ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Este dispositivo cuenta con capacidades de análisis molecular

H2: un smartphone que analiza el mundo físico

Cierto es que nuestro smartphone hace un montón de funciones, pero básicamente es un dispositivo digital que, además de comunicarnos con otras personas, sólo es capaz de gestionar y trabajar con datos y valores digitales. Tal vez la cámara, que sirve para captar la realidad óptica a nuestro alrededor, escape un poco a esta norma, pero no demasiado, ya que capta a través de un sensor de imagen y convierte el resultado en datos digitales, es decir, una foto o un vídeo.

En una popular serie de Ciencia Ficción los tripulantes nos mostraban un versátil dispositivo que lo mismo servía para la comunicación que para explorar el estado físico de una persona o identificar elementos del mundo físico, alertando de aquellos potencialmente peligrosos. El famoso Tricorder de la serie Stark Trek combinaba la conexión entre tripulantes, y la nave, con escaneo, registro y análisis de datos biológicos, geológicos y meteorológicos, para facilitar a los exploradores del universo con datos acerca del espacio que iban descubriendo y los nuevos mundos, así como sus habitantes que encontraban.

Y como, a veces la ficción supera la realidad, ha habido que esperar unos cuantos años (la serie original es de los años 60, del 1966 a 1969), para que con toda la moderna tecnología actual, la desconocida firma china Changhong, lance su modelo smartphone H2, con capacidades de análisis molecular. Así como suena, aunque según otras fuentes se trata de un sofisticado elemento de escaneado basado en espectrografía. El modelo H2, creado mediante una alianza entre Sichuan Changhong Electric Co (fabricante chino de móviles), Analog Devices Inc (ADI, fabricante de circuitos electrónicos especializados) y Consumer Physics, Inc (Una startup israelí orientada a diseñar elementos de espectrografía) ha sido presentado en el CES 2017. Esta última es la responsable del dispositivo SCiO, un espectrógrafo en miniatura, creado en 2014, y usado entonces como un parte de un elemento separado, que se comunicaba con el móvil por Bluetooth, y que ahora está integrado, en una versión más elaborada y miniaturizada, en el propio móvil Changhong H2.

Gracias al SCiO integrado, este avanzado smartphone es capaz de identificar alimentos y compuestos de todo tipo de materiales. Entre sus aplicaciones está no sólo la correcta identificación de qué alimento o material se está analizando, sino también comprobar si sus compuestos se ajustan al que debería tener realmente. Una importante herramienta de verificación de si un producto es auténtico o una falsificación, por sus ingredientes, así como detectar posibles compuestos nocivos usados en su elaboración. O incluso si una pieza de fruta está en su punto óptimo para ser consumida. De hecho, aplicado a una manzana, el móvil indica su contenido de azúcar, según el nivel Brix, mientras que, por su composición, es capaz de detectar un medicamento falso (en la prueba en CES se utilizó para comprobar una falsa Viagra), o, mediante un futuro accesorio, el nivel de alcohol o de carbohidratos de una bebida. También se proporciona el nivel de grasa, carbohidratos o proteínas de diversos alimentos. O incluso se habla de medida de la masa corporal de una persona. Es curioso mencionar que el SCiO se financió mediante una iniciativa en KickStarter, pero al ir a buscar información más detallada, su página indica “es sujeto de una disputa de propiedad intelectual y actualmente no está disponible.”

Mientras que la versión individual, que se comunica con un smartphone mediante Bluetooth, se vende por unos 299 dólares, unos 282 euros, el avanzado Changhong H2, que cuenta con una pantalla de 6 pulgadas, procesador de 8 núcleos a 2 GHz, lector de huella digital y cámara de 16 megapíxel, se estima saldrá a la venta por unos 433 dólares, unos 408 euros. Así que no parece que el sensor SCiO encarezca el coste del móvil, basado en Android, de forma significativa. Ni tampoco el tamaño ya que al igual que otros modelos similares del fabricante tienen un grosor de 8,9 mm que aumentan hasta 10,2 mm en la zona del sensor. Según algunas fuentes, el fabricante está abierto a que otros creadores de Apps aprovechen las capacidades de análisis del sensor SCiO y aporten nuevas aplicaciones y funcionalidades. El H2 se lanzará en breve en China y posteriormente en Estados Unidos, sin que haya fecha para su introducción en Europa.

Curiosamente este modelo no tiene nada que ver con otro proyecto inspirado en el Tricorder, impulsado por el fabricante de chips Qualcomm y que lanzó en 2012 un reto, con una recompensa de 10 millones dólares, denominado Qualcomm Tricorder XPrize, para crear un dispositivo portátil con aplicaciones médicas. El concurso proponía crear un dispositivo portátil, inalámbrico y capaz de controlar y diagnosticar las condiciones de salud de una persona. Lanzado a primeros del 2012, el reto contó con la participación de 312 equipos inicialmente registrados, provenientes de 38 países, que quedaron finalmente en 29 competidores de 9 países. Actualmente quedan dos equipos, de dos países, que abordan la última fase, que se inició con las pruebas a nivel consumidor, que se iniciaron en el último trimestre de 2016, y con el anuncio del ganador en una gala que tendrá lugar en este primer trimestre de 2017.

No comments yet.

Deja un comentario