Google no es una compañía al uso. Tampoco tenemos la intención de convertirla en una así. Como parte de esa idea, también dijimos en su momento que se podría experar que hiciésemos pequeñas apuestas por áreas que podían parecer muy especulativas o incluso extrañas comparadas con el tipo de negocio que teníamos entonces. Desde el principio, siempre hemos intentado hacer más, y desarrollar actividades importantes y con significado con los recursos que tuviésemos a mano. Hemos hecho un montón de cosas que en su momento parecían locuras. Muchas de esas locuras hoy superan el millón de usuarios, como Google Maps YouTube, Chrome y Android. Y no nos vamos a detener aquí. Todavía estamos intentando hacer cosas que otros piensen que son locuras, pero que nos exciten». Y seguro que el goteo de novedades y noticias relacionadas con Alphabet, las empresas que formarán parte de ella y sus nuevos productos no va a cesar en unas cuantas semanas.

No comments yet.

Deja un comentario