ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Es la privación, y no los ingresos, lo que realmente indica el nivel de pobreza

¿De qué hay que hablar cuando se habla de pobreza?

Tradicionalmente se establece una relación directa entre la pobreza y el dinero. Pobre es el que tiene pocos ingresos o ningunos. Eso, de alguna forma reduce nuestra visión de la pobreza a una limitante económica, eludiendo mirar lo que realmente supone vivir en la pobreza. Hasta ahora los investigadores sociales y los economistas han pensado en la pobreza en función de los ingresos, pero nuevas investigaciones vienen a demostrar, finalmente, que los ingresos no son el único factor que interviene en la definición de pobreza.

Shatakshee Dhongde, profesora en la escuela de Economía de Georgia Tech, ha descrito con exactitud los múltiples componentes de la pobreza que dibujan la condición económica de los hogares. De esta manera, Dhongde señala que es la privación, y no los bajos ingresos, los que deben dar el indicador de lo que es la pobreza. En sus investigaciones, por ejemplo, ha encontrado que casi el 15% de los estadounidenses viven en una situación de privación en múltiples aspectos.

Esta nueva medición de la pobreza, basada en el análisis de la privación, señala seis dimensiones o aspectos fundamentales, que perfilan un mejor y más preciso retrato de lo que está pasando en muchos hogares del llamado “Primer mundo”. Hay que tener en cuenta que para señalar que alguien padece privación multidimensional, deben darse más de un indicador:

  • Salud
  • Educación
  • Nivel de vida
  • Seguridad
  • Conexiones sociales
  • Calidad de la vivienda

Si se estima la tasa de pobreza basándose únicamente en los ingresos, las cifras entre 2008 y 2013 serían sólo del 13,2%, pero con el índice de privación multidimensional el promedio de pobreza sube hasta casi el 15%. Según Dhongde, es en educación, seguros de salud y cargas de vivienda, donde los estadounidenses sufren más privación. En otros países estos elementos podrán variar, pero seguirán, en conjunto, siendo los factores fundamentales para determinar realmente la pobreza de un hogar. La llamada “pobreza energética” de la que se lleva tanto tiempo hablando tristemente en nuestro país, habría que enmarcarla, por ejemplo, en Nivel de vida, o quizá crear un factor más.

El estudio dirigido por Dhongde demostró también que no había, curiosamente, mucha superposición entre personas pobres en ingresos y los que padecía privación multidimensional. Sólo el 6,6% de los pobres en ingresos lo eran también en privación mutidimensional y, según explica la profesora, “casi el 30% de las personas que ingresos ligeramente por encima del umbral de la pobreza sufrieron diversas privaciones”, razón por la cual insiste en que hay que mirar más allá de los datos basados sólo en los ingresos.

Lo interesante de este trabajo es que se centra pro primera vez en el conocimiento de la pobreza en EE.UU. un país quepretende liderar al mundo, pero que sufre en su propia casa graves limitantes en la vida de sus ciudadanos. No podemos decir que en el resto del “mundo civilizado” la cosa sea diferente. Al menos, al entender que la pobreza se genera por muchas razones, los esfuerzos y las infructuosas (y a veces falsarias) promesas no se centrarán sólo en aumentar las rentas básicas.

Fuente: Phys.org

No comments yet.

Deja un comentario