" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La batalla por la Tierra ¿tendrá lugar en el cielo?

Google también entra en la guerra de los drones

La doctrina militar de las guerras del último siglo dice que para ganar la guerra en la tierra (o en el mar) antes debes dominar el cielo. Y algo así es lo que está pasando con los drones, Google, Amazon y algún otro que está por llegar. Jeff Bezos ha llevado a Amazon de ser una curiosa startup que vendía libros y discos a ser un gigante de la distribución de productos mediante plataformas logísticas de distribución. Para ello ha reinventado el funcionamiento clásico de los almacenes (ya tiene cerca de un centenar por todo el mundo) añadiendo grandes dosis de tecnología.

La colocación de los productos en las estanterías de los almacenes de Amazon no es la tradicional, sino la óptima para ser recogida en menos tiempo. El trabajo se divide entre los que colocan productos procedentes de los proveedores, los que recogen productos para preparar los envíos y personal de gestión. Cada operario lleva siempre consigo un terminal que le indica donde debe coger el siguiente paquete o dejarlo. Todo está supervisado y vigilado en tiempo real. En Amazon todo va en favor de una distribución más rápida y eficaz, tanto es así que, según los pocos y escabrosos relatos que existen sobre las condiciones de trabajo en los almacenes de Amazon.com (“En los dominios de Amazon” de Jean-Baptiste Malet es uno de los más conocidos), las personas que trabajan en los almacenes tienen un papel casi auxiliar respecto a las máquinas.

En el camino ha desarrollado una espectacular infraestructura online (Almacenamiento en la nube con Amazon S3, Sistemas de streaming de vídeo, Procesamiento cloud con Amazon EC2 y muchos otros servicios auxiliares para crear complejas aplicaciones web) y lleva tiempo poniendo a punto sistemas de reparto cada vez más rápidos por mensajería, y en varias ciudades de los EE.UU. incluso entrega de productos frescos en el día con sus propios camiones (ver información de Wired). Se está especulando con que en breve algunos de estos camiones podrían transportar productos de primera necesidad que todavía no ha comprado nadie pero que, estadísticamente (con técnicas de análisis de Big Data) alguien va a comprar durante su periplo por el vecindario. Y así ofrecer un reparto todavía más rápido.

Esto último en cierto modo es algo que ha sucedido toda la vida. Los dueños de restaurantes o tiendas de productos frescos compran (aprovisionan) sus neveras con la cantidad que estiman suficiente de tales o cuales productos para cubrir la demanda esperada (una suposición basada en su experiencia). Los nuevos imperios de la distribución como Amazon lo están haciendo basándose en los datos de cientos de miles o millones de operaciones de compra y por ello sus suposiciones son mucho más certeras desde el punto de vista estadístico.

El último paso de Amazon en este sentido han sido sus experimentos con drones, de los que empezó a hablar el propio Jeff Bezos a finales de 2013 en una entrevista con el programa 60 Minutos y ha insistido en abril de este año. En este último comunicado, Bezos avanzó que estaban haciendo pruebas de vuelo de las generaciones 5 y 6 y que estaban diseñando ya séptima y la octava generación de vehículos aéreos para pasar del concepto a la realidad.

Se plantean emplearlos para entregar productos a sus compradores en el tramo final del trayecto, desde la furgoneta de reparto hasta el domicilio. Obviamente esto sólo tiene sentido para paquetes de tamaño pequeño y pequeño-mediano y para compradores que los reciban en viviendas unifamiliares con un pequeño terreno propio. Pero en cualquier caso, es un paso más hacia la eliminación de intermediarios entre el vendedor (Amazon en este caso) y el cliente. Aviso a navegantes: en este futuro no cabe nadie más, ni tiendas ni grandes superficies.

Jeff Bezos no ha desperdiciado una sola oportunidad de hablar del tema puesto que la Federal Aviation Administration de los EE.UU. lleva tiempo preparando una regulación para los drones (que se espera sea bastante limitante) y, por el momento, complica mucho incluso las pruebas piloto de cualquier tipo para empresas privadas (ya te lo avanzamos en Teknlife), lo que pone palos en las ruedas de Amazon.

En este momento de la historia es cuando Google anuncia que también quiere emplear drones para distribuir productos a clientes finales con Project Wing. Hace unos meses compró el fabricante de drones Titan Aerospace (te lo contamos aquí), especializada en aeronaves de tamaño medio y grande con enormes autonomías y destinadas a reemplazar a satélites. Los drones que ha mostrado Google ahora pertenecen a otra rama de la compañía, son de tamaño mucho menor y están pensado exclusivamente para el reparto de productos.

En este vídeo se muestra un prototipo que están probando en Australia que despega verticalmente, para pasar a volar como un avión en su desplazamiento y, al llegar al punto de entrega, desciende hasta unas decenas de metros para entregar el paquete que baja por una cuerda hasta tocar tierra. En ese momento se suelta la caja del cable que la ha hecho descender, el drone recoge el cable e inicia la maniobra de retorno al punto de despegue.

2014-09-01-Google-Drones-02

El responsable de proyectos especiales de Google[x], Astro Teller, tiene el espectacular cargo de “Captain of Moonshots” (Capitán de Disparos a la Luna). Este término resume muy bien la filosofía de todo el Project[x] de Google. Tal y como lo explican en su web “un Moonshot define a aquello situado entre los proyectos audaces y la ciencia ficción, que no busca una mejor del 10% sino de 10X. La combinación de un problema enorme, una solución radical y la tecnología rompedora que podría solucionarlo.”

Astro Teller menciona que, “a lo largo de la historia, ha habido una serie de innovaciones que han eliminado gran parte de la fricción que implicaba mover cosas de un sitio a otro. El Proyecto Wing aspira a eliminar otra gran parte de esta fricción (de los inconvenientes)”. Nicholas Roy, fundador del Proyecto Wing, aclara que quedan todavía años antes de tener un producto viable, pero que querían enseñar el primer prototipo de cuyo funcionamiento están orgullosos tras dos años de esfuerzo.

La primera vez que Bezos mencionó el asunto de los drones muchos se lo tomaron como una broma o un ardid publicitario. Luego se ha visto que Amazon iba en serio con todo esto. Y la entrada de Google (que aclara que llevan dos años trabajando en el asunto) indica que estamos ante algo muy, pero que muy serio. Dado que en Europa varios países ya han empezado a regular el uso de los drones (entre ellos España) y que la FAA debería tener lista la regulación para los drones de menos de 25 Kg antes de 2015, a medida que el marco legal se aclare, es de esperar que Amazon y ahora Google vayan mostrando sus cartas.

No comments yet.

Deja un comentario