" />
Manos Miguel Ángel
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El objetivo es invertir el dinero en desarrollo en lugar de dejarlo en los tribunales

Google y Samsung acuerdan compartir sus patentes

Cuando pequeños, cualquier desacuerdo sobre la propiedad de unos cromos o del último bocado de la palmera de chocolate se zanjaba, generalmente, con un “hay que compartir”. Así que, como buenos hermanos, y en previsión de posibles pleitos a futuro, dos de las compañías tecnológicas más grandes del momento han decidido firmar un acuerdo de patentes cruzadas, según explica Samsung en su blog oficial. El acuerdo incluye las patentes que ambas tienen en este momento y las de los próximos 10 años. Pero eso no quiere decir que vayan a abrir sus corazones por completo. El acuerdo es sobre las patentes que están (y estarán los próximos 10 años) bajo el nombre de cada una de las compañías. Es de suponer que eso incluye las más de 17.000 patentes que adquirió Google cuando compró Motorola en 2012.

Según han explicado ambas, la intención de este acuerdo es reducir los riesgos de demandas por violación de patentes que tanto les está sangrando económicamente, además de darse un respiro para investigar y desarrollar, en lugar de pelear entre ellas. “Hay más que ganar cooperando que involucrándose en disputas de patentes innecesarias”, ha dicho Seungho Ahn, el mandamás de la propiedad intelectual de Samsung, y el abogado de patentes de Google, Allen Lo, ha explicado que gracias a acuerdos como ese se reduce el riesgo de litigios y las empresas pueden centrarse en innovar.

Estos acuerdos no son, desde luego, una novedad en el sector. Samsung ya firmó acuerdos sobre licencias Android con Microsoft y de patentes con Nokia no hace mucho tiempo. Nokia que, a pesar de que su apuesta por Windows Phone no le ha puesto las cosas fáciles en los últimos años, tiene en su poder un importante arsenal de patentes que le reporta, según dicen, unos 500 millones de euros anuales. Independientemente de las buenas intenciones de Samsung y Google, el beneficio económico para ambas no se basará sólo en el ahorro en abogados. En el caso de Samsung y Nokia, los surcoreanos debían abonar una compensación a los finlandeses por el uso de sus patentes. En el de Samsung y Google, se desconoce cuál es el acuerdo económico que hay detrás de este intercambio de cromos, pero es posible que tenga más repercusiones de las que se ven a simple vista.

Este tipo de acuerdos no necesariamente crean un blindaje ante las posibles demandas de Samsung a Google y viceversa. También dan armas a ambas compañías para hacer frente a demandas de terceros. Lo que nos recuerda la eterna y cruenta lucha que sostienen en los tribunales, desde hace años, Samsung y Apple, aunque a pesar de lo mal que se llevan, Apple depende todavía de los componentes que le fabrican los surcoreanos. ¿No tienen otro juicio estos dos dentro de poco? Y también nos trae a la memoria la batalla de Android contra Apple, lucha que acabó uniendo a LG y HTC con Google para plantar cara a la compañía de la manzana. Y, bueno, a finales del pasado año, Google pasó de ser sólo un miembro asociado a ser miembro de pleno derecho en Open Invention Network, que trata de defender el mundo Linux contra las demandas por infracción de patentes que tanto abundan. Pero es que Microsoft y Apple ya firmaron también un acuerdo de uso de licencias con el compromiso de no fabricar clones y… en fin. Todos parece que intentan protegerse de todos a pesar de ser tan buenos amigos en otros momentos.

Hoy se ha sabido también que Google ha comprado una empresa de Inteligencia Artificial, DeepMind, y no hace mucho compró también otra de robótica, Boston Dynamics. ¿Compartirá las patentes que desarrolle a partir de ahora con Samsung? ¿Aprovecharán ambas su nueva posición de fuerza para eliminarse enemigos comunes del camino? Pues muy posiblemente pase eso y más.

No comments yet.

Deja un comentario